Los problemas derivados del sueño son uno de los principales problemas en la actualidad. En el ámbito deportivo, estos problemas de insomnio pueden dificultar nuestro objetivo y empeorar nuestro rendimiento. En este artículo, vamos a explicar como afecta el insomnio a nuestro rendimiento deportivo.

Insomnio

El insomnio es un trastorno del sueño que consiste básicamente en la incapacidad para dormir. Este insomnio puede ser debido a la alteración de ritmos circadianos, o bien a un trastorno del sueño más grave.

Ritmos circadianos

Los ritmos circadianos básicamente es nuestro reloj biológico. Los ritmos circadianos harán que se produzcan cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario, y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo. En el caso del sueño, cuando llega la noche (falta de luz), si nuestros ritmos circadianos están bien regulados, se producirá melatonina, que nos ayudará a conciliar el sueño.

Sin embargo, estos ritmos circadianos pueden ser afectados por distintos motivos:

  • Presencia de luz artificial antes de dormir (aparatos electrónicos)
  • Cambios de horario, de zona geográfica, etc.

Para ello, una de las recomendaciones mas generales para mejorar la conciliación de sueño, es no utilizar aparatos electrónicos en un tiempo cercano a irnos a dormir.

Por otra parte, si sufrimos jet lack o cambios de horario, quizás sería interesante la utilización de melatonina. Para leer mas sobre esta sustancia natural, puedes visitar este artículo.

Trastornos del sueño

El insomnio podemos dividirlo según su duración (agudo o crónico), según la severidad (leve o ligero). Sin embargo, la clasificación más destacada es según los horarios:

  • Insomnio inicial. Es la dificultad de alcanzar el sueño, tardando un tiempo prolongado en conseguir quedarnos dormidos. Este tipo de insomnio se da sobre todo en jóvenes
  • Insomnio matinal. Se trata de personas que se despiertan antes de lo que tenían planeado, haciendo dificultoso volver a conciliar el sueño. Este tipo de insomnio se da sobre todo en personas mayores.

Insomnio y testosterona

Actualmente, dormimos menos horas de las que deberíamos, y, además, un alto porcentaje de la población posee problemas relacionados con el sueño.

El descanso es un factor muy importante dentro de la vida de cualquier persona, y en especial, de un deportista. La falta de sueño se ha visto relacionada en ciertos estudios, con unos niveles más bajos de testosterona.

Unos niveles más bajos de testosterona dificultaran la tarea de construcción de tejidos magros. Además, tendrá efectos sobre el estado de animo y sobre la regulación del metabolismo.

Insomnio y otras hormonas (cortisol y leptina)

La deficiencia de sueño, además de afectar a los niveles de testosterona, también afectara a otras hormonas como pueden ser el cortisol y la leptina.

Por una parte, se ha visto relacionado la deficiencia de un correcto sueño con valores elevados de cortisol. El cortisol es la llamada “hormona del estrés”. Esta hormona es producida por el organismo ante situaciones de estrés, y pone al organismo en situación de defensa. Esta hormona provocara una destrucción de tejidos en el organismo. Por lo tanto, si no queremos tener una mayor pérdida de masa muscular, será aconsejable mantener a raya los niveles de esta hormona.

Por otra parte, se ha visto relacionado también con una disminución de la leptina. Unos niveles bajos de leptina conllevaran una reducción del metabolismo y por tanto una menor capacidad de perdida de grasa.