¿Por qué falta el aliento estando en reposo?

Cuando tienes la sensación de falta de aliento, puede ser aterrador. Sobre todo si no estás seguro de cuál es la causa. La dificultad para respirar es una sensación subjetiva de tener una respiración muy incómoda.

Por supuesto, si sales a correr intervalos o haces un entrenamiento HIIT sudoroso en tu sótano, es de esperar que te falte el aire. Pero estamos hablando de cuando simplemente estás subiendo las escaleras de tu casa, lavando los platos o incluso sentándote a comer. Esos son momentos en los que no esperarías quedarte sin aliento, y algunos de ellos son verdaderas emergencias.

La dificultad para respirar puede ser un síntoma de una variedad de afecciones médicas, incluidas varias afecciones cardíacas y pulmonares. Continua leyendo para obtener más información sobre cómo se siente la dificultad para respirar y qué la causa.

Razones por las que te quedas sin aliento

Existen algunas causas de tener una falta de aliento, aún sin hacer ningún tipo de ejercicio físico. Es conveniente conocer el origen de esta respiración deficiente para predecir si puede ser alarmante.

La dificultad para respirar es un síntoma relativamente común que puede estar presente en muchos tipos de condiciones de salud. El nombre médico para la dificultad para respirar es disnea. Se considera aguda si dura de horas a días. Se considera crónica si dura más de4 a 8 semanas.

Es ansiedad

Las personas que tienen ansiedad pueden tener una sensación de respiración incómoda. Esta es una respuesta conductual. En una situación estresante, la respuesta normal del cuerpo es ‘luchar o huir’, lo que significa que tu frecuencia cardíaca y respiratoria aumentan, lo que puede darte la sensación de que te falta el aire.

La ansiedad, ya sea aguda y situacional o un trastorno crónico, puede hacer que sientas que te falta el aire. La ansiedad o un ataque de pánico a veces pueden confundirse con un ataque al corazón. Pero no tienes que experimentar un ataque de pánico para sentir que te falta el aire.

Cuando la ansiedad es la causa, la dificultad para respirar suele durar entre 10 y 30 minutos a la vez. Los episodios suelen aparecer rápidamente y se deben a una sensación de miedo o malestar.

Tienes COVID

Uno de los muchos síntomas a los que debes estar atento después de la exposición al virus que causa una infección por COVID-19 es falta de aire o dificultad para respirar, así como fiebre o escalofríos, tos, fatiga, dolores musculares o corporales, dolores de cabeza y pérdida del gusto o del olfato.

Si has estado sin aliento últimamente o tienes una exposición conocida a COVID, pregúntale a tu médico si debes hacerte la prueba. Se recomienda quedarnos en casa y separarnos de todos los miembros de la familia y las mascotas tanto como sea posible. Si tenemos tos, es aconsejable cubrirla con un pañuelo y usar una máscara facial si debemos estar cerca de otras personas.

Es importante mantenernos en contacto con un médico y llamar con anticipación si terminamos buscando atención médica.

Son alergias o asma

Muchas cosas pueden desencadenar una respuesta alérgica que obstruya las vías respiratorias, incluida la exposición al polvo, el polen, la caspa de las mascotas o olores y vapores fuertes. Esta constricción es un broncoespasmo, que es cuando las vías respiratorias se estrechan, dando una sensación de falta de aire.

La exposición a alérgenos o irritantes en el aire puede desencadenar síntomas de asma, al igual que emociones fuertes y cambios hormonales durante el embarazo. Con asma, la dificultad para respirar suele ir acompañada de sibilancias (un chirrido o silbido al respirar).

mujer con falta de aliento por la mascarilla

Tienes anemia

Casi 3 millones son diagnosticados con anemia anualmente. La anemia es una afección en la que tienes niveles bajos de glóbulos rojos y suele estar causada por no obtener suficiente hierro o por tener un período abundante.

Cuando te faltan estos glóbulos rojos, que transportan oxígeno a tus tejidos, puedes sentirte cansado, mareado y tener dificultad para respirar.

Es el aire frío

La exposición al aire frío puede causar una respuesta similar al asma, ya que puede desencadenar broncoespasmos. Las temperaturas frías también pueden causar sibilancias y tos. Esto puede suceder en personas sanas, pero a menudo es peor en personas con problemas respiratorios como asma o EPOC.

Cúbrete la nariz y la boca con una bufanda o una mascarilla cuando estés fuera para calentar el aire que respiras y reducir estos síntomas.

Tu corazón necesita ayuda

Si tu corazón no es capaz de bombear sangre (y por lo tanto oxígeno) de manera efectiva por tu cuerpo, podrías sentir que te falta el aire al realizar actividades cotidianas, como subir escaleras. La dificultad para respirar es un síntoma de enfermedad de la válvula mitral y miocardiopatía, entre otros problemas cardíacos.

La falta de aire también es una señal de advertencia de un ataque cardíaco, y puede ocurrir con o sin dolor en el pecho. Otros síntomas incluyen náuseas, aturdimiento, dolor de espalda o de mandíbula y sudor frío.

Es cáncer de pulmón

Esto no debería ser lo primero en lo que debes pensar si estás corto de aliento, pero es algo a tener en mente. La falta de aire es un síntoma común. Se observa en alrededor del 30 al 40 por ciento de los pacientes que tienen cáncer de pulmón.

Los propios tumores cancerosos pueden causar una obstrucción en los pulmones; el cáncer también puede afectar la función de los músculos respiratorios. Desafortunadamente, este síntoma suele aparecer tarde y es una indicación de que el cáncer ha avanzado.

¿Cuáles son los síntomas?

La dificultad para respirar puede ser una sensación aterradora. Es una sensación subjetiva, lo que significa que no se puede medir. Sin embargo, los médicos pueden medir otras cosas que pueden ser causadas por la dificultad para respirar, como los niveles de oxígeno en la sangre.

Si el nivel de oxígeno en la sangre es demasiado bajo, significa que no estamos tomando suficiente oxígeno y no está circulando en nuestros glóbulos rojos. Esto puede ser peligroso, especialmente si los niveles de oxígeno en la sangre bajan demasiado. Si tenemos dificultad para respirar, es posible que sintamos que no podemos llevar suficiente aire a los pulmones, y que no pueden hacerlo lo suficientemente rápido.

Puede parecer que nos estamos quedando sin oxígeno y suele ser más difícil inhalar y exhalar. A veces, es posible que nos veamos obligados a respirar antes de que hayamos terminado de exhalar.

Los síntomas que aparecen con dificultad para respirar pueden incluir:

  • Sensación apretada en el pecho
  • Sensación de asfixia
  • Sentir que necesitamos trabajar más de lo normal para recuperar el aliento
  • Sensación de necesitar respirar más a menudo o más rápido
  • Sentir que el cuerpo no puede obtener oxígeno lo suficientemente rápido
  • Sensación de que no podemos hacer respiraciones completas
  • Dificultad para recuperar completamente la respiración

Es posible que notemos que te falta cada vez más el aire durante un largo período de tiempo, o podría suceder de la nada. Los síntomas a menudo se notan más cuando estamos físicamente activo, como cuando subimos escaleras o intentamos hacer ejercicio, pero la dificultad para respirar puede ocurrir incluso si estamos descansando.

¿Qué hacer si tienes dificultad para respirar?

Si se estás esforzándote cuando esto sucede, se recomienda reducir la velocidad y sentarte. Trata de calmarte con respiraciones lentas y profundas en las que inhalas por la nariz y exhalas por la boca. Puede probar esta técnica de respiración cuando sientas ansiedad. La respiración lenta activa el sistema nervioso parasimpático de tu cuerpo, que contrarresta la respuesta de lucha o huida para ayudarlo a calmarse.

Si te quedas sin aliento durante unos minutos u horas, igualmente debe consultar a tu médico. Incluso si puedes atribuirlo a temperaturas frías o exposición al polvo o humos, esta no es una reacción normal. Hay pruebas de respiración en las que podemos ver si tienes asma no diagnosticada.

En este momento, en invierno, es probable que tu condición física haya disminuido si no estás saliendo tanto. El desacondicionamiento es muy común en este momento dada la época del año y el confinamiento.

¡Sé el primero en comentar!