¿Tienes la urea alta en sangre? Esto te interesa

¿Tienes la urea alta en sangre? Esto te interesa

Sofía Pacheco

Mucha gente no sabe qué es la urea, y tampoco sabe cuáles son los valores normales y qué sucede cuando la urea es alta en sangre. Vamos a explicar todo en este texto, para que entendamos bien qué está pasando en nuestro organismo.

La urea está relacionada con el consumo de proteínas, por eso no es bueno consumir en exceso y no gastarla. La urea se produce en el hígado y es el resultado de la metabolización de las proteínas. Vamos a verlo en detalles, pero antes debemos decir, que será el médico quien identifique si realmente hay un problema detrás de esos valores de urea en sangre o solo es una subida puntual.

Recordemos que cuando nos hacen un análisis de sangre, tenemos que dejar un espació de entre 8 y 12 horas entre la última comida y la extracción. Para que los valores sean más reales, debemos dejar mínimo 10 horas, ya que, si realizamos una cena muy copiosa, cosa que se desaconseja siempre, y nos realizamos una extracción de sangre en menos de 10 horas, los valores pueden estar alterados.

¿Qué es la urea?

En pocas palabras, la urea es el resultado de la metabolización de las proteínas en el hígado. Todos tenemos urea en el cuerpo, pero aquellas personas que consumen muchas proteínas y no las gastan, puede tener urea alta en sangre.

La cosa no se queda aquí, sino que son los riñones los que se encargan de deshacerse de la urea a través de la orina, es decir, unos niveles altos de esta sustancia en nuestra sangre, puede significar un problema renal, de mayor o menor gravedad, pero puede existir.

¿Qué significa tener la urea alta en sangre?

Cuando los niveles de urea en nuestra sangre están por encima de lo normal (entre 6 y 24 mg/dl), se considera uremia. Esto puede dar una pista sobre que el paciente tenga un fallo renal leve o grave con consecuencias fatales. Tener esta sustancia en niveles altos, también es síntoma de falta de hidratación o de un exceso de consumo de alimentos ricos en proteínas.

Los niveles aumentan y disminuyen según la dieta que hagamos, el ejercicio, la edad, el sexo y la etapa vital que vivamos. Por ejemplo, los niños tienen niveles muy bajos, igual que las embarazadas y durante la menopausia que los valores fluctúan.

Además, cada laboratorio que analiza la muestra de sangre tendrá unos intervalos entre los que se mueven para determinar si la urea está alta o no. De todas formas, será un profesional de la medicina quien determine si es grave o no los resultados obtenidos.

Tubitos de sangre para analizar la urea

Causas del aumento

El aumento de la urea en nuestro flujo sanguíneo se puede deber a varias causas. Como hemos dicho antes, los niveles normales de urea en sangre son entre 6 y 24 mg/dl, así pues, algo por encima de 24 puede significar urea alta.

Algunos expertos señalan que se considera alta a partir de 50 mg/dl porque tienen en cuenta la dieta y los hábitos del paciente. En caso de dudas, podemos consultar a un especialista, pero si el médico ha revisado nuestros análisis y no le ha dado importancia al resultado, es que todo está bien.

Sea como fuere, esta sustancia puede estar elevada, debido al excesivo consumo de proteínas, también por falta de hidratación, y es que un adulto necesita beber mínimo 1,5 litros de agua limpia y fresca cada día. También puede aumentar en sangre por un exceso de ejercicio intenso y prolongado en el tiempo, ya que se acelera la descomposición de las proteínas en el hígado.

Beber mucha agua ayuda a bajar la urea, y si bebemos mucha agua y la urea sigue alta, puede ser una señal casi inequívoca de que nuestros riñones están teniendo problemas. También favorece el aumento las infecciones, los problemas de próstata, la diabetes, cirrosis, hipertensión y problemas de hígado.

Si nuestra orina cambia de color, es importante hacernos un chequeo ya que es señal de que dentro de nuestro cuerpo están empezando a fallar cosas y estamos a tiempo de poner soluciones.

Síntomas de urea alta

Para saber si tenemos la urea alta, hay una serie de síntomas, que pueden darse o no, o igual no coincidimos en todos y solo en uno. Pero es importante acudir a un médico si al menos nuestros síntomas coinciden en dos de los siguientes:

  • Sensación de deshidratación. Tener mucha sed siempre y la boca seca.
  • Pérdida de apetito.
  • Mal aliento. También conocido como halitosis, pero más concretamente si el aliento nos huele fuerte como a amoniaco.
  • Fatiga casi diaria.
  • Debilidad y falta de energía.
  • Sensación de tensión baja.
  • Vómitos.
  • Diarreas y otros trastornos gastrointestinales como dolor, gases y distención abdominal.
  • Dolor en la zona baja de la espalda (zona de los riñones).

Con un simple análisis de sangre podemos salir de dudas. Es un proceso rápido e indoloro, además, en cuestión de pocos días tenemos los resultados y sabremos qué nos pasa. Si el médico tiene sospechas, nos hará muchas preguntas para conocer nuestros hábitos de vida. Es conveniente contar siempre la verdad para que el diagnostico sea adecuado.

A raíz de ahí el tomará sus decisiones, que pueden ser ecografías, otros análisis de sangre, pruebas de orina, etc.

Cómo bajar la urea

Para bajar la urea en sangre hay varios métodos, y durante este texto hemos dado varias pistas. Ya sabemos que la urea proviene de la metabolización de las proteínas en el hígado, y también sabemos que se expulsa por la orina a través de los riñones.

Pues bien, sabiendo esto, ya sabemos que para bajar los niveles hay que aumentar la cantidad de agua que bebemos al día, a la vez que reducimos el consumo de proteínas eliminando alimentos como pescados, soja, queso, carnes rojas, yogures de proteínas, etc.

Hacer ejercicio de forma regular puede ayudar a tener unos niveles normales, eso sí, hacer cambios drásticos empeora la situación, ya que el hígado acelera la producción de urea. Teniendo buenos hábitos de vida, la urea debería estar dentro de unos intervalos normales, pero, como decimos, eso solo lo determina un especialista.

¡Sé el primero en comentar!