¿Qué es el ojo dominante?
Sofía Pacheco

Podríamos decir en una sola línea qué es el ojo dominante, pero no se queda solo en su definición, sino que hay bastante información interesante. De hecho, hay una prueba bastante rápida con la que podemos averiguar cuál de nuestros dos ojos es el dominante. No se trata de nada malo, ni tiene que significar un problema neurológico ni algo que afecte al nervio óptico, simplemente es una curiosidad y todos la tenemos.

Del mismo modo que desarrollamos más habilidades con una mano o un pie en concreto, lo mismo sucede con los ojos. Vamos a desmigajar todas las curiosidades sobre el ojo dominante, desde su definición completa hasta por qué sucede, cómo saber qué ojo es el dominante, y qué podemos hacer ahora que sabemos esta información.

El ojo dominante no es sinónimo de problemas de salud oculares graves, suele estar relacionado con la mano dominante, es decir, con ser diestro, zurdo o ambidiestro. Simplemente son curiosidades que todos tenemos, aunque puede haber alguien que tenga los dos ojos dominantes o ninguno de los dos, pero ambos casos son muy poco frecuentes.

Si practicamos deporte, trabajamos a cierta distancia como puede ser en un laboratorio, si jugamos a las dianas o queremos mejorar nuestros reflejos y la puntería en general, conocer este dato es de vital importancia, ya que nos va a facilitar muchas acciones que hasta hoy las estábamos haciendo bien y ahora podemos hacerlas de 10.

¿En qué consiste el ojo dominante?

Suena a algo extraño como sacado de una película de ciencia ficción, pero de verdad que no es nada extraño, y si nos queremos quedar más tranquilos y a gusto, podemos visitar a un oftalmólogo. Ellos nos podrán evaluar y diagnosticar mucho mejor y, además, darnos consejos para mejorar nuestra agudeza visual, reacción, amplitud del campo visual, etc.

Al ojo dominante también se le conoce como ojo director y suele ser el que tiene mayor agudeza visual y es capaz de controlar la profundidad, cosa que entenderemos en las pruebas cuando intentemos averiguar cuál de nuestros 2 ojos es el dominante.

Tal y como hemos avanzado antes, el ojo dominante suele estar relacionado con la mano dominante, es decir con ser diestro o zurdo, pero puede haber excepciones, ya que realmente es directamente proporcional al ojo con mayor agudeza visual.

Hay varios tipos de dominancia u ojo director. A través de un test básico podemos averiguar qué ojo tiene mejor campo visual, enfoque, detecta mejor la profundidad, etc. Se les conoce como test de dominancia motora y dominancia sensorial. En el caso de la motora, nos proporciona información sobre qué ojo tiene mejor enfoque y campo visual (es decir aquel que ve las cosas más rápido). Mientras que el test de dominancia sensorial nos dirá cuál de los 2 ojos ve mejor las cosas.

Lo más normal es que ambos ojos coincidan, de ahí que se considere la definición de ojo dominante al derecho o al izquierdo, pero también puede haber quien tenga capacidad motora en uno y sensorial en otro o solo motora o solo sensorial, o ninguna de las dos.

Una mujer comprobando su ojo dominante

¿Cuál es nuestro ojo dominante?

Existen diferentes test y pruebas para averiguar cuál de nuestros dos ojos es el dominante. Podemos ir a un especialista y decirle que queremos conocer este dato para ser capaces de mejorar en el deporte, trabajo o actividades de ocio. O, por el contrario, podemos realizar un test básico y sencillo, y que parece una especie de juego que podemos incluso hacerlo con nuestros hijos, amigos, pareja, familiares, y así pasar más tiempo juntos y aprender cosas nuevas.

  • Extendemos nuestros brazos y con las manos creamos un triángulo frente a nuestros ojos dejando enfocado en el centro un objeto, a poder ser pequeño.
  • Cuando el objeto esté centrado y lo estemos visualizando bien, vamos cerrando un ojo y después el otro.
  • Es importante no desviar la cara, ni los brazos, ni las manos, ni nada de nada. Tenemos que intentar que todo siga la misma guía, o la prueba será inválida.
  • Si, por ejemplo, cerramos el ojo izquierdo y el objeto sigue centrado, eso quiere decir que nuestro ojo dominante es el derecho.

La prueba también se puede hacer usando el pulgar, dedo índice, un boli, o intentando tocar el extremo de un objeto que esta frente a nosotros mientras vamos alternando los guiños. En ningún momento debemos mover el objeto, ni ladear la cabeza, ni cambiar la altura, ni nada que perturbe la prueba. Hay que ser honestos, y si a raíz de este juego detectamos algún tipo de anomalía, lo mejor es consultar con un especialista.

También hay pruebas sensoriales, pruebas para comprobar el enfoque, la dominancia motora, etc. Estas pruebas se realizan en pacientes que padecen cierto desequilibro o que les cuesta un poco agarrar algo de forma directa.

¿Para qué sirve?

Puede que ahora nos estemos preguntando que para qué sirve conocer nuestro ojo dominante, y bien, es bastante más útil de lo que muchos pueden llegar a pensar. Por ejemplo, la expresión de «donde pongo el ojo pongo la bala», nos viene perfecta y es que gran parte de la puntería y los reflejos vienen dados gracias a la claridad con la que nuestros ojos ven y detectan los movimientos, al campo visual, a la velocidad con la que reaccionan, etc.

Es por esto por lo que conocer cuál de nuestros dos ojos es el dominante nos ayudará a mejorar en deporte, dibujo, puntería, espacios, distancias visuales, fotografía, telescopio, microscopio, lanzamiento, uso de armas, etc.

Saber con qué ojo enfocamos perfectamente nos va a ayudar en nuestro día a día, tal y como vemos, ya que, al no haber desplazamiento del campo visual, el enfoque es más exacto y podremos ver mejor a través de un microscopio o un telescopio y trabajar con mayor exactitud, podremos detectar mejor los cambios de perspectiva en un cuadro o una obra de arte, enfocaremos mejor cuando estemos echando fotos, nuestra puntería será mucho mejor en baloncesto, futbol, dianas, etc.

¡Sé el primero en comentar!