Muchas personas asocian la pérdida de peso con comer menos o saltarse alguna comida. Ningún tipo de dieta, ni si quiera aquellas destinadas a adelgazar, deben hacerte pasar hambre. Por ello, no tomes ciertas decisiones por tu propia mano, porque el desconocimiento te puede hacer caer en algunos errores. Las cenas, son tan importantes como el resto de comidas, por lo que no te la saltes.

¿Por qué son importantes las cenas?

En primer lugar, si tu objetivo es perder peso y no sabes cómo lograrlo, existen muchos profesionales que te pueden ayudar a conseguir tu objetivo. Nadie nace siendo un experto en todos los aspectos de la vida. Por ello, es lógico que te agobies si no sabes por dónde empezar a caminar hacia tu meta. Sin embargo, esto no es excusa, bajo ningún concepto, para que tomes la determinación de saltarte las comidas.

Dicho esto, las cenas cumplen un importante papel en nuestra alimentación. Son la última ingesta antes de dormir y, en función a lo correcta que sea, pueden conducirnos a un sueño agradable, o hacia la dificultad para dormir, llegando a provocar insomnio. Una idea que necesitas tener clara, es que comer muy poco durante el día y darse el atracón nocturno, tampoco es una idea genial. Recuerda que cada una de las tomas tiene sus propias exigencias para cumplir con sus funciones sobre tu organismo.

¿Qué aspectos debes tener en cuenta en tus cenas?

El primer aspecto que debes valorar es que, para evitar cenar con ansiedad, es importante que durante el día comas de forma adecuada. De este modo llegarás a la cena con el apetito justo y necesario. Cenar es imprescindible ya que, si no lo hacemos, nuestro nivel de azúcar baja y nuestro metabolismo disminuye, reduciéndose en gran medida el consumo calórico. Con lo cual, no cenar, no es una opción para perder peso.

Otra consideración, es el tiempo que debes respetar entre la cena y el dormir. Se recomienda esta última ingesta en torno a 3 horas antes del sueño. De este modo, le damos tiempo a nuestro cuerpo a gastar las calorías antes de irnos a la cama. Numerosos estudios han relacionado una hora más tardía de cenar, con una menor pérdida de peso. Realizando esta toma con suficiente antelación, ayudamos a nuestro cuerpo a digerir los alimentos de una forma más eficaz.

Una cena ideal es aquella ligera, rica en proteínas, preferiblemente pescado o carne de ave. Los purés de verduras son una excelente opción junto a la dosis de proteína. Una tortilla a la francesa o huevos hervidos, también cumplen con las exigencias de una cena 10.

Descubre los mejores alimentos para cenar si quieres perder peso.