La prediabetes es cuando los niveles de azúcar en la sangre son altos, pero no lo suficientemente altos como para considerarse diabetes tipo 2. Es una especie de condición intermedia, se considera un precursor de la diabetes tipo 2.

¿Qué es realmente la prediabetes?

Los niveles de azúcar en la sangre que están entre 100 y 127 mg/dL se consideran prediabetes. Lo normal está entre 70 y 100 mg/dL, y cualquier valor superior a 127 se considera diabetes tipo 2.

Son muchas las personas que tienen prediabetes, aunque la mayoría no lo sabe. Las personas que han sido diagnosticadas con la afección tienen un 50 por ciento de probabilidades de pasar a la diabetes tipo 2 en los próximos cinco a 10 años. La clave está en cambiar hábitos de alimenticios y actividad física.

No obstante, incluso si no desarrollas diabetes, tener prediabetes puede aumentar tu riesgo de enfermedad cardíaca y renal.

¿Cuáles son sus causas?

Las causas biológicas tienen que ver con la resistencia a la insulina.

La insulina es la hormona que guía las moléculas de azúcar en la sangre (desglosadas de los alimentos que consumes) fuera del torrente sanguíneo y hacia las células, donde se usan como combustible. En la prediabetes y la diabetes, tu cuerpo pierde la capacidad de responder adecuadamente a la insulina o no produce suficiente insulina, lo que significa que los niveles de azúcar en la sangre se acumulan.

A medida que se desarrolla la prediabetes, el cuerpo lucha cada vez más para procesar ciertos alimentos. El páncreas debe producir niveles más altos de insulina para extraer el azúcar de la sangre y ponerla en las células del cuerpo. Finalmente, el cuerpo no podrá mantenerse al día con las necesidades de insulina y los niveles de azúcar en la sangre aumentará.

Nadie sabe realmente qué causa la resistencia a la insulina en primer lugar, aunque parece ser una combinación de factores.

  1. Historial familiar y genética: si tienes un padre o hermano con diabetes tipo 2, es más probable que desarrolles prediabetes (y diabetes tipo 2).
  2. Edad: el riesgo de desarrollar prediabetes aumenta después de los 45 años.
  3. Tener sobrepeso u obesidad: el riesgo es aún mayor si la grasa se concentra alrededor del abdomen.
  4. Tamaño de la cintura: los hombres con cinturas de más de 101 centímetro alrededor y las mujeres que tienen circunferencias de cintura de más de 88 centímetros tienen un mayor riesgo de resistencia a la insulina, incluso si tu índice de masa corporal (IMC) es normal.
  5. Ser inactivo: el ejercicio regular es clave para alcanzar y mantener un peso saludable y ayuda a tu cuerpo a procesar mejor el azúcar y usar insulina.
  6. Dieta: la carne roja y procesada junto con las bebidas azucaradas aumentan el riesgo de prediabetes. Comer más frutas, verduras, granos integrales, aceite de oliva y frutos secos está relacionado con un menor riesgo.
  7. Diabetes gestacional: las mujeres con antecedentes de esta condición de embarazo tienen un mayor riesgo de prediabetes y tipo 2.
  8. Raza y etnia: los afroamericanos, hispanos, nativos americanos, asiáticos americanos e isleños del Pacífico tienen un riesgo más alto que otros grupos.
  9. Síndrome de ovario poliquístico: este trastorno hormonal en mujeres, comúnmente conocido como PCOS, está marcado por pequeños quistes en los ovarios.
  10. Síndrome metabólico: esta condición está marcada por la presión arterial alta combinada con niveles anormales de colesterol y un tamaño de cintura grande.
  11. Otros factores de riesgo: la apnea obstructiva del sueño y fumar pueden aumentar la resistencia a la insulina. Ciertos medicamentos y trastornos hormonales también pueden ponerlo en mayor riesgo.

persona con sed por prediabetes

Síntomas de prediabetes

Al igual que las primeras etapas de la diabetes, la prediabetes generalmente no presenta ningún síntoma. Es por eso que alrededor del 90 por ciento de las personas con la condición ni siquiera sabe que la tienen.

Algunas personas pueden tener signos de advertencia, que pueden incluir:

  • Acantosis nigricans, que son parches de piel oscura y aterciopelada. Estos pueden aparecer en el cuello, en las axilas o en la ingle e indican que el cuerpo está luchando por metabolizar alimentos y bebidas que aumentan el azúcar en la sangre. Las manchas en la piel pueden aparecer en las mismas áreas.
  • Sienten sed adicional a pesar de que está bebiendo mucha agua.
  • Orinar con frecuencia.
  • Sensación de hambre todo el tiempo, aunque esté comiendo una cantidad saludable.
  • Fatiga.
  • La visión borrosa también es a veces una señal.

¿Cómo se diagnostica?

Como la prediabetes generalmente no tiene ningún síntoma, es importante hacerse pruebas de detección si tienes factores de riesgo,

Los expertos recomiendan que se consideren las pruebas en adultos que no tienen síntomas pero que tienen un IMC de 25 o más, y uno o más factores de riesgo. Las pruebas deben comenzar para todas las personas a partir de los 45 años. Si sus resultados son normales, no tiene que volver a realizar la prueba durante tres años.

Las mismas tres pruebas que pueden diagnosticar la diabetes también se utilizan para diagnosticar la prediabetes.

  1. Prueba de glucosa en sangre en ayunas: esta es una prueba de sangre que se realiza después de haber estado en ayunas durante ocho horas (generalmente durante la noche) y beber solo agua. La prediabetes es cuando el azúcar en sangre en ayunas está entre 100 y 125 mg/dL.
  2. Prueba de hemoglobina: esta prueba mide los niveles de azúcar en la sangre durante los últimos tres meses. La prediabetes está indicada cuando sus números están entre 5.’75 y 6’4 por ciento.
  3. Prueba oral de tolerancia a la glucosa: esta prueba rara vez se usa. Eso es en parte porque es difícil de hacer. Debe extraerse sangre dos horas antes y después de tomar una bebida azucarada, todo después de ocho horas de ayuno. Un resultado superior a 140 significa que eres prediabético, mientras que más de 200 indica diabetes.

Por lo general, los médicos repiten las pruebas antes de dar un diagnóstico de diabetes o prediabetes.

personas activas para no tener prediabetes

¿Qué tratamientos existen?

Tratar la prediabetes realmente significa prevenir la diabetes tipo 2, y cuanto antes comience, mejor. Cuanto más tiempo tengas cualquiera de estas afecciones, mayor será la probabilidad de que termines con complicaciones de salud.

El objetivo principal es no avanzar hasta el punto de tener diabetes tipo 2. Los tratamientos son principalmente perder peso y hacer ejercicio o ciertos medicamentos.

Perder peso

Si tienes sobrepeso, perder solo del 5 al 7 por ciento de tu peso corporal puede reducir tu riesgo de diabetes tipo 2. Esto ayudará a elevar la presión arterial y los niveles de colesterol a niveles saludables, y lo más importante, algunas personas con pérdida de peso volverán a tener un nivel normal de azúcar en la sangre.

Existe un debate sobre si realmente puedes «revertir» la prediabetes o incluso la diabetes tipo 2, pero con los cambios de estilo de vida adecuados, se puede prevenir o retrasar indefinidamente la progresión.

Cambia tu dieta

La mejor manera de perder peso es a través de la dieta y el ejercicio, cada uno de los cuales aporta sus propios beneficios.

Cuando se trata de dieta, no hay una forma correcta de comer si tienes prediabetes. Sin embargo, un lugar para comenzar es el momento de tus comidas.

Comienza reduciendo las porciones de alimentos que estás comiendo al mismo tiempo. En lugar de comer la mayoría de tus alimentos durante algunas horas en la noche, extiende esas opciones más para que el cuerpo no tenga que procesar todo al mismo tiempo.
También puedes disminuir el tamaño de las porciones gradualmente, beber agua en lugar de bebidas azucaradas y optar por fruta entera en lugar de jugo de fruta.

Las verduras verdes son una excelente manera de sentirse lleno sin aumentar el azúcar en la sangre, y se recomienda comer más granos enteros, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasa. Los alimentos a evitar incluyen los procesados, fritos y azucarados.

Hacer más ejercicio

No importa cuál sea tu peso, es importante hacer más actividad física. Hemos realizado una actividad regular fuera de nuestra vida diaria. Como humanos, necesitamos movernos y mantenernos activos para mantener los procesos dentro del cuerpo funcionando adecuadamente.

Obteniendo apoyo

La investigación muestra que las personas que reciben apoyo tienen más probabilidades de lograr sus objetivos. De hecho, aquellos con prediabetes que implementaron cambios alentados por el Programa Nacional de Prevención de Diabetes (DPP), que incluye un componente de apoyo, redujeron su riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 hasta en un 58 por ciento.

Tomar medicación

Existe cierta controversia sobre si los medicamentos pueden o no ayudar a las personas con prediabetes. Sin embargo, en un estudio realizado como parte del Estudio de Resultados DPP, el medicamento metformina redujo el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 31 por ciento. Pregúntale a tu médico si la medicación podría ser adecuada para ti.