El yoga es un estilo de vida que abarca mucho más allá de la propia práctica. Una alimentación saludable y natural, la meditación, la respiración o la gratitud, son algunos de los principios que envuelven esta disciplina. Si alguna vez te has preguntado qué deberías comer antes y después de la práctica, continúa leyendo.

El yoga va de la mano de una alimentación consciente. Y es que, para realizar la práctica con éxito, nuestro organismo debe funcionar en armonía y equilibrio. Este estado, nos ayuda a lograr la paz y el bienestar de una forma más efectiva. Recuerda que una dieta saludable, rica en ciertos alimentos, favorece un estado tranquilidad interior, la reducción del estrés y la ansiedad y la potenciación de la claridad mental. Por ello, si te has aficionado al yoga y cada vez proyectas los principios del mismo en tu vida en general, te interesa saber qué deberías comer para que tu sesión sea los más efectiva posible.

Consideraciones sobre la comida antes y después de practicar yoga

Durante la práctica de yoga, realizamos diferentes posturas. Algunas de ellas pueden requerir la torsión de nuestro cuerpo, otras son invertidas, algunas de pie, sentados o tumbados. Sea como sea, si te has alimentado momentos antes de la sesión o has comido demasiado, la presión que algunas asanas ejercen sobre tu estómago puede provocarte molestias. Asimismo, para ejecutar las invertidas, es necesario sentir cierta ligereza.

Antes

  • Realiza tu última comida previa de 1 a 2 horas antes de la práctica
  • Bebe agua y mantén tu cuerpo hidratado
  • No optes por alimentos procesados altos en grasas y azúcares
  • Olvida las bebidas enlatadas y gaseosas
  • Elige frutos secos como las nueces o las almendras; cereales como la avena o el arroz; frutas como la manzana, el plátano o los frutos rojos…
  • Evita los alimentos que te puedan ocasionar acidez o pesadez de estómago, especialmente si sufres problemas digestivos.

Después

  • Hidrátate bien. Opta por agua, infusiones o caldos
  • De nuevo los frutos secos, los cereales, las frutas de fácil digestión o los yogures son una excelente opción para recuperarte del esfuerzo
  • Puedes tomar la fruta en batido empleando leche vegetal

Lo importante es que antes de tu clase de yoga dejes un tiempo prudente desde la última comida. Además, evita sentirte excesivamente saciado y, al mismo tiempo, hambriento. Debes encontrar el término medio. Presta especial atención a la hidratación, antes, DURANTE y después.