Por muy concienciados que estemos con llevar a cabo una dieta equilibrada, siempre existen momentos de flaqueza. Gracias a ellos, podemos demostrarnos nuestra propia fortaleza y mejorar la fuerza de voluntad. Si las cosas fueran fáciles, no serían tan satisfactorias. Hoy te exponemos algunos pensamientos para controlar tu ansiedad y hambre voraz.

Una alimentación saludable y ordenada, es uno de los pilares fundamentales para una buena salud y para el logro de nuestros objetivos físicos específicos. Junto a la práctica regular de alguna actividad física que nos resulte motivadora, y un descanso efectivo, es la base de una buena calidad de vida.

El pensamiento, puede determinar el éxito de cualquier de nuestros objetivos en la vida. Y, en el caso de la dieta, ocurre igual. Hay ocasiones en las que nos sentimos muy fuertes y motivados y, sin embargo, los pensamientos nos pueden empujar a tirar la toalla. Pero no hay que alarmarse cuando esto ocurre. De la misma forma que los pensamientos negativos pueden hacernos fracasar, y aprender, los positivos pueden llevarnos a las victorias más grandes y merecidas. Y es por ello que disponer de una serie de pensamientos, en forma de mantras, puede hacernos calmar la ansiedad en el momento en el que acecha. Cuando ésta aparece, se nubla nuestra fuerza de voluntad y parece no importarnos aquello por lo que estábamos luchando. De este modo acabamos comiendo, consecuencia de una falsa hambre voraz.

Si sientes ansiedad por la comida, lo primero que tienes que hacer, es reflexionar acerca de aquello que te está manteniendo nervioso y ansioso. Sea cual sea tu preocupación, y en cualquier ámbito de la vida, podría estar ocasionándote este comportamiento compulsivo con la comida. Si no eres capaz de identificarlo, siempre puedes pedir ayuda profesional.

Pensamientos para controlar la ansiedad y el hambre

Una vez hayas aprendido a diferenciar entre el hambre real y la ansiedad por la comida, debes hacerte fuerte, ser consciente de ello y tomar los siguientes pensamientos como un arma poderosa.

  • “Tengo que controlar la ansiedad porque soy capaz de hacerlo”
  • “Si aguanto unos minutos, y soy capaz de relajarme, la necesidad de comer se habrá esfumado”
  • “Voy a vencer la batalla y controlar la ansiedad por la comida, porque sé identificarla
  • “Estoy cada vez más cerca de cumplir mi objetivo porque mi fuerza de voluntad es muy poderosa
  • “No voy a echar por la borda todo lo conseguido hasta ahora, porque sé controlarme
  • “Cada día lo estoy haciendo mejor con respecto a mi dieta, por lo que debo controlar mis impulsos”

Cuando sientas una necesidad repentina por acudir a la nevera o a la despensa, párate, respira profundamente, cierra los ojos y relájate antes de atacar la comida. Elige cualquiera de estos mantras, u otro creado por ti, y repítelo lentamente para que tu mente sepa que mandas tú y que eres capaz de controlarte.