¿El ejercicio puede reducir los síntomas de la resaca?

Cuando te despiertes con el desagradable dolor de cabeza y las náuseas debilitantes de una resaca, es posible que estés dispuesto a probar casi cualquier cosa para deshacerte de los síntomas. Entre los interminables remedios para la resaca que existen, es posible que te sientas tentado a intentar «sudar» el alcohol de anoche.

Y aunque esta teoría puede parecer infalible, no hay evidencia real que respalde el ejercicio como una cura para la resaca. De hecho, puede dejarte peor. Así que antes de ir al parque o entrenar en casa y ponerte en riesgo, esto es todo lo que deberías saber.

Los síntomas de la resaca

Si has tomado demasiadas copas o chupitos, puedes experimentar resaca al día siguiente. Por desgracia, no existe una fórmula mágica para la cantidad de copas que puedes tomar sin tener malestar al día siguiente. Por lo tanto, bebe de manera segura y con moderación.

Las resacas suelen durar unas 24 horas y comienzan cuando tu nivel de alcohol en sangre comienza a descender a cero. Dependiendo de cuánto bebiste, puedes experimentar síntomas como fatiga, dolor de cabeza y dolor muscular, aumento de la sensibilidad a la luz y al sonido y alteraciones del estado de ánimo, entre otros

Como diurético, el alcohol provoca una micción más frecuente, lo que puede provocar deshidratación. Por lo general, la deshidratación se combina con síntomas como sed extrema, sequedad de boca o mareos. Por eso es importante hidratarse tanto mientras bebes alcohol al llegar a casa.

¿El ejercicio puede eliminar los síntomas?

Desde batidos detox hasta clases de spinning, hay innumerables remedios míticos para la resaca. Pero al igual que un zumo verde no deshace una noche de bebida, no hay una investigación sólida que respalde la teoría de «sudar» el alcohol, según un estudio de noviembre de 2013 publicado en Clinical Liver Disease.

La razón por la que algunas personas pueden sentirse mejor después de hacer ejercicio con resaca probablemente tenga más que ver con los efectos positivos del ejercicio en sí. El alcohol es un depresor, lo que significa que ralentiza la función neuronal y afecta el estado de ánimo y las emociones. Incluso las secuelas de la resaca pueden hacer que te sientas más estresado o ansioso.

Sin embargo, el ejercicio es el extremo opuesto. La actividad física hace que tu cuerpo libere endorfinas (analgésicos naturales de tu cuerpo), que ayudan a mejorar tu estado de ánimo y pueden ayudar a reducir el estrés y/o la ansiedad. Sin mencionar que el ejercicio también puede ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo, otro síntoma de la resaca.

hombre haciendo ejercicio con resaca

Riesgos de hacer ejercicio con resaca

Por lo tanto, aunque puede parecer que tu sesión de sudor curó la resaca, es probable que solo los beneficios generales del ejercicio afecten positivamente a tu cuerpo. Pero antes de ponerte las zapatillas y salir a correr, es importante considerar algunos de los riesgos potenciales de hacer ejercicio con resaca.

En la mayoría de los casos, la deshidratación no se extiende más allá de una boca seca y tal vez un poco de mareo. Pero cuando combinas sudoración y ejercicio, los efectos de la deshidratación se vuelven más riesgosos.

Los líquidos ayudan a regular la temperatura corporal y la presión arterial. En algunos casos, la deshidratación puede hacer que la presión arterial baje, lo que puede provocar mareos o desmayos.

Además, hacer ejercicio con resaca también puede provocar lesiones. Cuando tienes resaca, es común experimentar fatiga, mareos o mayor sensibilidad a la luz. También es probable que experimentes problemas con la destreza y la concentración. Por lo tanto, no es de extrañar que seas un poco más torpe y que no estés en el mejor momento para levantar cosas pesadas o manejar máquinas de cardio.

No obstante, puedes hacer algo de movimiento (como caminar) seguro, pero es mejor saltarse una sesión de entrenamiento de alta intensidad. Opta ejercicios de bajo impacto que incluso puedas hacer en casa. El yoga o pilates son excelentes opciones, ya que no hacen que sudes demasiado, enfatizan la relajación y generalmente tienen un ritmo más lento.