¿Por qué despertamos con la nariz tapada?

La nariz tapada al despertar no es divertido. Son especialmente molestas a primera hora de la mañana, cuando la mucosidad y la congestión pueden agotar la energía. Pero, ¿por qué sucede si no estamos enfermos?

Este problema suele tener su causa en un resfriado u otra infección viral que, por lo general, desaparece por sí sola en una semana. Pero hay muchas otras cosas que pueden inflamar e irritar los tejidos nasales, dejándonos con la nariz tapada por la mañana.

Causas

A continuación desvelamos las razones más comunes por las que podríamos despertar con la nariz tapada, y que no tienen nada que ver con un resfriado. Además, los consejos de los expertos pueden ayudar a hacernos respirar un poco más tranquilos.

Infección de los senos paranasales

Muchas personas despiertan con congestión matutina junto con dolor o sensibilidad facial, mocos espesos de color verde o amarillo y mal aliento. Si es nuestro caso, lo más probable es que sea una infección sinusal. Estas infecciones, se suelen desarrollar a partir de un resfriado común o alergias, ocurren cuando bacterias, virus u hongos irritan los senos paranasales, lo que hace que se hinchen y se bloqueen.

La mayoría de las infecciones de los senos paranasales desaparecerán por sí solas en siete o diez días. Mientras tanto, podemos encontrar alivio con remedios naturales para las infecciones de los senos nasales, como un enjuague nasal con solución salina. Aunque no curemos el problema, ayuda a eliminar los irritantes dentro de la nariz o los senos paranasales, evitando la acumulación que puede exacerbar los síntomas.

Pero si aún tenemos síntomas después de una semana o dos, se aconseja acudir a un médico. Es posible que tengamos una infección sinusal bacteriana que deba tratarse con antibióticos.

Alergias o irritantes ambientales

No es ningún secreto que los alérgenos estacionales como el polen o la hierba pueden hacer que sintamos la nariz tapada por la mañana. Pero si el dormitorio alberga irritantes ambientales, es posible que también nos despertemos congestionados.

Los ácaros del polvo, el pelo de las mascotas, las cucarachas y el moho son algunos de los culpables más comunes, pero para algunas personas, el humo del cigarrillo, los olores fuertes (perfumes o ambientadores), los productos de limpieza y la contaminación del aire también pueden plantear problemas.

Si sabemos que los alérgenos estacionales son el problema, debemos tomarnos en serio el control de las alergias. Si sospechamos que un irritante ambiental como el polvo es el culpable, mejorar la calidad del aire interior al deshacerse del culpable debería resolver el problema de congestión. Por ejemplo, podemos minimizar la exposición al polvo o a la caspa de las mascotas cubriendo la ropa de cama con fundas selladas, eliminando las telas que tienden a acumular partículas de polvo (como los faldones de cama) y manteniendo a las mascotas fuera de la habitación.

Aire interior seco

Las condiciones desérticas dentro de casa durante el invierno no afectan a la piel. También pueden provocar la nariz tapada por la mañana. El aire con poca humedad hará que nuestros cuerpos aumenten la producción de mucosidad para compensar el aire seco que ingresa a nuestros pulmones. Esta mucosidad puede provocar congestión.

Para arreglarlo, podemos usar un humidificador en el dormitorio para marcar la diferencia. Entre el 40 y el 50% de humedad se considera ideal. Ayudará a mantener hidratado el revestimiento nasal y evitará la congestión causada por el exceso de producción de mucosidad.

Fumar

El humo es un irritante ambiental que puede causar inflamación crónica de las vías respiratorias y disminuir la capacidad de la nariz para eliminar la mucosidad. Así que si encendemos cigarrillos habitualmente, podría ser la fuente de tu congestión matutina.

Dejar de fumar resolverá el problema y, lo que es más importante, reducirá el riesgo de problemas graves como enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón y enfermedades pulmonares. No es fácil, por supuesto, pero estos remedios pueden ayudar.

niña con la nariz tapada

Reflujo ácido

El reflujo ácido no solo irrita la garganta, sino que también puede tapar la nariz. Aunque se desconoce el mecanismo exacto, se supone que los jugos estomacales, cuando están presentes en la garganta, provocan un aumento de la inflamación tanto de la nariz como de la garganta. Esto puede manifestarse como congestión nasal, tos seca o carraspeo frecuente.

Y debido a que el reflujo y los síntomas como la acidez estomacal tienden a ser peores por la noche, cuando estamos acostados, es posible que notemos más la congestión cuando despertamos por la mañana.

Podemos evitar los alimentos que desencadenan el reflujo, evitar comer al menos tres horas antes de dormir y elevar la cabecera de la cama para que no estemos acostados cuando dormimos. Esto puede ayudar a frenar la acidez estomacal y aliviar los síntomas relacionados, como la congestión.

Dormir boca arriba

Si despertamos congestionados sin ningún otro síntoma y estamos luchando por identificar una causa, la posición para dormir podría ser la culpable. Cuando dormimos boca arriba, fluye más sangre hacia la cabeza y la nariz. Esto hace que el revestimiento nasal se llene de más sangre de lo habitual y puede provocar una obstrucción nasal.

Acostarse boca arriba también puede empeorar otras causas de congestión, como el reflujo ácido. La solución más simple, como podemos suponer, implica hacer un cambio de posición. Para reducir el exceso de flujo de sangre a la cabeza y la nariz, trataremos de dormir apoyado con una o dos almohadas adicionales.

Tabique desviado

A veces, la congestión puede ser el resultado de un problema estructural en la nariz que provoca un bloqueo físico. El problema anatómico más común es un tabique desviado, que es cuando el cartílago que separa las dos fosas nasales se empuja hacia un lado o hacia el otro.

Los tabiques desviados son comunes y, a menudo, pasan desapercibidos. Muchas personas nacen con ellos, pero también pueden ser el resultado de una lesión nasal. Además de causar potencialmente congestión, en algunos casos, pueden provocar dolores de cabeza frecuentes o dolor facial, respiración ruidosa, hemorragias nasales o ronquidos.

Si creemos tener el tabique desviado, acudiremos al médico, quien puede derivarnos a un otorrinolaringólogo. Son causas poco comunes de congestión nasal crónica, pero deben descartarse cuando la congestión es persistente o está asociada con otros síntomas preocupantes.

mujer con nariz atascada al despertar

Descongestionantes nasales

Ciertos aerosoles descongestionantes nasales pueden aliviar rápidamente la congestión, pero cuando se usan durante más de unos pocos días seguidos, en realidad pueden desencadenar una inflamación nasal que puede provocar una congestión de rebote.

Limitar estos aerosoles a un uso ocasional puede evitar que ocurra una congestión de rebote. Si necesitamos usar un descongestionante regularmente, como para controlar las alergias estacionales, usaremos un aerosol nasal de corticosteroides. No causará congestión de rebote, y en realidad se vuelve más potente cuando se usa todos los días.

Aunque los aerosoles nasales con corticosteroides generalmente son seguros, pueden causar una incómoda sequedad nasal. La solución salina se puede usar antes del aerosol de esteroides para mantener húmedas las cavidades nasales.

Embarazo

Alrededor de 1 de cada 5 mujeres embarazadas experimentará una congestión nasal crónica que no es causada por una infección o alergias. Se cree que las hormonas del embarazo son las culpables, pero fumar o tener sensibilidad al polvo parecen hacer que el problema sea más probable.

Las mujeres embarazadas pueden usar aerosoles nasales con corticosteroides de manera segura. Pero si preferimos evitar los medicamentos, hay muchas otras opciones: usar un humidificador, hacer enjuagues nasales con solución salina, elevar la cabeza mientras dormimos e incluso hacer ejercicio regularmente pueden ayudar.

Prevención

Alguien que experimente la nariz tapada debido a alérgenos o irritantes debe tratar de evitar los desencadenantes, que pueden incluir el polvo o el humo del tabaco. Las personas que toman medicamentos que causan congestión nasal deben hablar con un médico antes de suspender cualquier medicamento o usar cualquier remedio recetado o de venta libre.

La gente también puede probar a usar otras técnicas efectivas y comprobadas por la ciencia como:

  • Usar un humidificador si el aire está seco
  • Lavarse las manos regularmente y minuciosamente para reducir la posibilidad de contraer infecciones virales o bacterianas
  • Usar enjuagues nasales
¡Sé el primero en comentar!