¿Por qué nos mareamos al despertar?

¿Por qué nos mareamos al despertar?

Carol Álvarez

Muchas personas sienten mareos al despertar por las mañanas. Si nos sentimos débiles, mareados o aturdidos con las primeras luces del día, es posible que nos preguntemos si es preocupante.

Aunque los mareos matutinos ocasionales son comunes, sentirse débil habitualmente podría indicar una afección médica subyacente. A continuación analizamos las causas más comunes de los mareos matutinos. ¿Será por levantarnos demasiado pronto o hay más causas?

Origen de los mareos matutinos

Hay muchas causas posibles diferentes para los mareos, desde una afección médica subyacente hasta medicamentos o una larga noche de diversión. Sin embargo, lo habitual es que los mareos matutinos sean algo que ocasionalmente les sucede a muchas personas y no sen motivo de gran preocupación.

Si nos mareas por la mañana justo después de despertar, podría ser el resultado de un cambio repentino de equilibrio conforme el cuerpo se adapta de una posición reclinada a una de pie. Los mareos pueden ocurrir cuando el líquido en el oído interno cambia, como cuando cambia de posición rápidamente. Si tenemos un resfriado o problemas de sinusitis, podemos notar que los mareos empeoran porque tenemos exceso de líquido e hinchazón en los senos paranasales, que están vinculados al oído interno.

Deshidratación

Es posible que nos despertemos con los mareos porque el cuerpo necesita más agua. Cuando no obtiene suficientes líquidos, el volumen de sangre disminuye y la presión arterial baja. El resultado es que el cerebro no recibe suficiente sangre y nos sentimos mareados. La deshidratación, y el mareo al despertar, son especialmente comunes después de una larga noche de beber alcohol. Es decir, la famosa resaca.

Para disminuir los mareos inducidos por la deshidratación, deberemos reponer líquidos, así que beberemos mucha agua para mantenernos hidratados. Y para prevenir este problema en el futuro, beberemos con moderación e intentaremos alternar cada bebida alcohólica con un vaso de agua.

Nivel bajo de azúcar en la sangre

Los niveles bajos de azúcar en la sangre (también conocidos como hipoglucemia) pueden provocar mareos por la mañana. Cuando no tenemos suficiente glucosa (que es la principal fuente de combustible del cuerpo), los sistemas se ralentizan para protegerse, incluido el cerebro. Por eso es posible que nos despertemos mareados o incluso un poco confundidos.

Otros síntomas de niveles bajos de azúcar en la sangre pueden ser un latido del corazón irregular o rápido, fatiga, piel pálida, inestabilidad, ansiedad, transpiración, hambre, irritabilidad, hormigueo o entumecimiento de los labios, lengua o mejilla.

Si se trata de un incidente aislado, es posible que solo necesitemos comer o beber algo dulce como un vaso de jugo de naranja para resolver el problema. Pero el nivel bajo de azúcar en la sangre también se relaciona comúnmente con afecciones médicas como la diabetes. Así que si esto sucede con frecuencia y sospechamos que tenemos hipoglucemia, es mejor consultar a un médico, quien puede controlar los niveles de azúcar en la sangre para obtener una imagen más completa del problema.

mujer con mareos al despertar

Ciertos medicamentos

Despertar mareados y sin equilibrio podría ser el efecto secundario de algunos medicamentos. Por ejemplo, un medicamento para la hipertensión puede bajar demasiado la presión arterial y causar mareos.

Además, los diuréticos pueden contribuir a la deshidratación que, como ya sabemos, puede provocar mareos. Si pensamos que un medicamento nos está mareando, hablaremos con un médico para que pueda ajustar la dosis o recetar un medicamento diferente.

Vértigo

Si nos despertaste con la sensación de que la habitación da vueltas, es posible que estemos experimentando vértigo. Este es un problema causado en el oído interno. Los canales semicirculares en el oído interno tienen fluidos que se mueven cuando nuestras cabezas se mueven y, a veces, la formación de piedras (llamadas otolitos) interrumpen el flujo del fluido. Y esta interrupción conduce al vértigo.

Para resolver el vértigo, visitaremos a un médico, quien puede optar por realizar un procedimiento (como cambiar el otolito en el oído interno). Si nuestro problema de vértigo es crónico, el médico también puede evaluar otras afecciones médicas subyacentes, como la enfermedad de Meniere, un trastorno del oído interno que causa mareos y pérdida de la audición.

Levantar demasiado rápido

Cuando saltamos de la cama demasiado rápido, notaremos que la cabeza se siente un poco confusa. De hecho, un levantamiento repentino de una posición supina a una posición vertical puede hacer que la habitación dé vueltas. Esto suele ser causado por hipotensión ortostática, una caída abrupta de la presión arterial que puede ocurrir cuando uno se pone de pie. Este problema se vuelve más común a medida que envejecemos.

Para levantarnos debemos tomarnos nuestro tiempo. Levantarse gradualmente de la cama ayudará a que el cuerpo se adapte al cambio de posición y se mantenga firme. Esto es especialmente importante para las personas mayores, ya que los mareos pueden aumentar el riesgo de caídas.

Embarazo

Sentirse mareado en la mañana podría ser un síntoma de estar en las primeras etapas de gestación. Sí, las náuseas matutinas y los mareos van de la mano. El mareo es un síntoma común al principio del embarazo debido a las fluctuaciones hormonales y al volumen elevado de sangre.

Afortunadamente, los mareos matutinos relacionados con el embarazo son solo temporales. Pero mientras tanto, debemos tener cuidado al levantarnos de la cama. Una vez más, movernos lentamente y evitar cambios repentinos de posición puede ayudar a prevenir la caída rápida de la presión arterial que contribuye al mareo. Acostarse de lado, no boca arriba, también puede ayudar a aliviar los mareos durante el segundo trimestre del embarazo.

Apnea del sueño

Aunque la apnea del sueño se asocia con mayor frecuencia con síntomas como los ronquidos, muchas personas con esta afección, caracterizada por una respiración anormal o interrumpida durante el sueño, también reportan mareos por las mañanas.

Las personas con apnea del sueño pueden tener dificultad para respirar o jadean durante el sueño, lo que puede reducir el nivel de oxígeno en la sangre. Y cuando al cerebro le falta oxígeno durante la noche, es posible que nos despertemos sintiéndonos mareados. Si experimentamos mareos matutinos junto con otros síntomas de apnea del sueño, hablaremos con un médico para que pueda realizar una evaluación adecuada y nos derive a un especialista del sueño si es necesario.

pareja en la cama con mareos

Cómo reducir los mareos al despertar

Lo más importante que podemos hacer para reducir los mareos matutinos es estar hidratados durante el día. Incluso si no sentimos sed, el cuerpo aún puede estar en riesgo de deshidratarse, especialmente si tenemos un trabajo muy activo físicamente, si trabajamos al aire libre o si hacemos mucho ejercicio intenso. Trataremos de beber al menos 8 vasos de agua al día y más si somos muy activos, estamos embarazadas o somos un tipo de persona que tiende a sudar mucho. La sudoración aumentará la deshidratación.

Evitaremos beber alcohol, especialmente antes de dormir, y beberemos un vaso lleno de agua antes de acostarnos y después de despertar, incluso antes de levantar de la cama. Para facilitar las cosas, podemos tener un vaso o una botella de agua al lado de la cama para beber agua a primera hora de la mañana.

Si estas medidas no funcionan, es posible que tengamos una afección médica que cause mareos. En este caso, deberíamos consultar a un médico para tratar de determinar la causa de los mareos.

¡Sé el primero en comentar!