Consejos para reducir la fatiga visual

Es probable que ojos ardan, piquen o estén cansados. La fatiga visual es una afección común pero no suele ser grave. Ocurre cuando te duelen los ojos debido a un exceso de trabajo más allá de tu capacidad. Se produce cuando los músculos de nuestro ojo no reciben suficiente descanso, hidratación y protección contra el fuerte resplandor de las pantallas durante períodos prolongados.

Con el tiempo, los ojos tienden a doler y sentirse cansados. Hay personas que los sienten tan sobrecargados que comienzan a calentarse y experimentan fatiga ocular constante. Esto puede deberse a la exposición prolongada a rayos dañinos, deslumbramientos y contaminantes del aire. Para saber más sobre los ojos fatigados y cómo mejorar esta condición, continúa leyendo.

Los síntomas más comunes son lo ojos irritados o doloridos, problemas para enfocar, ojos secos o llorosos, visión borrosa o doble y mayor sensibilidad a la luz. También pueden aparecer molestias en el cuello, los hombros o la espalda. Todos estos síntomas pueden reducir tu productividad y afectar a las actividades cotidianas.

¿Por qué aparece la fatiga visual?

Cualquier cosa que requiera un uso intensivo de los ojos puede causar agotamiento. Algunas de las más comunes son la lectura (sobre todo en un dispositivo con pantalla), escribir en ordenador o papel y conducir. También puede aparecer la fatiga visual si observas una luz brillante o pasas tiempo en un lugar demasiado oscuro, como suele pasar por las noches al mirar el teléfono móvil.

Es posible que tus ojos se cansen fácilmente si miras fijamente durante períodos prolongados una pantalla, un teléfono inteligente o una videoconsola. El oculista podría llamar a esto síndrome de visión por ordenador o fatiga visual digital. Afecta a la mayoría de las personas que usan un aparato tecnológico y se espera que el problema aumente conforme más personas utilicen teléfonos inteligentes y otros dispositivos digitales portátiles, lo que obligará a tus ojos a trabajar más de lo habitual ya que se esfuerzan por concentrarse.

Los dispositivos digitales también pueden estar relacionados con la fatiga ocular porque se tiende a parpadear con menos frecuencia cuando miramos la pantalla de un ordenador. Las personas suelen parpadear unas 18 veces por minuto. Esto refresca naturalmente los ojos, y de no hacerlo puede desencadenar en ojos secos, cansados, con picazón y ardor.

Si. además, permanecemos despierto durante muchas horas trabajando, la fatiga visual puede empeorar considerablemente. El sueño refresca los ojos con nutrientes esenciales. Así que un mal descanso nocturno favorece a la irritación ocular repetida. Si esto se prolonga en el tiempo y se intenta paliar con tratamientos artificiales, podríamos seguir agravando el problema. Los expertos recomiendan identificar el origen el problema antes de tratar los síntomas.

Es más probable que tengas esta afección si ya tienes problemas en los ojos, si necesitas gafas pero no las tienes o si usas una medida de distancia incorrecta para el ordenador. El trabajo con pantallas se vuelve más difícil conforme envejecemos y los cristalinos de los ojos se vuelven menos flexibles. Alrededor de los 40 años, la capacidad para concentrarte en objetos cercanos y lejanos comenzará a desaparecer. Esto es lo conocido como presbicia.

hombre con fatiga visual

¿Cómo se puede prevenir el ojo fatigado?

Para evitar tener este problema en los ojos, podemos hacer algunos cambios simples en nuestro día a día. Por ejemplo, hay algunas medidas que debemos tener en cuenta cuando usamos la pantalla de un ordenador. Los expertos aconsejan colocar la pantalla a unos 50 – 60  centímetros de distancia de los ojos y un poco por debajo del nivel de los ojos. También se aconseja limpiar habitualmente el polvo y las huellas dactilares de la superficie. Las manchas pueden reducir el contraste y crear problemas como deslumbramientos y reflejos.
Incluso, se aconseja elegir pantallas que se inclinen y giren, así como utilizar un filtro de deslumbramiento para tu pantalla.

En la oficina o entorno de trabajo también se pueden hacer ligeros cambios, como cambiar la iluminación para eliminar el deslumbramiento y los reflejos fuertes. Se recomienda usar una silla ajustable y colocar un soporte para documentos junto a la pantalla de tu ordenador. Además, deberías levantarte cada 20 minutos, mirar algo a 20 metros de distancia y despejar la vista durante 20 segundos. También debes acordarte de parpadear y realizar descansos.

Pero no todo se reduce a los dispositivos digitales. La fatiga visual se puede reducir con una buena rutina de cuidado de los ojos. Aplica un paño empapado en agua tibia sobre los ojos cansados ​​y secos. Puedes usar lágrimas artificiales para refrescar los ojos cuando se sientan secos y utilizar un humidificador para mejorar la humedad del ambiente.

Por supuesto, si tienes fatiga o dolor en los ojos y no cesa de manera natural, acude a un oculista para asegurarte de que no se deba a una afección médica más profunda.

Los mejores tratamientos para la fatiga visual

En muchos casos, los cambios como los que comentamos anteriormente son todo lo que necesitas hacer para tratar la fatiga visual. Si experimentas fatiga ocular grave o prolongada, habla sobre la afección con un médico. Es posible que necesites lentes correctivas o podría ser un síntoma de una afección subyacente más grave.

A veces, para la fatiga ocular crónica o extrema se pueden necesitar gafas que bloqueen la luz azul de una pantalla digital para proteger los ojos. Para estas gafas, es necesario visitar a un optometrista, quien realizará un examen ocular y luego aconsejará sobre un par de gafas para ordenador personalizadas. Sin duda, son preferibles a las lentillas, ya que no se secan ni incomodan los ojos al llevarlas puestas durante largos periodos de tiempo.

Pasar una gran cantidad de tiempo en una actividad que requiere un enfoque constante te pone en riesgo de fatiga visual. Es posible que tengas un mayor riesgo de fatiga ocular si trabajas con ordenadores como parte de tu trabajo. Los niños que pasan mucho tiempo con dispositivos digitales también pueden experimentar fatiga visual u otras condiciones, como irritabilidad o problemas de comportamiento.