¿Locos por el chicle? En 2019, casi de 165 millones de estadounidenses tomaron chicle, ¡una barbaridad!. Aunque podemos clasificar la goma de mascar como un dulce, en realidad tiene algunos beneficios para los dientes y tu salud en general. Hoy nos adentramos en la parte positiva de esta gominola, pero sin dejar de lado algunos de sus inconvenientes.

Los beneficios del chicle para la salud

Desde reducir el mal aliento hasta blanquear suavemente los dientes, la goma de mascar está relacionada con la mejora de tu sonrisa de muchas maneras.

Reducción de la caries dental

Lo creas o no, el chicle puede ayudar a frenar las caries. Pero el poder para combatir las caries de las encías se basa en gran medida en el tipo que elijas. Opte siempre por variedades sin azúcar que contengan xilitol. Este polialcohol puede dificultar el trabajo de algunas de las bacterias responsables de la caries dental. Se ha demostrado que inhibe la actividad de Streptococcus mutans [un tipo de bacteria que descompone los dientes] al retrasar su capacidad de adherirse al diente, deteniendo así el proceso de promoción de la caries.

Además, masticar chicle sin azúcar ayuda a estimular la producción de saliva. Piensa en la saliva como la mejor defensa natural de tu boca. La boca alberga más de 700 especies diferentes de bacterias conocidas como microbioma oral. Estas bacterias utilizan los alimentos que comes como combustible y, en el proceso, producen productos de desecho ácidos.

La saliva no solo elimina los restos de comida de los dientes, sino que también neutraliza los ácidos dañinos de la placa, que pueden causar caries. Un estudio, publicado en el Journal of Applied Oral Science, encontró los mismos resultados: masticar chicle sin azúcar después de las comidas está relacionado con la prevención de la caries dental.

Además, si masticas goma de mascar sin azúcar con xilitol de manera habitual, incluso puedes cambiar el tipo de bacteria en tu microbioma oral, lo que significa que tendrás menos bacterias que causen caries en la boca

Y eso no es todo: la saliva estimulada también produce una mayor concentración de minerales para fortalecer los dientes y proteínas útiles que protegen contra la pérdida de esmalte.

Podría reducir las ansias de un snack excesivo

Hacer estallar un chicle no te ayudará mágicamente a perder algunos kilos, pero puede ayudar a controlar el comer en exceso. Cuando anhelas algo dulce después de una comida, puedes ayudar a eliminar ese deseo masticando chicle en lugar de buscar más comida.

De hecho, mantener la boca ocupada con la goma de mascar puede ser una estrategia útil para ayudarte a controlar los snack del mediodía o las picaduras nocturnas. Un estudio encontró que el acto de masticar afecta a los circuitos de recompensa del cerebro para ayudar a prevenir la alimentación impulsiva y, por lo tanto, el apetito potencialmente aplastante.

Aún así, si comes en exceso debido al estrés o una conexión emocional con la comida, es crucial abordar estos problemas subyacentes básicos, para que el chicle no suponga una tirita sobre el problema real. Si el chicle te ayuda a evitar comer en exceso de vez en cuando, entonces hazlo. Pero si se convierte en una necesidad diaria y constante, debes llegar al meollo del asunto y aprender a desarrollar una relación más saludable con la comida.

Sin mencionar, para algunos, los azúcares artificiales en el chicle pueden incluso exacerbar la necesidad de dulces. Esto se debe a que la goma de mascar engaña a tu cuerpo para que piense que estás comiendo algo azucarado. Pero, cuando no se absorben calorías, tu barriga no está satisfecha y el cuerpo ansía más.

Puede alegrar un poco tu sonrisa

¿Estás preocupado por los dientes amarillos? Aunque el chicle no blanqueará los dientes como un tratamiento de blanqueamiento en una clínica, o incluso tanto como un kit para casa, es posible que veas menos manchas.

Debido al aumento de la saliva, los alimentos que se manchan se limpian más fácilmente de la boca. Además, masticar chicle sin azúcar reduce la adhesión de las bacterias a la superficie del diente, lo que también ayuda a reducir las manchas.

Está ligado a menos estrés

Otro subproducto beneficioso del chicle: el acto de masticar puede ayudar a aliviar el estrés. De hecho, un estudio de enero de 2014, publicado en el Journal of Prosthodontic Research, observó que mascar continuamente durante más de 10 minutos reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y calma efectivamente los nervios.

Está vinculado a los beneficios que estimulan el cerebro

Para algunos, el chicle puede aumentar el estado de alerta y concentración. De hecho, puede reducir la somnolencia, según un estudio de febrero de 2012 publicado en Physiology and Behavior. Los investigadores teorizan que la masticación aumenta la actividad cerebral y, específicamente, el fuerte olor y/o sabor a menta puede despertar ciertas partes de tu cerebro y estimular tus sentidos para mantenerte despierto.

Este impulso de chicle puede ser especialmente útil cuando tu mente se golpea con una depresión del mediodía en la oficina. De hecho, mascar durante la jornada laboral estaba relacionado con una mayor productividad y menos problemas cognitivos para los empleados.

Reduce el mal aliento

Por último, pero no menos importante, el chicle puede eliminar el aliento horrible, también conocido como halitosis. Aunque el mal aliento puede ser el resultado de problemas en la boca, el sistema digestivo, la cavidad sinusal o el sistema respiratorio, a menudo es solo un subproducto de la bacteria en tu microbioma oral.

Estas bacterias digieren los mismos alimentos que comes y, además de los ácidos, también producen desechos en forma de compuestos volátiles de azufre, que conducen al mal aliento.

Asegúrate de deshacerte de esos caramelos de menta para el aliento que contienen azúcar, que en realidad pueden aumentar las bacterias que causan el mal aliento con el tiempo. En cambio, mastica algún chicle sin azúcar con xilitol durante 20 minutos después de una comida. Esto ayudará a eliminar las partículas de alimentos, neutralizar los ácidos e inhibir la multiplicación de los microbios apestosos.

Los inconvenientes que no querías conocer

Odio explotar tu burbuja, pero a pesar de los beneficios que te acabamos de contar, las cosas pegajosas también tienen algunas deficiencias.

Suelen contener azúcar artificial

El hecho de que el chicle sin azúcar contenga pocas o cero calorías no significa que sea saludable. De hecho, masticar chicle para evitar dulces puede sabotear tus objetivos de salud.

Dado que los edulcorantes artificiales son mucho más dulces que el azúcar real, pueden afectar a tus papilas gustativas, aumentando tu umbral de dulzura, e incluso pueden empeorar los antojos de dulces. Básicamente, masticar chicle puede ser contraproducente y conducir a una alimentación menos saludable.

Es por eso que siempre debes leer la lista de ingredientes. No todas las versiones sin azúcar son iguales. Algunos contienen aspartamo, que puede ser peligroso para las personas que tienen un trastorno hereditario llamado fenilcetonuria, o sorbitol, que se ha relacionado con malestar digestivo.

Puede provocar hinchazón

Como diría tu mamá: «no mastiques con la boca abierta». Eso es porque cuando masticas chicle, tragas más aire, lo que puede provocar dolor abdominal, gases y distensión abdominal. Además, los edulcorantes artificiales como el sorbitol y el manitol pueden causar hinchazón y/o diarrea en personas sensibles a ellos.

Comer demasiado puede causar problemas en las articulaciones

La masticación excesiva o agresiva también puede tener efectos secundarios que incluyen dolores de cabeza debido a la pérdida de cartílago en las articulaciones temporomandibulares, las articulaciones y los músculos de la mandíbula que te permiten abrir y cerrar la boca.

De hecho, masticar chicle es una de las formas más comunes de causar esta afección, también llamada disfunción temporomandibular. Una manera fácil de evitar esto es asegurándose de no hacer del chicle un hábito diario y siendo amable con las mandíbulas cuando te metes uno en la boca.