La variabilidad de la frecuencia cardíaca muestra los cambios en el ritmo cardíaco, sobre todo los espacios entre los latidos del corazón. Puedes pensar que esto ocurre de forma inconsciente e incontrolable, pero tu cerebro y la meditación tienen un gran poder sobre tus latidos.

¿Qué es la variabilidad del ritmo cardíaco?

Frank Partnoy, un profesor de Derecho de la Universidad de San Diego y autor del libro Wait: The Art and Science of Delay, explicó cómo ocurre el control del corazón a través del cerebro:

Una de las cosas más sorprendentes que encontré en mi investigación fue que nuestra toma de decisiones no solo ocurre en nuestro cerebro, sino que ocurre en el tallo de nuestro cerebro y en algo llamado nervio vago, el décimo nervio craneal. Desde nuestro tronco encefálico, corazón y los diversos órganos del cuerpo, pueden variar nuestra frecuencia cardíaca.”

¿Por qué es importante la frecuencia cardíaca y su variabilidad?

Los científicos de la salud mental relacionan continuamente la capacidad de cambiar la frecuencia cardíaca con niveles bajos de estrés y ansiedad; además de encontrar beneficios como el control del asma, reducir el autismo y mejorar aflicciones mentales causadas por un trauma. Frank Partnoy explicó que: “todo esto es muy preliminar y los científicos están luchando para resolverlo, pero algunas personas creen que una gran cantidad de problemas mentales que tenemos surgen de estas variaciones de un milisegundo en nuestros corazones“.

¿Qué relación existe entre la meditación y la frecuencia cardíaca?

Las personas que realizan meditación de forma avanzada han demostrado su capacidad para controlar el ritmo cardíaco con un solo pensamiento. Se piensa que meditar es algo simple, pero realmente estabilidad necesita mucha práctica y mejorar a lo largo del tiempo. Por suerte, es algo que podemos realizar todos los días para tener cualquier beneficio, y en este caso para controlar el ritmo cardíaco y prestar atención a los latidos de tu corazón.

Para meditar durante 3 minutos tan solo tendrás que:

  • Sentarte cómodamente
  • Encuentra tu pulso (en el cuello o en la muñeca) y préstale atención
  • Pon el cronómetro durante 3 minutos
  • Siéntate y cuenta tu pulso. Intenta contar cada latido durante los 3 minutos completos
  • Escribe el resultado

Este tipo de meditación tiene varios resultados beneficiosos. En primer lugar, estaremos trabajando la atención, ya que necesitamos contar exactamente cada latido del corazón. El corazón late unas 60-100 veces por minuto en una persona sana; conforme cuentes cada latido, es posible que se disminuye la frecuencia cardíaca mediante la respiración y la consciencia.

Cuando durante el día nos vemos algún pico en el ritmo cardíaco debido a un nivel de estrés alto, seremos capaces de practicar la meditación y controlarlo. Es importante que sepas cómo responde tu corazón y cómo controlarlo; ten en cuenta que tu cerebro es el que envía la información, así que la meditación te ayudará a luchar contra el estrés y por ende controlarás tus pulsaciones.