El estrés de la vida cotidiana, las preocupaciones o algunos problemas emocionales, pueden provocarnos insomnio en más de una ocasión. De hecho, un gran porcentaje de la población española asegura sufrir este problema de forma puntual. Cuando esto ocurre, debemos enfrentarnos al día siguiente y, seguramente, nos cueste un mundo. Es por ello que te damos unos trucos para que puedas combatir el cansancio, ya que quizá estés actuando de forma contraria a como deberías.

Combatir el cansancio tras una noche de insomnio

No atrases la alarma

En primer lugar, no te dejes vencer por la tentación de quedarte más tiempo en la cama. Levántate sin pensar, lleva a cabo tu rutina como lo haces habitualmente y no pienses en la mala noche que has pasado. De esta manera estás manteniendo la regularidad de tu sueño y no te arriesgas a sufrir otro episodio de insomnio por la noche.

Ordena tus tareas estratégicamente

Si tienes la posibilidad de modificar tus horarios, intenta quitarte todas las actividades más aburridas y costosas por la mañana. De esta manera, dejarás las que más te motivan para después, y terminarás el día con una actitud más optimista. Conforme pasa el día, la energía y el ritmo de nuestro cuerpo va disminuyendo, por lo que es mejor no forzarlo a enfrentar tareas más duras.

Disfruta del exterior

Aunque quizá puedas quedarte en casa, oblígate amablemente a salir. Da un paseo, respira, deja que te dé el aire. Además, si puedes exponerte al sol, todo serán beneficios. Notarás cómo aumenta tu energía a pesar del cansancio, así como tu vitalidad y tu optimismo. Es probable que, incluso, te sientas más relajado al llegar la noche.

¡Hora de la siesta!

Al terminar de comer, es aconsejable que eches una breve cabezada. Es bueno para mejorar tu sistema inmunitario. Media hora será suficiente para despejar la mente y descansar. No te excedas con el tiempo de la siesta, ya que será contraproducente. Te encontrarás más cansado para enfrentar la tarde y quizá, de nuevo, te cueste dormir por la noche.

Ejercicios de respiración

Hacer ejercicios respiratorios correctamente durante el día estimula tu sistema nervioso y aumenta tu ritmo metabólico, por lo que te ayudará a mejorar tu estado de ánimo durante el día a pesar del cansacio. Para ello presta atención a tu respiración e inhala y exhala rápidamente por la nariz. Te sentirás más enérgico.

¿Té o café?

Es más aconsejable el té, ya que resulta reconstituyente y revitalizante. Las bebidas con cafeína pueden manifestar un efecto rebote que no te beneficia, ya que al pasarse el efecto te hará sentir cansado de nuevo.

Baño esencial

Si tienes el tiempo y la posibilidad de hacerlo, un baño te relajará de cara a un sueño profundo y reparador. La esencia de lavanda es un sedante natural muy aconsejable para relajar el sistema nervioso. Prueba añadir unas gotas a tu baño de agua caliente, y echa un puñado de sal marina.