El descanso es fundamental en nuestra vida si queremos mantenernos activos y saludables. Muchos deseamos que llegue el final del día para meternos en la cama y prepararnos para dormir. ¿Pero lo hacemos correctamente? Desde que el desarrollo de la tecnología se ha apoderado de nuestro tiempo de ocio, la mayoría se va a dormir con algún aparato que le entretenga. Pocos libros se ven en las mesitas de noche, a no ser que sean digitales. Te contamos cuáles son los hábitos que debes corregir si quieres mejorar tu sueño.

Tomas demasiado café o té

Tomar cafeína o teína a primera hora de la mañana puede mantenernos activos desde el inicio del día, pero debemos evitar su consumo a partir del almuerzo. Existen cafés sin cafeína o infusiones que pueden aportarte calor e hidratarte con tu merienda.
Hay estudios que han determinado que la cafeína dura en nuestro cuerpo entre 6 y 8 horas, así que haz cálculos para que no coincida con tu hora de ir a la cama. Además, no tomar ninguna de esas bebidas también es posible. Notarás cómo al final del día tu energía está baja y no tendrás ganas de nada más que dormir.

Bebes alcohol antes de dormir

Beber una copita de vino antes de dormir puede favorecer la aparición de sueño, pero tomar grandes cantidades afecta a tu descanso. El alcohol interrumpe la fase REM (el 25% de nuestro tiempo de descanso estamos en esta fase). Lo aconsejable es no tomar alcohol las 2 o 3 horas antes de ir a dormir y si necesitamos ayuda para ello, que nunca sea el alcohol.

Comes demasiado antes de ir a la cama

Muchos son los que se excusan en “no tengo tiempo para comer durante el día” para llegar a la cena y arrasar con la nevera. Aunque también ocurre cuando salimos a cenar y pedimos más de lo normal. Es recomendable que vayas a dormir con la digestión hecha, así que intenta cenar 2 horas antes de acostarte para no tumbarte con el estómago lleno. Asimismo, controla las cantidades e intenta hacer una cena ligera.
Si te has excedido, toma una infusión para que te ayude a calmar tu hinchazón.

Te entretienes con la tecnología

¿Cuántos nos vamos a la cama para bichear las redes sociales hasta que nos entre sueño? Pues, amigos, es un tremendo error que debemos corregir. Los teléfonos, ordenadores o televisores emiten luz azul y nuestro cuerpo lo capta como si siguiera siendo de día. El aumento de ritmo cardíaco nos impide conciliar el sueño y entramos en la fase de insomnio. Lo mejor es dejar a un lado los dispositivos y centrarnos en relajarnos.