Cada niño es un mundo, y si eres padre habrás encontrado diferencias notorias entre tus propios hijos. Su carácter suele ser evidente desde que nacen, y no te sorprenderá que un niño consiga dormirse con música clásica y otro con rap. Pero no estamos aquí para juzgar a los pequeños por sus gustos en la música. Sé que a algunos no les llama mucho la atención eso de estar yendo a entrenar dos veces a la semana y tener partidos los findes; ¿podríamos denominarlos como niños poco deportistas?

Es muy necesario entender la personalidad de un niño para aprender a criarlo correctamente. En su carácter está la clave para conocer qué actividades le gusta más, quizá consigamos mantenerlo activo mediante sus gustos y hobbies. Hay que ser conscientes de que no todos los niños se sienten atraídos por los típicos deportes de equipo a los que tienen acceso en el colegio. Pero es un error alejarlo de los beneficios que aporta el deporte como: la fuerza,​​coordinación, trabajo en equipo, responsabilidad, mejora de la autoestima, éxito académico, disminución de estrés, prevención de enfermedades cardiovasculares y mejora en las habilidades sociales.

Por suerte, aunque tu su hijo no sea un entusiasta con los deportes de equipo como fútbol, ​​voleibol y baloncesto, ​​siguen existiendo otras opciones. Te destacamos 6 deportes ideales para este tipo de niños.

Esgrima

No estamos ante un deporte muy extendido en España, aún siendo Olímpico, pero es posible que a tu hijo le encante pasar el tiempo “peleando” con palos junto a otros amigos. ¿Qué pasaría si pasamos de la esgrima callejera a la profesional? No solo podrá usar una espada (¡de verdad!), sino que también podrá lograr beneficios físicos, además de equilibrio, coordinación y estrategia.
Es un deporte competitivo, por lo que con el tiempo podría decidir si quiere dedicarse a ello o prefiere tenerlo como un entretenimiento.

Artes marciales

¿Qué niño no ha soñado con ser un pateador de malhechores? Con el boom de los súperheroes, los pequeños sueñan con ser alguien que pueda resolver conflictos casi sin despeinarse. En las artes marciales encontramos una combinación perfecta de drama, acción y resolución de conflictos. Incluso, también inculcan una sensación de concentración y quietud que puede trasladarse a la vida diaria.

Danza

Existen muchos tipos de baile que a todos puede enganchar. La danza combina una serie de pasos que requiere una buena memorización, habilidad y precisión. Además, potenciará su capacidad aeróbica y desarrollará gran fuerza y resistencia en las piernas. Lógicamente, dependerá de si se va a meter en ballet, danza clásica, claqué o hip-hop.

CrossFit Kids

Hace un tiempo te hablamos de los beneficios que aportaba realizar CrossFit desde edades tempranas. Y, aunque tu hijo no sea demasiado atleta, está claro que no podrá rechazar una actividad en la que se basa en jugar y realizar ejercicios generales. El CrossFit Kids es una disciplina que enfatiza en el atletismo general e incorpora movimientos de gimnasia, ejercicios de peso corporal y entrenamiento de fuerza apropiado para los pequeños.

Equitación

Todos los niños son amantes de los animales, ¿correcto? Pues imagina la ilusión de que tu compañero de entrenamiento sea siempre un caballo. ¡El sueño de cualquiera! Asimismo, montar a caballo requiere equilibrio, coordinación y flexibilidad; además, se ha demostrado que es beneficioso para niños con afecciones cognitivas o conductuales, como el autismo o el TDAH.

Escalada en rocódromo

Aunque quizá tu hijo sea amante de la naturaleza en otro sentido y le guste disfrutar de clases de escalada en rocas o rocódromos. La escalada le permitirá a tu hijo realizar una actividad al aire libre y desarrollar fuerza y ​​resistencia. Hay gimnasios que tienen esta actividad, aunque también hay centros especializados en climbing.

¿Quién dijo que no existen deportes para todos los niños?