No te agobies, comer fuera de casa no debe suponerte un infierno ni el fin del mundo. Al igual que tampoco debe ser una “escapatoria” para pecar aprovechando que no tenemos más remedio. De forma ocasional puedes permitírtelo, pero si sueles comer fuera por trabajo o porque tu jornada así lo requiere, lo ideal es que optes por las opciones más saludables de los restaurantes. En esta ocasión, te ayudamos a elegir qué podría comer en VIPS sin pasar hambre ni tener remordimientos.

¿Qué pedir para beber?

Olvídate de pedir refrescos sin azúcar o light, si apuestas por una opción saludable, lo recomendable es pedir agua. Comer fuera de casa no implica excedernos en todas las opciones; si en casa no tomas bebidas con alcohol o gaseosas, ¿por qué has de hacerlo fuera?

Entrantes, ¿sí o no?

No son necesarios si habitualmente no sueles comerlos, pero en caso de tener mucha hambre apuesta por ensaladas. Recuerda que la mayoría de las ensaladas vienen con salsas cargadas de azúcares y calorías, así que pide aliño de aceite de oliva y sal y comenta que la quieres sin salsas.

Una opción bastante saludable es la ensalada Toscana, pero sin bacon. Puedes pedir que en su lugar le echen extra de pollo a la plancha.

Plato principal

VIPS ofrece una amplia carta de platos para todos los gustos (¡y estómagos!). Sabemos que puede ser tu debilidad una hamburguesa, las costillas o los tacos mexicanos, pero existen platos mucho más saludables como este.

El salteado de pollo oriental contiene una salsa agridulce que deberíamos pedir que nos la pusieran aparte o sin ella, directamente. Es, sin duda, uno de los platos más sanos de su carta.

Además, en su carta contienen una sección llamada Good For You, con platos basados en la dieta mediterránea que también pueden ser una excelente variante.

En este vídeo encuentras la información sobre los gustos de Vikika y Javier cuando van a cenar al VIPS.