A todos nos encanta ver los resultados de nuestros entrenamientos en el gimnasio. Nos gusta ver nuestro abdomen cada vez más definido; observar cómo, poco a poco, va aumentando nuestra fuerza; o evidenciar que nuestros glúteos están mucho más firmes. Sin embargo, existe otro tipo de entrenamiento muy necesario. ¿Conoces la gimnasia visual?

Como ocurre cuando trabajamos abdomen, brazos o piernas, entrenar los músculos oculares es muy importante para fortalecerlos y hacer que funcionen correctamente. La gimnasia visual, u ocular, consiste en realizar ejercicios que favorezcan la movilidad de la musculatura externa del ojo. Además, ayudan a mantener la vista óptima durante más tiempo. Cuidar de nuestros ojos, está incluido en el entrenamiento de nuestro cuerpo. ¿Qué te parece?

Lo cierto es que, dedicando alrededor de 10 minutos diarios a realizar algunos ejercicios, podemos mejorar en gran medida nuestra capacidad ocular. Si eres de los que pasa mucho tiempo en el ordenador, tus ojos realizan pocos movimientos que les permita ejercitarse. Por ello, con más razón deberías prestar atención a este hábito.

¿Qué se consigue con la gimnasia visual?

  • Evitar que la miopía aumente
  • Retrasar la aparición de cataratas y otras enfermedades degenerativas
  • Mejorar la agudeza visual
  • Reducir la tensión ocular
  • Aumentar la visión periférica
  • Evitar la fatiga o el enrojecimiento de los ojos
  • Mejorar tu concentración
  • Reducir migrañas

¿Cómo realizar gimnasia visual?

Cada vez aparecen algunos problemas visuales más temprano. La exposición continuada a las pantallas del ordenador, móvil, tablets o cualquier otro dispositivo, hacen que nuestros ojos sufran. Es muy importante que si tenemos que pasar muchas horas frente el ordenador, dirijamos la vista con frecuencia hacia un lugar más lejano para que nuestros ojos puedan descansar.

Algunos ejercicios de gimnasia visual

  • Parpadea rápido y observarás cómo tu ojo se lubrica de una forma natural.
  • Parpadea despacio: abre los ojos 8 segundos, ciérralos otros 8 segundos durante varias repeticiones.
  • Mueve tus ojos hacia la derecha y hacia la izquierda de forma suave y realiza 4 repeticiones a cada lado.
  • Pon tu dedo índice cerca de tus ojos. Puedes utilizar un boli u otro objeto. A continuación, lleva tu vista a tu dedo, aguanta unos segundos y dirígela hacia otro objeto más lejano. Realiza estos cambios 4 veces.
  • Abre los ojos todo lo posible y ciérralos de pronto.
  • Lee las páginas de un libro, situando éste muy cerca de la cara y ve alejándolo. ¡Ponte a prueba! ¿Hasta dónde eres capaz de seguir leyendo?

Estos son algunos ejemplos de os muchos ejercicios de gimnasia visual que puedes practicar. ¿Qué excusa tienes? Puedes marcarte tu propio horario, es económico, cómodo y, además, ¡no se suda!