Los niños deben ser los responsables de elegir qué deporte quieren practicar. Forzarles a realizar alguno en concreto, podría suponerles un verdadero problema, llegando a asociar el deporte con una obligación más. Muéstrale algunas alternativas y que sea él quien elija. ¿Le gusta el balonmano? Estos son los beneficios que podría aportarle dicha actividad.

Cualquier deporte de equipo, es una excelente idea a la hora de integrar a los pequeños en un estilo de vida saludable. Éste tiene grandes beneficios en muchos aspectos. La actividad física es necesaria para el correcto desarrollo de nuestros hijos. Y es que los aportes positivos que tiene sobre ellos, van desde la salud física, mental y emocional; al correcto desarrollo de las habilidades psicomotrices; hasta la mejora de las relaciones sociales.

Cuando los niños escogen el deporte que quieren practicar, se sienten capaces y acatan una importante responsabilidad. Hacer lo que verdaderamente les gusta, dota a la práctica de una diversión y un entusiasmo muy positivo para su vida en general. Si, por el contrario, les imponemos una actividad específica que no va del todo con ellos, es probable que se sientan frustrados. De esta manera son incapaces de desconectar de las obligaciones de su rutina, ya que este aspecto no es un tiempo de juego, sino una obligación más. Muéstrales todas las posibilidades que tienen, que prueben lo que más les gusta y si no es lo que esperaban, que cambien hasta dar con aquello que verdaderamente les entusiasme.

Beneficios del balonmano en niños

Aunque el balonmano no disponga de la popularidad propia del fútbol o el baloncesto, es una actividad perfecta para el desarrollo de sus habilidades físicas, intelectuales y sociales. Y, si es lo que les gusta, no hay más que hablar.

  • Trabajo de la musculatura de una forma global, favoreciendo la compensación en su cuerpo.
  • Desarrollo de la flexibilidad, la fuerza y la coordinación.
  • Mejora la capacidad de concentración.
  • Lucha contra la vida sedentaria y la obesidad infantil.
  • Les ayuda a gestionar victorias y fracasos.
  • Aprenden a trabajar en equipo.
  • Establece relaciones sociales.
  • Aumenta la capacidad de resistencia, equilibrio y agilidad.
  • Aporta disciplina, constancia y perseverancia.
  • Agilidad física y mental, ya que deben ser capaces de tomar decisiones de forma inmediata.
  • Les introduce en el mundo de la competición, la deportividad y la confianza en el equipo.
  • Es un deporte muy estratégico y completo, en el que no puedes dejar de atender el momento presente.
  • Liberan estrés y tensión, gastan energía y logran conciliar un sueño reparador.