Estamos en un momento en el que el aspecto físico es la preocupación de muchos. Una gran cantidad de personas trabajan su cuerpo y se alimentan en beneficio a una estética trabajada y saludable. Sin embargo, hay algunos mitos acerca de las dietas, que podrían estar suponiendo una piedra en el camino.

Alimentarse correctamente es imprescindible para estar sanos y disfrutar de una vida activa. Asimismo, el ejercicio es otro de los pilares claves para lograr los objetivos de salud y estéticos. No obstante, estamos en un momento en el que, sin los conocimientos adecuados, podemos estar dejándonos llevar por algunos mitos que debemos tener presentes.

3 Falsos mitos sobre las dietas

La sabiduría popular está plagada de creencias erróneas sobre la correcta alimentación y la dieta perfecta. Para empezar, no existe el alimento perfecto. Sí los hay con muchas propiedades nutricionales o muy beneficiosos, pero cualquier cosa en abuso puede resultar contraproducente. En segundo lugar, el término dieta debería ser revisado en cuanto a su significado. Y es que una dieta para lograr los objetivos físicos que perseguimos, significa alimentarse de una forma saludable, correcta y variada. Las continuas restricciones y planes de alimentación milagrosos no ofrecen resultados duraderos en el tiempo, ni resultan siempre óptimos para la salud.

1. La grasa es mala

La grasa y el colesterol son necesarios en una determinada cantidad. Contribuyen a la formación de hormonas y son componentes de las membranas de las células. Lo que no es aconsejable es consumirlas en exceso por su contenido en calorías. Hay que distinguir entre las grasas trans, de origen industrial; las saturadas procedentes de los productos animales; y las más saludables de origen vegetal.

2. No debes beber durante las comidas

Se puede beber agua durante las comidas a excepción de aquellas personas que sufran algún problema que dificulte la digestión. El agua no contiene calorías y, en beneficio, aumenta la sensación de saciedad.

3. Saltarse una comida adelgaza

Éste es un mal hábito que perjudica mucho en este tipo de dietas de adelgazamiento. Debes realizar el número de comidas que te haya recomendado el profesional de nutrición, para poder quemar correctamente los depósitos de grasa corporal. Generalmente son cinco comidas, en función del objetivo. Saltarse comidas también puede provocar que aumente la ansiedad por la comida.

Lo mejor que puedes hacer es seguir un plan de alimentación variado, equilibrado y saludable. Asimismo, haz ejercicio a diario y lleva adelante un estilo de vida activo. Los hábitos saludables, son los que te aportarán una buena salud, te harán disfrutar de tu rutina y, en consecuencia, aumentarán tu autoestima y la forma que tienes de verte a ti mismo mejorará.  Recuerda que no hay trucos, solo disciplina y constancia.