Durante años, los profesionales de la vista han recomendado ejercicios oculares como una forma de reducir la miopía. Sin embargo, después de varios estudios y evaluaciones, los científicos de la Academia Americana de Oftalmología informaron, en 2004, que no había pruebas de que los ejercicios oculares, como el método Bates u otras rutinas de movimiento de los ojos, tuvieran algún efecto en la reducción de la miopía.

Ejercicios de entrenamiento visual

Es posible que conozcas que existen formas de entrenar tu visión, como aquellos ejercicios diseñados para mejorar la visión deportiva o los que ayudan a enfocar los ojos. Este tipo de ejercicios sí benefician a los ojos saludables, así como a las personas con lesiones cerebrales que necesitan aprender a reconectar el cerebro y los ojos nuevamente.

En cambio, si eres miope, no hay ejercicios para que tus ojos puedan volver a ver mejor. Al igual que tampoco hay ejercicios para que los ojos eviten que tu condición miope empeore.

Si has ejercitado los ojos y parece que han mejorado, la Academia Americana de Oftalmología comenta que la mejora en la agudeza visual después del entrenamiento no se debe a algún cambio fisiológico para mejor. Esa mejora se debe más bien a la forma de interpretar imágenes borrosas, a cambios de humor o a las modificaciones que el desgarro padece temporalmente en el ojo.

Rutinas de entrenamiento ocular

Las rutinas conocidas de movimiento ocular, como girar los ojos en un círculo o enfocar objetos en movimiento, se recomiendan para obtener ganancias económicas (si se cobra el consejo) o como una manera de reducir la necesidad de gafas en personas miopes. Uno de esos ejercicios sería enfocar la mirada en luces parpadeantes.

Los científicos están hartos de desmentir las afirmaciones de que los ejercicios para los ojos reducen la miopía. Tan solo los problemas de enfoque, visión doble o problemas de convergencia ocular se ven beneficiados por estos ejercicios.
Si eres miope, solo tu oftalmólogo puede ayudarte. Confía en su consejo y criterio.

¿Qué son los ejercicios de Bates?

La mayoría de los ejercicios de ojos para la miopía se derivan de ejercicios desarrollados por William Bates, médico oftalmólogo estadounidense. Defendía una terapia alternativa para la miopía, basada en que la mente juega un papel importante en causar o mejorar la miopía, llamado el método de Bates.

Tres de sus ejercicios eran:

  • Coloca las palmas de tus manos contra los pómulos y relaja los ojos al apagar la luz.
  • Tomar el sol o girar los ojos hacia la luz del sol mientras mueves la cabeza hacia atrás y hacia adelante.
  • Balancea suavemente el cuerpo hacia adelante y hacia atrás mientras enfocas tus ojos en un dedo colocado delante de la cara.

El método Bates no está reconocido ni aprobado por los oftalmólogos. De hecho, algunos expertos señala que este método se basa en una mentira anatómica que afirma que los músculos externos controlan el ojo. Y, en realidad, el ojo tiene su propio mecanismo interno para enfocar. Así que si eres miope, deja de hacer ejercicios oculares porque no mejorarán tu visión.