La nutrición y la alimentación saludable está llena de mitos y excepciones que nos traen loca la cabeza. Muchos creen que tomar fruta por la noche es malo, mientras que otros piensan que es totalmente saludable porque es un alimento que debemos incluir en nuestra dieta diaria. ¿Es cierto que debemos evitarlo en la cena? Te resolvemos todas las dudas a continuación.

Pese a que la fruta es un alimento poco calórico y que nos aporta numerosos nutrientes, se suele decir que tomarla de noche nos aumenta el peso, crea una mala digestión y eleva los niveles de azúcar en sangre.

¿Por qué tenemos que evitarla en la noche?

Partamos de la base de que la fruta contiene las mismas calorías por la mañana que por la noche. Lo único que varía es el proceso de asimilación que hace nuestro cuerpo. Tomar fruta nos aporta azúcares simples de absorción rápida para convertir en energía; el “problema” es que nuestro ritmo circadiano hace que por la noche gastemos menos energía y ese azúcar se almacene en nuestro cuerpo.

Debemos añadir también el hecho de que hay ciertas frutas con alto contenido en azúcar que pueden crearnos picos de insulina, pero quizá sean los diabéticos a los que más afecte esta razón.

Hay personas a las que tomar fruta de noche les causa una mala digestión, sobre todo si abusamos de ella. Tenemos que tener en cuenta que son altas en fibra y azúcares, no hay que excederse en su consumo por muy saludables que sean. No existen alimentos mágicos que nos hagan bajar de peso por hincharnos a ellos. Con tomarlas 3 horas antes de ir a dormir, no notaremos ningún síntoma de indigestión.

¿Qué frutas son mejores para la cena?

Puedes tomar fruta sin ningún problema, pero elige correctamente para no ver aumentado tu peso. Lo más recomendable es tomar frutas ricas en agua, ya que haremos una mejor digestión y ayudaremos a la hidratación de nuestro cuerpo. Apuesta también por frutas saciantes para controlar ese apetito y evitar asaltar la nevera a media noche.

Las manzanas son una buena idea para la cena. Es una fruta que contiene muchísimas propiedades, que la puedes añadir en casi cualquier receta y la puedes comer en cualquier hora del día. La pera es otra fruta con alto contenido en agua que puedes tomar en la noche sin ningún problema y es perfecta para luchar contra la retención de líquidos.

En contra posición, a partir de las dos de la tarde es mejor evitar frutas ácidas como las naranjas o los kiwis. Sus componentes ácidos afectas en nuestros jugos gástricos y en el ciclo del sueño.
Además, también tenemos que intentar no tomar frutas con alto contenido en azúcar como los plátanos, los caquis, las fresas, los mangos, etc.

Así que no temas por tomar fruta en la cena, pero apuesta por aquellas que sean ricas en agua y bajas en azúcar. Ningún alimento te hace engordar si sabes cómo tomarlo adecuadamente.