En la sociedad actual, llevamos un ritmo de vida acelerado, siendo el estrés y la ansiedad parte del día a día. Esto ocasiona malos hábitos en todos los aspectos de la vida, incluyendo la hora de comer.

Concéntrate en comer.

Como hemos dicho anteriormente, un ritmo de vida acelerado ocasiona malos hábitos a la hora de comer. Uno de estos malos hábitos es no prestar atención a la comida.

Generalmente, la gran cantidad de tareas que tenemos que realizar a lo largo del día, así como el uso de redes sociales, ocasiona que, a la hora de comer, estemos realizando varias tareas de forma simultánea. Esto, es un error, ya que realmente no estamos centrándonos en comer. Cuando estamos realizando varias tareas de forma simultánea, es bastante difícil atender a la señal del propio cuerpo diciéndonos que estamos llenos. La falta de atención a esta señal ocasionara que comamos demasiado.

A la hora de comer, deja el teléfono de lado, siéntate correctamente en un sitio adecuado y disfruta de la comida. Esto, aplicado a otros aspectos de la vida, nos ayudara a conectar con nosotros mismos y con nuestro alrededor, pudiendo disfrutar mas de las tareas cotidianas.

Come más lento

Una gran parte de la población emplea menos de 20 minutos en comer. Esto es un error, ya que la media de tiempo necesario para que el cuerpo pueda reaccionar diciéndonos que esta saciado es de 20 – 30 minutos.

Cuando comemos tan rápido,  no le damos tiempo al cuerpo a mandarnos esta señal de saciedad, lo más probable es que sigamos comiendo hasta acabar con toda la comida de la mesa.

Sírvete tu comida, siéntate y come tranquilamente, masticando lo suficiente.

No trates la comida como un refugio sentimental

Cuando estás en un estado de nerviosismo, comes un snack. Cuando te hiere o te lastima alguna persona por la que sientes afección, comes para evadirte.

Esta forma de pensar puede desencadenar graves trastornos alimenticios entre otros problemas.

La comida es un placer. Esto es cierto, sin embargo, utilizar este placer para evadirnos de problemas sentimentales es un error.

Cuida los detalles

El estado de ansiedad y estrés mencionado anteriormente ocasiona que cada vez dediquemos menos tiempo a nuestras comidas.

Preparar las comidas de una forma apropiada puede tener beneficios psicológicos a la hora de comer. Por el contrario, comer cualquier cosa de cualquier forma, potenciará esta ansiedad y agobio.

No hace falta emplear un tiempo excesivo para la preparación de las comidas, pero, tampoco comamos de cualquier forma. Encuentra el punto medio.