Cuando pensamos en gastar calorías, lo primero que se nos viene a la mente es que tenemos que hacer deporte. Realmente, vivir nos hace quemar calorías y gastar energía por todos los procesos que realiza nuestro cuerpo. Cuando nos excedemos con la ingesta de calorías, nuestro cuerpo lo almacena para el futuro; mientras que cuando queremos adelgazar, nos preocupamos por quemar más calorías de las que consumimos (por eso es vital el deporte).

No solamente podemos aumentar el gasto calórico con ejercicio físico, sino que también podemos hacerlo con NEAT. Esta palabra anglosajona significa termogénesis no asociada al ejercicio (non-exercise-associated thermogenesis), y se refiere a todas las acciones cotidianas que pueden hacernos gastar energía.

¿Qué es la termogénesis?

Para entender en qué consiste este proceso, podríamos resumirlo en que sucede cuando nuestro cuerpo procesa la grasa para trasformarla en energía. Digamos que el NEAT es la energía que se gasta cuando realizamos cualquier actividad física como subir escaleras o andar. De este proceso tenemos que excluir acciones como comer, dormir o hacer deporte.
El problema es que nuestro gasto calórico por termogénesis se ha visto reducido por los hábitos de vida sedentarios y el avance de la tecnología.

 

Por ejemplo, una persona que trabaja en un almacén descargando cajas tendrá un mayor NEAT, por lo que no tendrá que realizar demasiado ejercicio físico si quiere quemar más calorías. Sin embargo, una persona que trabaje sentada en una oficina tendrá un NEAT casi inexistente, así que tendrá que aumentar su ejercicio físico para mantener una vida activa y saludable.

¿Cómo puedes aumentar tu NEAT de forma sencilla?

No se trata de perder peso sin realizar deporte, sino de mantener un estilo de vida activo que favorezca a esa pérdida. Te damos algunos trucos:

  • Sube y baja las escaleras. Olvídate del ascensor o de ir parado en las escaleras mecánicas. En caso de tener prisa y pensar que de forma mecánica llegarás antes que subiendo a pie, te proponemos que subas los escalones de las automáticas para llegar mucho antes y ser activo.
  • Haz las tareas domésticas a menudo. Sabemos que da pereza tener que fregar los platos, limpiar el polvo o hacer la cama. Si vives en un piso compartido o con tu familia, propónles intercambiar limpieza o algo que tú desees. Así te estarán ayudando a aumentar tu NEAT sin que lo sepan.
  • Saca a tu mascota o juega con niños. Tanto los niños como los animales son seres con una energía inagotable. Dedicar tiempo a estar con ellos también te ayudará a quemar calorías sin darte cuenta.
  • Intenta andar 10.000 pasos diarios. No es tan difícil como parece si evitas coger el coche, la bicicleta o el transporte público para ir a los sitios.