¿Por qué la luz roja puede mejorar nuestro descanso?

La luz es un factor que influye significativamente en nuestro descanso. Seguramente que hemos oído hablar de la luz azul de las pantallas y los problemas de visión que puede acarrear a largo plazo; pues siguiendo la línea de luces, a continuación, explicamos qué es la luz roja y cómo podemos usarla para mejorar el descanso por las noches.

Aunque lo más habitual es dormir a oscuras, hay quienes no les gusta, porque no se sienten seguros, por traumas de la infancia, porque se despiertan varias veces en la noche y necesitan algo de luz para poder moverse, etc. Sea cual sea el motivo, la luz roja es nuestra salvación.

A lo largo de este texto vamos a apreciar la importancia de no cortar el sueño y cómo una simple bombilla de color rojo nos puede salvar del insomnio que sufrimos a veces cuando nos desvelamos para ir al baño o a beber agua.

¿Por qué la luz roja crea un mejor ambiente para dormir?

Siempre hemos relacionado la luz roja como algo peligroso, tanto por los semáforos, como por luces de freno. Pero los expertos aseguran que este color puede ayudarnos a conseguir un ambiente relajante colocando una bombilla roja en la habitación.

El cuarto seguirá estando iluminado (para esas personas que requieren un poco de luz para dormir), pero aportará una sensación tenue que induce a conciliar mejor el sueño. Dormir bien está relacionado con un mejor humor, mejor rendimiento deportivo y mejor salud general.

Estar expuestos a la luz puede crear problemas de insomnio, ya que el organismo se rige por nuestro ritmo circadiano y necesita dormir en oscuridad. De lo contrario, podría entrar en un ciclo de falta de sueño, incremento de peso, sistema inmune debilitado y momentos estresantes.

Si somos de los que odiamos la oscuridad, una solución viable podría ser la luz roja tenue durante las horas de sueño. No se trata de dejar la lámpara encendida, sino que podamos jugar con la intensidad lumínica o ponerla en el cuarto de baño. Muchos de nosotros nos despertamos en mitad de la noche y nos vemos obligados a encender una luz blanca y ese destello nos va a desvelar. Lo mismo pasa con la linterna del móvil.

La luz roja ayuda a mantener o incrementar el nivel de actividad mental sin suprimir la producción de melatonina, la hormona que regula el sueño, a diferencia de la luz azul. Además, algunos estudios han demostrado que las luces azuladas pueden reducir la producción de melatonina, liberada por la glándula pineal, ubicada en la base del cerebro.

Una bombilla con luz roja

No es lo mismo luz roja que bombilla roja

Ya sabemos que las luces brillantes interrumpen nuestro sueño, y también sabemos que la luz azul es perjudicial, pues bien, existe una luz roja que esta sí que es beneficiosa para nosotros, pero hay que diferenciar una bombilla roja de una luz roja.

Por un lado, la bombilla roja, es una bombilla normal al uso solo que tiene el cristal tenido de rojo. Esto puede ayudarnos, dar el pego, sernos útil e incluso ser eficaces a la hora de levantarnos de madrugada y no cortar la producción de melatonina de nuestro cerebro, pero no tiene nada que ver con la luz roja.

El tipo de luz roja que nos beneficia de noche es un tipo de luz que emite longitudes de ondas de luz roja. Encontrar una luz que emita esas longitudes de ondas no es fácil de encontrar, ya que son muy concretas y muy caras.

Es cierto que una bombilla con cristal rojo, o bombilla que se tiñe de luz rojiza con un mando o una app, nos puede hacer el apaño, e incluso ser la solución a nuestros despertares nocturnos, pero debemos ser conscientes de que no se adquirirá el mismo efecto en nuestro sueño y descanso.

Beneficios de usar una luz roja

Puede parecer una locura, pero la luz roja favorece la visión en la oscuridad, por lo tanto, si nos despertamos a ver al niño, o al baño, podremos ver sin necesidad de irritar nuestros ojos y sin desvelarnos. Sirven tanto bombillas con el cristal rojo, como las bombillas que cambian de color con un mando a distancia o con la aplicación móvil.

No interrumpe el sueño

El ciclo del sueño es muy delicado, y en el momento en el que encendemos una luz, como el techo, la lampara, la linterna del móvil, o simplemente la pantalla del smartphone, nuestro ciclo se rompe. Lo que hay que conseguir es encender una luz y que el sueño continúe su inercia, y es ahí donde entra en juego la luz roja.

La inercia del sueño es esa sensación de aturdimiento que se siente los segundos y minutos posteriores al despertar. Y es lo que debemos conseguir que permanezca con nosotros para que, cuando volvamos a la cama, poder conciliar el sueño como si no nos hubiéramos despertado antes.

Favorece la visión nocturna

No, los humanos no tenemos la capacidad de «ver en la oscuridad» como algunos animales, pero esta luz roja, al ser tenue, nos ayuda a crear un mapa visual y nos permite detectar obstáculos sin necesidad de irritar nuestros ojos y cortar el ciclo del sueño al encender luces estridentes como son las luces blancas o los brillos intensos de las televisiones, móviles y otras pantallas.

El resplandor de una luz blanca o amarilla (no cálida) nos obliga a entrecerrar los ojos y puede romper la producción de melatonina. Esta hormona es la encargada de ayudarnos a dormir, y nuestro cerebro va creándola a medida que va cayendo el día y se va haciendo oscuro. Ese proceso se interrumpe cuando nos exponemos a la luz, por eso los expertos recomiendan eliminar las pantallas al menos 1 hora antes de dormir.

Una bombilla con luz roja para la noche

Otros detalles a tener en cuenta para dormir mejor

La luz es un factor importante, pero no el único para mejorar el descanso. Los expertos recomiendan tener un dormitorio con pocos muebles y con una cortina, persona o contraventana en la ventana para cerrarla y evitar la molesta luz de la calle por las noches.

En cuanto a las paredes, se aconsejan colores neutros (blanco, gris, beige) y una luz roja en tu mesita de noche o en el cuarto de baño (si está cerca del dormitorio). Se dice que el mejor color de descanso es el blanco o el azul, pero el rojo también es efectivo siempre que lo usemos de manera tenue.

Ni que decir tiene que la cama y la almohada deben ser cómodas, así como las sábanas frescas y con aroma a lavanda para favorecer a la relajación. Todo lo que sea positivo para el descanso bienvenido sea. Y algo muy importante es la temperatura, no debemos ni pasarnos de abrigados ni pasarnos de fresco, y no es nada recomendable usar calefacción o aire acondicionado mientras dormimos.