Hay temporadas en las que podemos sentir que afrontar el día con energía se nos hace cuesta arriba. Factores como los cambios estacionales, por ejemplo, pueden interferir en nuestro ánimo. Si es tu caso, además de llevar una alimentación completa y asegurarte de que no te falte ninguna vitamina, hay algunos trucos que puedes llevar a cabo.

Consejos para aumentar tu energía de buena mañana

1. Bebe agua a primera hora

Después de aportarle a tu cuerpo el descanso necesario tras 8 horas, aproximadamente, de sueño reparador, bebe un buen vaso de agua. Tu organismo necesita activarse para tener energía y la hidratación es el primer paso para ello. Si, además, introduces unas gotas de zumo de limón, estarás activando el metabolismo y, al mismo tiempo, contribuyendo a la depuración del mismo. Es importante que tomes estos pasos como un hábito y no desistas al segundo día. En este caso los beneficios no serán demasiado evidentes y tirarás la toalla antes de tiempo.

2. Ducha, ¿de agua fría?

Hay quienes prefieren ducharse por la noche, para relajar el cuerpo antes de dormir y promover un sueño lo más efectivo posible. Sin embargo, hacerlo a primera hora de la mañana es una excelente opción si notas que te falta energía para afrontar el día. No es necesario que estés 20 minutos duchándote con agua fría. Hazlo con normalidad y, antes de salir, aguanta unos minutos con el agua más fresquita finalizando con un chorro de agua fría. Además de presentar muchas ventajas para tu sistema circulatorio y como tonificante, despierta y activa sin ninguna duda. Después de un chorro de agua fría seguro que te llenas de vitalidad.

3. Desayuno completo

Intenta no consumir alimentos demasiado azucarados en tus desayunos, como los cereales. Aunque te aporten energía en un primer momento, notarás un buen bajón a media mañana. Opta por introducir frutos secos o cereales naturales sin azucarar, como la avena, copos inflados de arroz o maíz…

4. Café o infusión

Si eres de los que toma café, es una buena opción a primera hora de la mañana. Sin embargo, si no te gusta o quieres sustituirlo, una buena opción es tomar infusiones como té verde u otras variedades. Éstas resultan estimulantes y son naturales, por lo que no te harán ningún daño. Ten presente que no debes abusar, tanto si eliges tomar café como infusión, siempre moderadamente.

5. Sol revitalizante

Si tienes la oportunidad de tomar el desayuno al sol, o de exponerte durante unos minutos por la mañana, notarás cómo se recarga tu batería. Así que, si eres tan afortunado de poder recibir unos rayos solares de buena mañana, adquiere la vitamina D que te aporta y, ¡a comerte el día!