Aunque el senderismo es una actividad muy conocida y practicada por muchos, hay algo que aún parece novedoso. La práctica de senderismo nocturno resulta muy reconfortante y beneficiosa, sin embargo, no a todos se les ocurre. Si quieres probar con esta variante de una forma segura y sin riesgos, ¡presta atención!

Si a menudo sales a caminar por la montaña y sientes cómo te llenas de energía, está claro que valoras lo que la naturaleza puede aportarte. Y es que nada como practicar una actividad al aire libre, descubriendo nuevos paisajes y compartiendo la experiencia con personas afines a ti. Si te sientes identificado, tal vez nunca se te haya ocurrido practicarlo por la noche. Es cierto que, de primeras, resulta chocante imaginarse de expedición por el monte. Sin embargo, debes saber que llevarlo a cabo con las medidas básicas, puede descubrirte una nueva forma de disfrutar de la naturaleza y experimentar el outdoor a todos los niveles.

Consejos para practicar senderismo nocturno sin riesgos

Mejor con luna llena

Mirar en el calendario lunar las noches de luna llena es recomendable para programar tu travesía. De este modo la noche estará más iluminada y la práctica de senderismo nocturno no te resultará tan chocante de primeras.

En grupo es ideal

Especialmente si eres principiante, es más apropiado que planees la ruta con un grupo. Seguro que entre todos os acompañáis en la aventura y las ideas fluyen con más armonía. Habrá algunos más experimentados, otros menos, y la travesía será más segura.

No hay prisa

Aunque las alarmas mentales se disparen al principio a causa de la oscuridad y la falta de costumbre, toma aire y cálmate. Si sigues los consejos de seguridad no tienes que temer a nada. Disfruta de la experiencia tan enriquecedora y empápate de todos los beneficios de la naturaleza. Siente lo pequeño que eres en la inmensidad de la montaña y confía en tu instinto y en tu capacidad de resolución.

Ruta conocida

Te aconsejamos que, de primeras, te decantes por una ruta que te resulte conocida. Así aumentará tu confianza y evitarás la angustia de sentirte perdido.

Lleva tu propia iluminación

Aunque la luna te ilumine, las nubes podrían jugarte una mala pasada. No corras el riesgo de quedarte sin visibilidad y lleva contigo una luz frontal. De este modo podrás ver el entorno y, al mismo tiempo, serás más visible para tus compañeros en caso de desorientarte.

Documentación y teléfono móvil

Aunque no debe ocurrir nada malo, no está de más que vayas debidamente documentado. Todos podemos tener una mala caída y lesionarnos. Lleva el móvil para poder estar operativo y ya solo te queda disfrutar. No olvides avisar a tus familiares o amigos de tu plan de practicar senderismo nocturno para que estés localizado. ¡Tal vez se apunten a la aventura!