Tomar demasiada proteína tiene estas consecuencias fatales

Tomar demasiada proteína tiene estas consecuencias fatales

Carol Álvarez

Tomar suficientes proteínas en la dieta puede ayudar a tener músculos más tonificados, reducir el hambre, acelerar la recuperación después del ejercicio y obtener más beneficios. Sin embargo, aunque es importante mantener una dieta saludable rica en este macronutriente, existen algunos efectos positivos y negativos de alcanzar un exceso de proteína.

La mayoría de las investigaciones sugieren que las personas muy activas deben comer entre 1,2 y 2 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal. Las carnes magras, los pescados y los lácteos son ejemplos populares de alimentos que contienen una buena fuente de este macronutriente.

Riesgos

El consumo de grandes cantidades de cualquier nutriente durante un largo período de tiempo generalmente conlleva riesgos, como puede ser el caso de las proteínas. El consumo excesivo puede conducir a un mayor riesgo de ciertas complicaciones de salud.

Existen beneficios potenciales de una dieta rica en proteínas para personas sanas. Sin embargo, es importante comprender los problemas de salud relacionados con el exceso de proteínas en el cuerpo, especialmente si mantenemos una dieta de este tipo durante un período prolongado.

Aumento de peso

Las dietas ricas en proteínas pueden promocionar la pérdida de peso, pero este tipo de pérdida de peso puede ser solo a corto plazo. El exceso de proteínas consumidas suele almacenarse como grasa, mientras que el exceso de aminoácidos se excreta. Esto puede provocar un aumento de peso con el tiempo, especialmente si consumimos demasiadas calorías mientras intentamos aumentar la ingesta de proteínas.

Un estudio encontró que el aumento de peso se asoció significativamente con las dietas en las que las proteínas reemplazaron a los carbohidratos, pero no cuando se reemplazó a las grasas.

Mal aliento

Tener un exceso de proteína puede provocar mal aliento, especialmente si restringimos la ingesta de carbohidratos. En un estudio, el 40 por ciento de los participantes reportaron mal aliento. Esto podría deberse en parte a que el cuerpo entra en un estado metabólico llamado cetosis, que produce sustancias químicas que emiten un olor afrutado desagradable.

Cepillarse los dientes y usar hilo dental no eliminará el olor. Podemos duplicar el consumo de agua, cepillar los dientes con más frecuencia y masticar chicle para contrarrestar parte de este efecto.

Problemas digestivos

Las dietas ricas en proteínas que restringen los carbohidratos suelen ser bajas en fibra, por lo que aumenta la posibilidad de estreñimiento. Incrementar la ingesta de agua y fibra puede ayudar a prevenir el estreñimiento. El seguimiento de los movimientos intestinales puede ser útil.

Por otra parte, comer demasiados lácteos o alimentos procesados, junto con la falta de fibra, puede causar diarrea. Esto es especialmente cierto si somos intolerante a la lactosa o consumimos fuentes de proteínas como carne frita, pescado y aves. En su lugar, comeremos proteínas saludables para el corazón.

Para evitar la diarrea, beberemos mucha agua, evitaremos las bebidas con cafeína, limitaremos los alimentos fritos y el consumo excesivo de grasas y aumente el consumo de fibra.

exceso de proteína sintomas

Hinchazón

La hinchazón es una sensación muy incómoda en la parte del estómago del cuerpo, donde nos dan ganas de desabrochar los pantalones y simplemente no movernos durante un tiempo. La hinchazón puede ocurrir por varias razones, como comer demasiado rápido, comer alimentos que provocan gases o incluso beber con una pajita. Lo que quizás no sabíamos es que la dieta, que incluye demasiada proteína, también puede ser un factor.

Cuando las personas siguen una dieta rica en proteínas, piensan que se sentirán menos hinchadas, pero no incluyen suficientes alimentos ricos en fibra como frutas y verduras o granos integrales y frijoles (carbohidratos) y se estriñen debido a la falta de fibra. El estreñimiento provoca malestar estomacal e hinchazón y, a menudo, los pantalones de las personas se sienten apretados.

Deshidratación

El cuerpo elimina el exceso de nitrógeno con líquidos y agua. Esto puede dejarnos deshidratados aunque no sintamos más sed de lo normal. Un pequeño estudio con atletas encontró que a medida que aumentaba la ingesta de proteínas, los niveles de hidratación disminuían. Sin embargo, un estudio concluyó que el exceso de proteína tenía un impacto mínimo en la hidratación.

Este riesgo o efecto se puede minimizar aumentando la ingesta de agua, especialmente si somos una persona activa. Independientemente del consumo de proteínas, siempre es importante beber mucha agua durante el día.

Daño en el riñón

Los estudios vinculan la ingesta alta de proteínas con el daño renal en personas sanas, el exceso de proteínas puede causar daño en personas con enfermedad renal preexistente. Esto se debe al exceso de nitrógeno que se encuentra en los aminoácidos que componen las proteínas. Los riñones dañados tienen que trabajar más para deshacerse del nitrógeno adicional y los productos de desecho del metabolismo de las proteínas.

Por separado, un estudio analizó los efectos de las dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas versus las bajas en grasas en los riñones. El estudio encontró que en adultos obesos sanos, una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas para bajar de peso durante dos años no se asoció con efectos notablemente dañinos sobre la filtración renal, la albuminuria o el equilibrio de líquidos y electrolitos en comparación con una dieta baja en grasas.

Aumento de orina

Si sentimos que siempre tenemos ganas de orinar, puede deberse a un exceso de proteína. Nuestros riñones solo pueden procesar tanta proteína a la vez, por lo que el exceso comienza a acumularse.

La acumulación de proteínas en los riñones crea un ambiente mucho más ácido en los riñones, lo que hace que tengas que orinar todo el tiempo. El aumento de la producción de ácido también puede causar problemas en los huesos y el hígado.

Los efectos secundarios comienzan con una deshidratación leve, pero pueden conducir al desarrollo de cálculos renales, que son intensamente dolorosos. Los investigadores encontraron que las proteínas vegetales y lácteas tenían un efecto negativo mucho menor sobre la función renal que las proteínas animales no lácteas (carne).

Mayor riesgo de cáncer

Los estudios han demostrado que ciertas dietas ricas en proteínas que son particularmente ricas en proteínas a base de carne roja están relacionadas con un mayor riesgo de varios problemas de salud, incluido el cáncer. Comer más carne roja y/o procesada está asociado con cáncer colorrectal, de mama y de próstata.

Por el contrario, comer proteínas de otras fuentes ha sido asociado con una disminución del riesgo de cáncer. Los científicos creen que esto podría deberse, en parte, a las hormonas, los compuestos cancerígenos y las grasas que se encuentran en la carne.

sobredosis de proteina riesgos

Enfermedad del corazón

Comer mucha carne roja y productos lácteos enteros como parte de una dieta rica en proteínas puede provocar enfermedades cardíacas. Esto podría estar relacionado con una mayor ingesta de grasas saturadas y colesterol. Según un estudio, se demostró que comer grandes cantidades de carne roja y lácteos altos en grasa aumenta el riesgo de enfermedad coronaria en las mujeres. Comer aves, pescado y frutos secos redujo el riesgo.

Un estudio también mostró que el consumo a largo plazo de carne roja puede aumentar el N-óxido de trimetilamina, una sustancia química generada por el intestino que está relacionada con la enfermedad cardíaca. Los hallazgos también mostraron que reducir o eliminar la carne roja en la dieta revirtió los efectos.

Pérdida de calcio

Las dietas ricas en proteínas y carne pueden causar pérdida de calcio. Esto a veces se asocia con osteoporosis y mala salud ósea.

Una revisión de estudios encontró una asociación entre el exceso de proteína y la mala salud ósea. Sin embargo, otra revisión encontró que el efecto de la proteína en la salud ósea no es concluyente. Se necesita más investigación para ampliar y concluir sobre estos hallazgos.

Aumento de cansancio

Incluso si solemos dormir ocho horas de sueño todas las noches, comer demasiada proteína aún puede dejar el cuerpo cansado por varias razones. Primero, el consumo excesivo puede ejercer presión sobre los riñones, el hígado y los huesos, lo que hace que trabajen horas extras. Además, comer muy pocos carbohidratos realmente puede afectar nuestro cerebro, lo que nos impide estar alerta, concentrados y llenos de energía todos los días.

Como los carbohidratos son la principal fuente de energía del cerebro, probablemente deseemos aumentar el consumo de carbohidratos saludables, como granos integrales, frutas y verduras, para recuperar el mejor nivel. Esto no solo puede ayudar a recuperar la energía, sino que también obtendremos más vitaminas, minerales y fibra que el cuerpo necesita para estar saludable.

Cantidad recomendable

La cantidad ideal de proteína diaria que debemos consumir varía según una serie de factores, como la edad, el sexo, la actividad, la salud, la dieta total y otras variables. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la cantidad diaria recomendada de proteínas para adultos se puede calcular en función del peso corporal.

Para la mayoría de los adultos con actividad física mínima, los expertos recomiendan consumir un promedio diario mínimo de 0,8 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal. Si hacemos ejercicio principalmente con pesas o con el peso corporal durante más de una hora la mayoría de los días de la semana, podemos comer hasta 1,2 a 1,7 gramos por kg de peso corporal cada día. Sin embargo, algunas personas, incluidos los atletas de élite, pueden comer hasta 3,5 g por kilo de peso corporal sin efectos secundarios.

En general, los expertos también creen que la mayoría de los adultos saludables pueden tolerar comer 2 gramos de proteína por kg de peso corporal por día a largo plazo. Mientras que otros creen que los adultos sanos pueden consumir de forma segura niveles aún más altos de proteínas independientemente del nivel de actividad, esto no se ha estudiado de forma exhaustiva a largo plazo.

¡Sé el primero en comentar!