Síntomas de tener déficit de proteínas

Síntomas de tener déficit de proteínas

Carol Álvarez

En otras ocasiones hemos hablado de la importancia que tienen las proteínas en los deportistas, pero pocas personas conocen si llegan a los niveles mínimos de este nutriente diario. Casi todos los alimentos contienen proteína, por lo que es difícil que exista déficit de proteínas si llevamos una dieta equilibrada.

Aun así, la falta de proteínas aparece cuando no tomamos la suficiente cantidad para que nuestro organismo lleve a cabo las funciones básicas para vivir. Suele ocurrir en países desfavorecidos, con desnutrición y hambre.

Por si acaso, te enseñamos algunos síntomas que aparecen cuando no tenemos las proteínas suficientes en nuestro cuerpo.

¿Qué es el déficit de proteínas?

La deficiencia de proteínas es cuando la ingesta no puede cumplir con los requisitos del cuerpo. Se estima que mil millones de personas en todo el mundo sufren de una ingesta inadecuada de proteínas. El problema es especialmente grave en África Central y el Sur de Asia, donde hasta el 30% de los niños obtienen muy pocas proteínas de su dieta.

Ciertas personas en los países desarrollados también están en riesgo. Esto incluye a las personas que siguen una dieta desequilibrada, así como a las personas mayores institucionalizadas y a los pacientes hospitalizados.

Aunque la verdadera deficiencia de proteínas es poco común en el mundo occidental, algunas personas obtienen cantidades muy bajas de su dieta. Muy poca proteína puede causar cambios en la composición corporal que se desarrollan durante un largo período de tiempo, como la pérdida de masa muscular. La forma más grave de deficiencia de proteínas se conoce como kwashiorkor. Ocurre con mayor frecuencia en niños de países en desarrollo donde la hambruna y las dietas desequilibradas son comunes.

Causas

Las pautas dietéticas actuales recomiendan que los adultos consuman entre el 10% y el 35% de las calorías diarias de proteínas. Sin embargo, algunos investigadores creen que esto puede ser demasiado bajo y debería reconsiderarse. Algunos estudios sugieren que la mayoría de los estadounidenses consumen alrededor del 14% al 16% de sus calorías diarias de proteínas.

Otra teoría es que llevar una dieta vegetariana contribuye a la deficiencia de proteínas. La idea es que la eliminación de todos los alimentos a base de carne restringe severamente la ingesta de proteínas, a veces a niveles poco saludables. Aunque esto puede suceder en algunos casos, la ciencia revela que la mayoría de las dietas vegetarianas proporcionan suficiente proteína a través de legumbres, nueces y semillas.

La deficiencia de proteína también puede ser causada por ciertas condiciones médicas, algunas de las cuales incluyen:

  • Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA)
  • Anorexia nerviosa
  • Cáncer
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)
  • Afecciones gastrointestinales, como la amiloidosis
  • Insuficiencia renal

Según un estudio, aproximadamente mil millones de personas en todo el mundo tienen una ingesta inadecuada de proteínas. Esto se debe en gran medida al acceso limitado a los alimentos en general. Sin embargo, algunas investigaciones han encontrado que aproximadamente un tercio de los adultos mayores de 50 años no cumplen con la cantidad diaria recomendada de ingesta de proteínas. Las personas que siguen una dieta restrictiva también pueden tener deficiencia de proteínas.

deficit de proteinas causas

Señales comunes

El déficit de proteínas puede afectar casi todos los aspectos de la función corporal. Como resultado, se asocia con muchos síntomas. Algunos de estos síntomas pueden comenzar a ocurrir incluso cuando la deficiencia de proteínas es marginal.

Tener mucha hambre

La ausencia de apetito puede ser una señal de déficit proteico grave, aunque si estamos en una carencia leve es posible que tengamos hambre constantemente. Cuando no ingerimos las proteínas suficientes, nuestro organismo intenta estabilizarse aumentando el apetito.

Esto deriva en elegir alimentos poco saludables, que nos sacien rápidamente, sin tener en cuenta el valor nutricional. Es por eso que se aumenta de peso y podemos llegar a padecer problemas cardiovasculares como la obesidad.
Si estás en una fase de pérdida de peso o mantenimiento, lo ideal es que tengas una buena ingesta de proteínas para mantener tu apetito a raya y reducir el consumo de calorías totales.

Edemas

El edema, que se caracteriza por piel hinchada e hinchada, es un síntoma clásico del kwashiorkor. Los científicos creen que es causado por bajas cantidades de albúmina sérica humana, que es la proteína más abundante en la parte líquida de la sangre o plasma sanguíneo.

Una de las funciones principales de la albúmina es mantener la presión oncótica, una fuerza que atrae líquido hacia la circulación sanguínea. De esta forma, la albúmina evita que se acumulen cantidades excesivas de líquido en los tejidos u otros compartimentos corporales. Debido a la reducción de los niveles de albúmina sérica humana, la deficiencia grave de proteínas conduce a una menor presión oncótica. Como resultado, el líquido se acumula en los tejidos y causa hinchazón.

Por la misma razón, la deficiencia de proteínas puede provocar la acumulación de líquido dentro de la cavidad abdominal. Un vientre hinchado es un signo característico de kwashiorkor.

Hígado graso

Otro síntoma común de kwashiorkor es un hígado graso o acumulación de grasa en las células del hígado. Si no se trata, la afección puede convertirse en una enfermedad del hígado graso, que causa inflamación, cicatrización del hígado y, posiblemente, insuficiencia hepática.

El hígado graso es una condición común en las personas obesas, así como en aquellas que consumen mucho alcohol. No está claro por qué ocurre en casos de déficit de proteínas, pero los estudios sugieren que una síntesis alterada de proteínas transportadoras de grasa, conocidas como lipoproteínas, puede contribuir a la afección.

Pérdida de masa muscular

No hace falta ser delgado para tener unos niveles importantes de desnutrición; si además tenemos demasiada grasa corporal, será más difícil visualizar el tamaño de nuestros músculos. La proteína es el nutriente esencial para mantener nuestros músculos saludables y con la reserva adecuada para gastar energía. Si no tenemos la cantidad de proteína necesaria, el cuerpo se abastecerá de los músculos llevándolos al desgaste. Los músculos son la mayor reserva de proteína que tiene el cuerpo.

Es importante tener una adecuada ingesta proteica, sea la edad que sea. Es muy común ver como las personas mayores son incapaces de subir las escaleras o de agacharse, y en parte se debe a esa pérdida de masa muscular.

Riesgo de lesiones y fracturas

No solo los músculos se ven afectados por el escaso aporte proteico, los huesos también corren un importante riesgo. Se volverán más débiles y aumentará el riesgo de lesiones y fracturas.

Una investigación centrada en mujeres que han pasado la fase de la menopausia, encontró que ingerir más proteínas se relacionaba con sufrir menor riesgo de fracturas de cadera y se reducía la pérdida ósea en un 2%. Otro estudio en mujeres posmenopáusicas encontró que una mayor ingesta de proteínas se asoció con un menor riesgo de fracturas de cadera. La ingesta más alta se relacionó con una reducción del riesgo del 69 %, y la proteína de origen animal pareció tener los mayores beneficios.

Propensos a infecciones

Un déficit de proteínas también puede afectar al sistema inmunitario. La función inmunitaria deteriorada puede aumentar el riesgo o la gravedad de las infecciones, un síntoma común de la deficiencia grave de proteínas.

Por ejemplo, un estudio en ratones mostró que seguir una dieta que consistía solo en un 2 % de proteínas se asoció con una infección gripal más grave, en comparación con una dieta que proporcionaba un 18 % de proteínas. Incluso la ingesta de proteínas marginalmente baja puede afectar la función inmunológica. Un pequeño estudio en mujeres mayores mostró que seguir una dieta baja en proteínas durante nueve semanas redujo significativamente su respuesta inmunitaria

Debilidad en la piel, el pelo y las uñas

Los huesos, los músculos y cualquier parte de nuestro cuerpo se ve afectado negativamente si eliminamos la proteína de nuestra alimentación o la tomamos en muy poca cantidad.

Nuestro pelo, uñas y piel se resientes mostrando una apariencia débil, quebradiza, escamosa o con enrojecimiento. No es ninguna tontería, la alopecia aumenta por esta desnutrición. Incluso tener las uñas quebradizas puede ser un claro síntoma de déficit de proteínas.

sintomas deficit de proteinas

¿Cuánta proteína se necesita?

No todos tienen el mismo requerimiento de proteína. Depende de muchos factores, incluido el peso corporal, la masa muscular, la actividad física y la edad. Podría decirse que el peso corporal es el determinante más importante de los requerimientos de proteínas. Como resultado, las recomendaciones generalmente se presentan en gramos por cada libra o kilogramo de peso corporal.

La cantidad diaria recomendada es de 0,8 gramos por kilo de peso corporal. Los científicos estiman que esto debería ser suficiente para la mayoría de las personas. Para los deportistas, se recomienda una ingesta diaria de proteínas que oscila entre 1,2 a 1,4 gramos por kilo, que debería ser suficiente para el mantenimiento muscular y la recuperación del entrenamiento.

Sin embargo, los científicos no están de acuerdo en cuánto es suficiente. La recomendación diaria de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva es 2 gramos por kilo para deportistas. Al igual que los atletas, los adultos mayores también parecen tener mayores necesidades de proteínas. Aunque la recomendación es actualmente la misma para adultos mayores y jóvenes, los estudios indican que está subestimada y debe aumentarse a 1,2 a 1,5 gramos por kilos para las personas mayores.

Es decir, si somos mayores o estamos físicamente activos, las necesidades diarias de proteínas probablemente sean más altas que la recomendación actual de 0,8 gramos por kilo.

¡Sé el primero en comentar!