Despertarnos en mitad de la noche sin ninguna razón aparente es algo que nos ha sucedido a todos. Puede darse el caso de que sea puntual o que se repita durante varios días seguidos. Es importante que averigües qué es lo que puede estar interfiriendo en tu descanso para que goces de una mejor salud.
En la mayoría de los casos podemos echarle las culpas a ciertos hábitos que tenemos durante el día, como tomar demasiada cafeína, pero también existen otros motivos que te contamos a continuación.

Para tener un buen rendimiento deportivo es necesario lograr un descanso óptimo, por lo que puede ser muy frustrante desvelarnos en medio de la noche sin ningún motivo. Los factores que influyen pueden ser físicos, emocionales, del entorno, de la alimentación, etc. Te contamos algunas razones que favorecen el insomnio para que evalúes si te suceden.

Duermes en una cama diferente

Tal vez por temas laborales o familiares te toque dormir a menudo en una cama que no es la tuya. Pasamos casi un tercio de nuestra vida durmiendo, por lo que es importante dormir cómodos e invertir dinero en un buen colchón y almohada. Si te estás acostumbrado a dormir en tu cama, es normal que te despiertes en mitad de la noche porque el colchón es diferente o porque no adoptas una postura cómoda.
No te tomes a la ligera lo de realizar una buena inversión; si apuestas por lo barato, acabarás gastando dinero en medicamentos, fisioterapeutas y renovando tu dormitorio.

Ten un ambiente adecuado

Además de tener una cama cómoda, es importante entender el contexto de la habitación y el ambiente de la misma. ¿Cómo tienes distribuido el dormitorio? Tu habitación debe ser un lugar sagrado para descansar y tener sexo (en el mejor de los casos). Deshazte de todos los aparatos de deporte que usas como perchero y evita el desorden. Al igual que no tendrías una cocina desordenada, con el dormitorio debes tener el mismo cuidado para mejorar tu concentración.

Es interesante que tengas en cuenta los colores de las paredes, la luz artificial (si es cálida o azulada) y la temperatura. Los expertos recomiendan tener una temperatura un poco baja para asegurar un buen descanso.
También puede ser determinante que haya mascotas que duerman contigo. Examina todo tu entorno para dar en la tecla de lo que perturba tu descanso profundo.

Abusas de la cafeína

El horario laboral o escolar de cada persona es totalmente diferente, pero supongamos que trabajas desde por la mañana (9:00) hasta la tarde (17:00). La mayoría se acostumbra a beber un café desayunando, otro a media mañana, luego toman algún refresco con cafeína (cola) y, si están muy cansados, también añaden alguna bebida energética. Cuanta más cafeína introduzcamos en el cuerpo, peor. No es una sustancia que se vaya a las pocas horas y puedes entrar en un círculo absurdo: no duermes suficiente por culpa de la cafeína, pero tomas cafeína para mantenerte despierto.

Has tomado alcohol antes de dormir

Casi todos hemos pecado alguna vez tomando una cerveza o una copa de alcohol mientras cenábamos. ¿Cómo te has encontrado al ir a la cama? Estoy segura de que en alguna ocasión puede hacer que concilies el sueño antes (aunque no lo harás de forma profunda), pero uno de sus efectos secundarios es crear inquietud. Como te desveles en mitad de la noche…despídete de volver a dormirte pronto.

Por favor, no caigas en la trampa de consumir cafeína por el día para mantenerte despierto, y optar por el alcohol para dormir por la noche. Si te cuesta dormir, bebe alguna infusión relajante o leche caliente.