Método pomodoro: la técnica para mejorar la productividad

Es bastante probable que hallamos oído hablar sobre el método pomodoro, y no, no es comer pizza hasta cansarnos. Se trata de un sistema que nos ayuda a concentrarnos y a trabajar o estudiar poniendo toda la atención en una sola tarea. Parece fácil, pero tiene una técnica muy concreta que vamos a explicar poco a poco en este texto.

En la actualidad es complicado estar muy concentrados por la cantidad de estímulos que tenemos a nuestro alrededor, desde el móvil, el correo, los coches de la calle, el mensajero que llama a la puerta, esa llamada que llevamos 2 días retrasando, el chat con los compañeros de trabajo, las ideas que se nos ocurren, nuestro perro o gato que empieza a reclamar atención, etc.

Es complicado centrarse en una sola cosa y no solo es eso, sino lograr hacerlo bien y rápido para pasar a otra. Al final vamos dando saltos de una tarea a otra sin terminar nada al 100% y procrastinando cada pocos minutos. Al final de la jornada vemos que podríamos haber sido más productivos si no hubiésemos perdido tanto tiempo y lo que hacemos en 6 u 8 horas podríamos haberlo hecho en 4 o 5.

Y de productividad va la cosa, ya que el método pomodoro quiere sacar a relucir todo nuestro potencial y hacernos trabajadores y estudiantes productivos para poder lograr todos nuestros objetivos en poco tiempo.

¿Qué es la técnica pomodoro?

Se trata de un método para favorecer la productividad estudiando o trabajando. La inventó Francesco Cirillo durante sus años en la universidad.

El joven no se daba cuenta, pero se distraía con mucha facilidad y no usaba su tiempo de forma eficiente haciendo tardar dos veces más de lo normal. Es por esto por lo que ideó este método que lo obligó y ayudó a mejorar su productividad.

Francisco cogió un temporizador de cocina con forma de tomate. En un principio empezó con intervalos de 10 minutos e intentaba trabajar 100% concentrado durante ese tiempo. Su nombre se debe al reloj de cocina que utilizó, ya que tenía forma de tomate. En italiano pomodoro significa tomate.

Tras varios intentos vio que le funcionaba, así que fue aumentando los intervalos y fue perfeccionado su técnica incluyendo descansos. Al ver que le funcionó lo comentó con amigos y familiares. A día de hoy es una técnica de estudio muy utilizada, sobre todo para las oposiciones.

Es un método que puede usarse a todas las edades y suele ayudar mucho a los niños a concentrarse y centrarse en una sola tarea hasta finalizarla, ya que a muchos niños les cuesta concentrarse cuando son pequeños y empiezan con sus primeros exámenes y demás.

Un cronómetro para el método pomodoro

¿Cómo funciona pomodoro?

Como hay hemos explicado se trata de hacer una serie de intervalos de tiempo para trabajar súper concentrados eliminado todas las distracciones y, tras varios intervalos de productividad, meter alguno de descanso. Vamos a explicar el paso a paso para que podamos ponerlo en marcha hoy mismo.

  • Lo primero, no es obligatorio, ya que depende de nuestras responsabilidades, de lo que estemos estudiando, del tipo de trabajo, etc. Pero lo primero suele ser hacer una lista con las tareas que tenemos pendientes.
  • Después necesitamos un cronómetro o temporizador para marcar los bloques.
  • Cada bloque de productividad ha de ser de entre 20 y 30 minutos.
  • Al finalizar, podemos descansar entre 5 y 10 minutos.
  • Cada 4 bloques de concentración hacer un descanso de entre 20 y 30 minutos.

No tenemos por qué agobiarnos, si tenemos una tarea muy larga, no tenemos por qué hacerla en un solo pomodoro, sino que la podemos hacer en varios. Tampoco hay que forzarse a estar 20 minutos concentrados, puede que hoy nos sea difícil, así que podemos bajar la exigencia e ir reeducando nuestra capacidad de concentración. De tal forma que dentro de 15 días podamos estar 30 minutos sin levantar la cabeza de la tarea que tenemos pendiente.

Beneficios de pomodoro

Vamos a destacar algunos de sus principales beneficios, pero como veremos en el apartado siguiente, no es un método apto para todos, ya que cada uno tenemos nuestra forma de proceder. Además, dependerá mucho del tipo de trabajo que tengamos. El método pomodoro es muy útil para el teletrabajo, sobre todo si nuestras tareas y obligaciones son estables, aunque también se puede extrapolar a otros ámbitos como la limpieza de la casa, por ejemplo.

Incrementa la productividad

Este método es realmente bueno si buscamos ser más productivos y eficientes, es decir, hacer lo mismo que tenemos que hacer, pero en menos tiempo del habitual. Estamos rodeados de distracciones, si logramos alcanzar el clímax de este método, lograremos ser más rápido y autónomos que antes.

No sirve para todos los trabajos, pero podemos adaptarlo a las necesidades, la cuestión es sacar lo mejor de nosotros mismos, mejorar la concentración y trabajar o estudiar de manera consciente y directa. Tampoco hay que agobiarse si vemos que nos funciona esta técnica, solo diremos que hay que esforzarse un poco al principio y después va todo rodado.

Disminuye la fatiga mental

Al trabajar por intervalos y haciendo breves descansos se reduce la fatiga mental. Asimismo, se reducen los dolores de espalda, hombros, muñecas, etc. En esos breves descanso de 5 o 10 minutos podemos ir al baño, contestar mensajes o llamadas, leer un correo, estirar las piernas, hacer sentadillas o flexiones, fregar algún plato, dar de comer al perro, etc.

Además, se aumenta la motivación al ver que poco a poco estamos logrando completar todas las tareas que tenemos en el día. En lugar de ponernos a darle vueltas y a pensar en qué hacer ahora y qué hacer después y decir «esto no me gusta», «no sé por dónde empezar», «estoy agobiado», etc. este método nos libra de toda esa presión y nos hace empezar dando siempre el 100%.

Una mujer haciendo el método pomodoro

Ayuda a controlar las distracciones y el tiempo

La gran mayoría de las veces perdemos el tiempo con tonterías, que si la gente en la calle, el gato, un anuncio, la música, el móvil, etc. Sin embargo, cuando interiorizamos este método nos hacemos conscientes de la cantidad de tiempo que se va volando y no vuelve, ya que hacemos las m ismas tareas que antes, pero en la mitad de tiempo.

Con esta técnica conseguimos aprovechar mejor el tiempo y ser más eficaces, de esta forma podemos organizarnos mejor porque sabemos que lo cumpliremos e iremos tachando tareas y recados de la lista.

¿Sirve para todo el mundo?

La respuesta es no, y es que cada uno tiene sus métodos para lograr dar el 100%, partiendo de la base de que cada día en el trabajo o en clases es diferente, por lo que hoy nos puede servir el método pomodoro y mañana igual necesitamos más descansos porque estamos muy agobiados con algo.

No tenemos que cerrarnos a una técnica. De hecho, como recomendación personal, si hemos probado varios métodos y no logramos concentrarnos ni ser todo lo productivos que tenemos que ser, es conveniente consultar con un psicólogo, ya que puede tratarse de estrés o ansiedad y no nos estamos dando cuenta.

La ansiedad se manifiesta de mil formas diferentes y la desconcentración es una de ellas, por lo que poner en orden nuestra cabeza, puede ayudarnos mucho en nuestro día a día, para estudiar y trabajar al 100% aprovechando el tiempo.

En la concentración hay varios factores desde la alimentación, al ejercicio físico, la salud, los estímulos que nos rodean, los miedos, la satisfacción, los cambios, todo puede afectar a nuestra capacidad para concentrarnos y ser productivos.

¡Sé el primero en comentar!