¿Tienes curiosidad por saber si estás en camino de vivir una vida larga y saludable en tus años dorados? La mayoría de los profesionales de la salud te dirían que te subas a una báscula, ya que a menudo se utilizan números como el peso y el IMC (índice de masa corporal) para predecir tus posibilidades de desarrollar ciertas enfermedades y tu esperanza de vida en general. El problema es que ni el peso ni el IMC son una medida precisa de su salud.
Esto se debe a que el peso y el IMC no están personalizados para el sexo o el tipo de cuerpo, ni tienen en cuenta la masa muscular, la densidad ósea, la composición corporal general y las diferencias étnicas.

Tomemos de ejemplo a un culturista con una masa muscular densa. Esa persona puede caer erróneamente en una clasificación de sobrepeso u obesidad por peso o IMC. Por el contrario, estas métricas no abordan el problema de las personas obesas de peso normal, también conocidas como «flacos grasos«, que parecen delgadas por IMC pero tienen un alto porcentaje de grasa corporal y un aumento riesgo de enfermedad cardiovascular.

En lugar de preocuparte demasiado por el peso, un grupo de expertos ha encontrado otras métricas que pueden ser herramientas útiles para evaluar tu salud y el riesgo de enfermedad. De hecho, estas cuatro medidas (velocidad de caminata, capacidad de flexión, fuerza de agarre y circunferencia de la cintura) pueden revelar más sobre tu estado de salud que cualquier peso.

Tu velocidad de caminar

Según un estudio publicado en junio de este año, lo rápido que andas está relacionado con cuánto tiempo vives. Los investigadores descubrieron que las personas que andan más rápido disfrutan de una mayor esperanza de vida que aquellos a un paso más lento, independientemente de su IMC. Quizás esto se deba a que caminar, a diferencia del peso, es una medida funcional de varias cosas importantes. Andar evalúa el equilibrio, la coordinación, la extremidad inferior y la fuerza central, así como la salud cardiovascular. Necesitas estar en buena forma física para mantener un ritmo rápido.

Para medir tu velocidad de marcha:

Camina 1 kilómetro. Luego divide 60 por la cantidad de minutos que te llevó caminar esa distancia. Alternativamente, cronometra mientras caminas 6 metros. Divide entre seis por la cantidad de segundos que te llevó completar esta caminata. Así que, si caminas seis metros en tres segundos, tu ritmo es de 2 metros por segundo.

Tu destreza haciendo flexiones

Dado que las flexiones trabajan todo el cuerpo, y requieren fuerza y ​​resistencia, el número que puedas completar es otro indicador de tu estado general de salud. Las push ups son una buena medida de la fuerza de la parte superior del cuerpo y del core, así como la salud cardiovascular. En resumen, cuantas más flexiones puedas hacer, más fuerte y mejor será tu sistema cardiovascular.

Cómo medir tus flexiones:

Primero, trabaja para dominar la técnica correcta.

  • Comienza en una posición de tabla con las manos debajo de los hombros y el cuerpo en línea recta desde la cabeza hasta los pies.
  • Contrae los músculos abdominales para que las caderas no se hundan y la espalda no se arquee.
  • Dobla los codos mientras bajas el pecho al suelo, manteniendo las caderas niveladas.
  • Tus codos deben estar a un ángulo de 45 grados del cuerpo.
  • Una vez que bajes lo más que puedas, empújate de nuevo a una tabla.
  • Intenta realizar tantas flexiones como sea posible con la técnica perfecta antes de cansarte.

Tu fuerza de agarre

Por extraño que parezca, la capacidad para apretar un medidor de agarre puede predecir si vivirás hasta una edad avanzada. ¿Pero por qué? La fuerza de agarre puede ayudar a identificar las debilidades musculares y cardiovasculares. Esto se debe a que todo lo apretado que puedes agarrar algo se relaciona tanto con la fuerza de la parte superior del cuerpo como con la capacidad de tu corazón para manejar el bombeo contra una presión más alta (porque tu presión arterial aumenta con el acto de agarre).

¿No te he convencido? Según un estudio, se descubrió que la fuerza de agarre más débil estaba fuertemente relacionada con la aparición de resultados de una mala salud, como el cáncer de pulmón y las enfermedades cardíacas. Además, la fuerza de prensión fue un indicador aún mejor de la muerte que la presión arterial o la actividad física general.

Cómo medir la fuerza de agarre:

Para calcular la fuerza de agarre, tan solo tienes que apretar un dinamómetro de empuñadura en un gimnasio o en el consultorio de tu médico. Para mejorar este tipo de fuerza, necesitas desarrollar músculo. Comprométete con el entrenamiento de resistencia dos o tres veces a la semana.

¿Cómo mejorar tu agarre entrenando?

La circunferencia de tu cintura

Una circunferencia de cintura grande puede ser una señal de advertencia para futuros problemas de salud. Eso es porque la circunferencia es un indicador de grasa abdominal. En otras palabras, el tamaño de la cintura aumenta a medida que lo hacen los depósitos de grasa internos. Y la grasa abdominal excesiva se asocia con afecciones de salud como diabetes tipo II, colesterol alto, triglicéridos altos, presión arterial alta y enfermedad de las arterias coronarias.

Cómo medir la circunferencia de la cintura:

Con la barriga al aire, coloca una cinta métrica alrededor de la cintura, justo encima del hueso superior de la cadera. Toma la medida mientras exhalas (¡pero no encojas la barriga!). Una circunferencia de cintura ideal es menos de 89 centímetros para las mujeres y menos de 101 cm para los hombres.

Presta atención al perímetro de tu barriga. ¿Eres obeso abdominal?

Otras alarmas de una mala salud

Cuando se trata de evaluar la salud de tu corazón, es posible que también desees controlar la presión arterial y los niveles de colesterol.

La presión arterial es un gran barómetro de la salud cardiovascular. Cuando tu presión arterial es crónicamente alta, el sistema cardiovascular y/o sistema nervioso simpático se estresan.

Si la causa raíz de tu aumento de la presión arterial se relaciona con algo físico, mental o incluso la falta de sueño, la tensión en el cuerpo no es saludable. Si la presión arterial es mayor de 130/80 de manera regular, debes consultar a un profesional médico para que te ayude a evaluar la situación y ayudarte a realizar cambios saludables en tu estilo de vida.

El colesterol también es una buena medida del riesgo cardiovascular. Cuanto mayor sea el colesterol malo (colesterol LDL), mayores serán las posibilidades de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Aunque el colesterol suele estar fuertemente ligado a la genética, todavía hay pasos que puedes tomar para reducir los niveles; como limitar el consumo de grasas saturadas, seguir una dieta mediterránea con más alimentos de origen vegetal y hacer ejercicio regularmente. para aumentar el buen colesterol HDL.