La luz es un factor que influye signficativamente en nuestro descanso. Seguramente, has oído hablar de la luz azul de las pantallas y los problemas de visión que puede acarrear a largo plazo; pues siguiendo la línea de luces, a continuación te explicamos qué es la luz roja y cómo puedes usarla para tu descanso por las noches.

¿Por qué la luz roja crea un mejor ambiente para dormir?

Siempre hemos relacionado la luz roja como algo peligroso, tanto por semáforos como por luces de freno. Pero los expertos aseguran que este colo puede ayudarnos a conseguir un ambiente relajante colocando una bombilla roja en la habitación. El cuarto seguirá estando iluminado (para esas personas que requieren un poco de luz para dormir), pero aportará una sensación tenue que induce a conciliar mejor el sueño. Dormir bien está relacionado con un mejor humor, mejor rendimiento deportivo y mejor salud general.

Estar expuestos a la luz puede crear problemas de insomnio, ya que el organismo se rige por nuestro ritmo circadiano y necesita dormir en oscuridad. De lo contrario, podría entrar en un ciclo de falta de sueño, incremento de peso, baja de defensas y momentos estresantes.

Si eres de los que odian la oscuridad, una solución viable podría ser la luz roja tenue durante tus horas de sueño. No se trata de dejar la lámpara encendida, sino que puedes jugar con la intensidad lumínica o ponerla en el cuarto de baño. Muchos de nosotros nos despertamos en mitad de la noche y nos vemos obligados a encender una luz blanca (que nos desvela por completo).

La luz roja ayuda a mantener o incrementar el nivel de actividad mental sin suprimir la producción de melatonina, la hormona que regula el sueño, a diferencia de la luz azul. Además, algunos estudios han demostrado que las luces azuladas pueden reducir la producción de melatonina, liberada por la glándula pineal, ubicada en la base del cerebro.

Ortosomnia: cuanto más te preocupas por dormir bien, peor es tu descanso

Otros detalles que tienes que tener en cuenta para dormir mejor

La luz es un factor importante, pero no el único para mejorar tu descanso. Los expertos recomiendan tener un dormitorio con pocos muebles y con una cortina en la ventana para que evite la molesta luz de la calle por las noches. En cuanto a las paredes, se aconsejan colores neutros (blanco, gris, beige) y una luz roja en tu mesita de noche o en el cuarto de baño (si está cerca del dormitorio). Se dice que el mejor color de descanso es el blanco o el azul, pero el rojo también es efectivo siempre que lo usemos de manera tenue.

Ni que decir tiene que la cama y la almohada deben ser cómodas, así como las sábanas frescas y con aroma a lavanda para favorecer a la relajación.

10 beneficios de dormir desnudos (comprobados por la ciencia)