Muchas veces estamos decididos a hacer deporte y ponernos en forma, pero por circunstancias ajenas a nosotros vemos casi imposible su práctica, ya sea por lesiones, enfermedades o falta de tiempo. Lógicamente, tu cuerpo perderá parte de los progresos que has conseguido en el tiempo que has estado entrenando. ¿Qué es lo que sucede cuando no nos ejercitamos? ¿Cuánto tiempo tarda en apreciarse el sedentarismo?

No tengas en cuenta los días de descanso recomendables en una semana normal de entrenamiento, en este artículo nos vamos a referir a largas temporadas sin actividad física.

Cuando no hacemos deporte…

…en unos días

Como decíamos antes,no tiene mayor importancia la inactividad física entre 2 y 7 días. No te sientas culpable por no poder entrenar con gripe, gastrointeritis o alguna lesión leve. Si sueles entrenar de forma usual, tu cuerpo podrá volver a la rutina sin problemas.
Tu cuerpo aprovechará esos días de descanso para recuperarse de los entrenamientos, así volverás con mayor fuerza.

Eso sí, evita caer en la alimentación poco saludable.

…en una semana

Cuando paramos la actividad física, nuestra capacidad aeróbica se reduce, esto hace que sea menos capaz de transportar el oxígeno a los músculos. Nuestra capacidad funcional cardíaca también se reduce. A las tres o cuatro semanas de descanso en cama, la frecuencia en reposo aumenta de 4 a 15 latidos.
Su principal síntoma es la debilidad, ya que las fibras musculares se encuentran descansando y tu cuerpo tenderá a retener algunos líquidos de más.

Pero no te preocupes, si recuperas tu entrenamiento una semana después, no notarás ningún cambio importante.

…en dos semanas

Al igual que decimos que un hábito se crea en 21 días, podemos casi confirmar que nuestra rutina física termina alrededor de las dos semanas de descanso.

En este momento, disminuye la cantidad de células musculares de manera considerable y la capacidad cardíaca será lo primero que notarás reducida. Empezará a costarte subir las escaleras, te sentirás más flojo y menos funcional. Es importante volver a retomar la actividad física para que nuestro corazón recupere su funcionamiento de manera correcta.

…en un mes

Aquí los síntomas empiezan a ser más que evidentes, tu flexibilidad y capacidad cardíaca se empiezan a perder. Al igual pasa con la masa muscular que hayas trabajado. Comenzarás a acumular grasa corporal, será más fácil que te estreses por no liberar endorfinas, te costará dormir, etc.

Seguro que donde más lo notas es en los músculos. Al no estar recibiendo estímulos de forma habitual, empezará a perder las proteínas que se asimilan en la circulación y se expulsan por la orina.

…en medio año

Tu metabolismo cambiará y se verá ralentizado, así que quemarás menos calorías y gastarás menos energía. Comenzarás a cansarte más de lo normal. Tu corazón se verá forzado a trabajar mas y a tus pulmones les costará gestionar el oxigeno.

Te dará mucha pereza volver a la rutina deportiva y será difícil que te ejercites. Es importante que no te agobies y vayas poco a poco recuperando tu condición física.

…en un año

En este punto, confirmamos que eres una persona cien por cien sedentaria. Tu porcentaje de grasa corporal habrá aumentado, al igual que habrás perdido masa muscular.Tu metabolismo será más lento y tenderás a padecer enfermedades como: colesterol alto, diabetes, depresión, obesidad, insomnio, tensión alta…

Tú eres el único que tiene la clave para volver a cambiarlo, que estés en un estilo de vida sedentario no significa que tenga que ser así para siempre.