Por muy concienciados que estemos con nuestra alimentación, a todos nos entra de vez en cuando la necesidad de picotear algo a media mañana. No obstante, cualquier elección no vale para saciar el apetito. Cuidarse significa tomar decisiones inteligentes, que beneficien a nuestra salud. Por ello, te damos algunas alternativas cuando el hambre entre horas aparezca en tus días.

Aquellos que no tienen presente la necesidad de una dieta equilibrada para cuidar de su salud, creen que quienes sí lo hacen, son personas llenas de restricciones. Cuántas veces has escuchado eso de “es que a mí me gusta mucho comer” o “yo prefiero disfrutar de la comida”. ¿Es que está reñido comer y disfrutar de ello, con cuidarse? Como ya te hemos contado, una dieta no es un plan de limitaciones y sufrimiento, que no te permite pasarlo bien y que, además, te hace pasar hambre. ¡Más bien todo lo contrario! Una alimentación equilibrada es aquella que te permite disfrutar, ser consciente de lo que comes y de cómo esos alimentos actúan en tu organismo; estar más feliz y encontrarte mejor por dentro y por fuera. Eso no significa que no surja, de vez en cuando, ese gusanillo que nos lleve a la cocina en busca de algo a lo que hincar el diente.

Cuando el hambre entre horas aparece, debemos echar mano a nuestra fortaleza mental y no caer en tentaciones poco saludables. A continuación te damos algunas opciones que pueden saciar tu hambre y cuidar tu salud al mismo tiempo.

Opciones para aliviar el hambre entre horas

Ensalada de fruta

No hay nada más sano, apetecible y nutritivo que una buena ensalada con tus frutas favoritas. Trocéalas y disfruta de una saludable y saciante macedonia. Si no te molesta la piel en ciertas frutas, no olvides lavarla bien y dejarla.

Frutos secos

Un puñado de frutos secos resulta muy saludable. Son fuente de grasas saludables, fibra, proteína vegetal, minerales y vitaminas. No te excedas en las cantidades, observarás que con un puñadito de ellos, te sacias y tienes energía para rato.

Frutas desecadas

Si nunca lo has probado, atrévete. Orejones, pasas, higos secos, arándanos… hay mucha variedad y son muy versátiles, ya que puedes comerlas solas y añadirlas a otros platos.

Zumo natural

¿Qué tal si pruebas consumir un zumo de zanahoria natural? Resulta excelente para cuidar tu organismo. Además está muy delicioso, es súper nutritivo y puedes añadirle otros ingrediente, como unas gotitas de limón o levadura de cerveza para añadir aún más nutrientes. ¿Te animas?