A menudo escuchamos que debemos llevar a cabo unos hábitos saludables en nuestra vida. Suena bien, la verdad, pero muchas personas no entienden en qué consisten. Vale que llevar una dieta variada es uno de ellos, pero, ¿qué más hábitos podemos cambiar en torno a nuestra alimentación?

Llevar un estilo de vida saludable, con unos hábitos que nos permitan cuidar nuestro cuerpo y mente, es imprescindible. Sin embargo, éstos van mucho más allá de la cantidad de hidratos o proteínas que consumimos. Una alimentación saludable es vital para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Sin embargo, complementarla con una serie de comportamientos específicos, harán que ésta cobre más fuerza.

Hábitos saludables en torno a nuestra alimentación

1. Comer 5 veces al día

Es muy importante que cumplas con las cinco tomas diarias recomendadas. De este modo, no pasará demasiado tiempo entre comida y comida, y no llegarás a ésta con un hambre voraz. Respeta el desayuno, ya que es la comida más importante del día y te dará mucha energía para afrontarlo con fuerza.

2. Establecer unos horarios fijos

Marcar unos horarios y cumplirlos, te facilitará en gran medida las 5 comidas diarias. Además, la disciplina es muy importante en todos los aspectos de la vida y la comida es uno de ellos. Habitúa a tu cuerpo al orden y dótalo de salud.

3. Cenar pronto

No es recomendable cenar e irse inmediatamente a la cama. Hacerlo pronto, dos o tres horas antes, permite a tu metabolismo digerir los nutrientes correctamente. Además de ser un hábito en torno a tu alimentación muy importante, te facilitará la conciliación de un sueño reparador.

alimentación saludable

4. Masticar bien los alimentos

Evita que tu organismo tenga que trabajar más de la cuenta. Masticar bien los alimentos, facilita el proceso digestivo de tu cuerpo. Estarás evitando problemas como la acumulación de gases, inflamación o dolor de estómago.

5. Beber mucha agua

La OMS (Organización Mundial de la Salud), recomienda beber 2 litros diarios de agua, como mínimo. En agua es nuestra principal fuente de energía. Hidratarse correctamente es vital y muy necesario para mantener el cuerpo sano y en correcto funcionamiento.

6. Hacer la compra con orden

Como ya te hemos contado en otros posts, la compra es una parte muy importante en la calidad de tu alimentación. Es el momento en el que vas a decidir cómo será tu dieta a lo largo de los próximos días. Si compras alimentos procesados, altos en grasas y azúcares, sabes que te los acabarás comiendo. Por ello, convierte el acto de la compra en un auténtico ritual.

orden platos

7. Cuidar la estética de tu cocina y de tus platos

La motivación de la que disponemos, es muy importante a la hora de enfrentar cualquier reto. Cuidar nuestra alimentación y todo lo que la rodea, es fruto de una serie de cambios. Por ello, te aseguramos de que mantener tu cocina ordenada y limpia, es garantía de mejora. Ordena tu despensa y tu nevera correctamente y verás cómo se despierta dentro de ti una necesidad por mimarte desde el interior.

Asimismo, prepara tus platos como si fueras el mejor chef de tu ciudad. Escoge un mantelito limpio y bonito; platos, cubiertos y vasos que te gusten; y descubre el verdadero entusiasmo por el hábito de comer.

8. Concéntrarse en comer

Deja de ver la tele o mirar el móvil mientras comes. Cuando estás comiendo, estás comiendo. Debes hacerlo de forma relajada y prestando atención a lo verdaderamente importante, sin sobresaltos ni prisas.

9. Adoptar una postura correcta

Eso de comer en el sofá, reposado sobre uno de sus brazos, ¡se acabó! Siéntate en una silla con la espalda estirada y come sobre una mesa con la altura adecuada. ¡Compórtate!

10. Hacer ejercicio

Vale, vale… Éste no es exactamente un consejo para tu alimentación en concreto. Pero es que es súper importante que te mantengas activo y practiques ejercicio físico a diario. ¿A qué estás esperando? ¡Muévete!