Ya hemos visto en otras ocasiones, que el ocio forma parte de unos buenos hábitos de vida. Relacionar siempre el hecho de salir de fiesta con unos comportamientos poco adecuados, no es acertado. Cada uno elige cómo quiere comportarse y qué normas propias quiere cumplir. ¿Vas a salir de fiesta? Perfecto. ¡Hazlo de forma saludable!

Las relaciones sociales, la buena compañía, las risas y la diversión, forman una parte muy necesaria de una vida de calidad. Las personas necesitamos disfrutar, desconectar de la rutina y dejar que nuestra mente se libere de tensiones y pensamientos negativos. Por ello, asociar el hecho de salir de fiesta con una vida poco saludable, no tiene demasiado sentido. No obstante, como en todo, la manera en la que nos comportamos, determina la línea entre lo saludable y lo no saludable. De este modo, podríamos concluir que el hecho de salir de fiesta es una acción más, como cualquier otro, cuyos beneficios dependen de cada uno.

Aspectos a tener en cuenta para salir de fiesta de forma saludable

Llevar una vida saludable, alimentarse bien, hacer ejercicio y descansar de forma adecuada, no implica que nunca podamos saltarnos una norma. De este modo, alguien que se come un helado, no está faltando a su vida sana; o una persona que tiene unas semanas hasta arriba en el trabajo y no puede cumplir su rutina deportiva, de forma puntual, no deja de ser alguien activo. Salir y tomarte una copa no te va a hacer daño, lo que te hará daño, son los excesos.

La fiesta no significa “alcohol”

Si eres de esas personas que relacionan la fiesta con beber alcohol inevitablemente, no solo estás en un error, si no que probablemente te estés perdiendo mucha diversión. Que la mayoría haga algo, no quiere decir que ese algo esté bien. Si te apetece salir, que el hecho de no querer beber alcohol no te suponga un freno. Puedes pasártelo muy bien tomando agua, zumo o cualquier otra bebida que te apetezca.

Encuentra tu bebida

Si de vez en cuando tomas una copa, encuentra la bebida que te siente bien. Si notas que el vino te da dolor de cabeza, o la cerveza o cierto tipo de bebida, no lo tomes. Piensa en cómo te encontrarás posteriormente y si merece la pena. Haz aquello que te siente bien y te haga estar cómodo.

Escucha tu cuerpo

Escucha tu cuerpo cuando te sientas cansado. Retírate cuando sientas que ya has dado todo lo que tenías que dar. Irte pronto a casa, aunque tus amigos se quejen, no quiere decir que la fiesta haya sido mala. Lo único que significa es que eres responsable y sabes decir “hasta aquí”.

La comodidad es importante

Sal con ropa con la que te veas bien pero que te resulte cómoda al mismo tiempo. En el caso de las mujeres, por ejemplo, salir con tacones puede ser muy molesto y tener ciertas consecuencias. Si te encantan tus zapatos pero te hacen heridas, ampollas o rozaduras; y estás más tiempo pensando en encontrar una silla que en disfrutar, busca un calzado que te resulte más cómodo (los tacones puedes resultar cómodos). De esta manera, te olvidarás de molestias tanto en el momento de la diversión, como en el día siguiente.

Buena compañía

La compañía es especialmente importante. Quien te quiere, comprende tu estilo de vida y no te fuerza ni te presiona para beber determinadas bebidas, comer ciertos alimentos o quedarte más tiempo cuando ya sientes cansancio. No te critica por irte antes, por beber agua o salir con un zapato plano. Cada cual decide cómo quiere vivir su vida y tú estás en tu derecho de hacerlo de una forma cuidadosa y saludable.