¿Es necesario usar enjuague bucal todos los días?

Tener mal aliento suele promover el uso de enjuague bucal o flúor. Este líquido con sabor a menta puede ser una solución rápida para mejorar la halitosis y aportar frescor en la boca, ¿pero es aconsejable en una boca sana?

Aunque el enjuague bucal es básico para reducir el hedor a corto plazo, es posible que te preguntes si ofrece otros beneficios para tu salud bucal en general. Es decir, seguro que te interesa conocer si el flúor es un paso necesario en la rutina diaria de higiene dental.

¿Qué hace el enjuague bucal? Efectos positivos

Los enjuagues bucales con ingredientes activos, como flúor y antimicrobianos, pueden lograr varias cosas. Es interesante acudir previamente a un dentista para que valore la salud bucal y recomiende productos específicos.

Ayuda a prevenir las caries

El flúor en el enjuague bucal se añade al esmalte de la superficie para hacer que los dientes sean más resistentes a las caries. Podría decirse que el enjuague bucal con flúor recubre los dientes para fortalecerlos y reducir la placa.

Sin embargo, esto no sustituye a la limpieza con cepillo y pasta dentífrica. Es importante mantener una buena higiene con limpieza diaria después de cada comida. El cepillado es lo único que puede remover los restos entre dientes y eliminar el sarro acumulado.

Elimina las bacterias

Los enjuagues bucales que contienen ingredientes antisépticos como el alcohol y el mentol pueden llegar a las grietas entre los dientes y destruir las bacterias que pueden provocar caries, mal aliento y problemas relacionados con las encías. Y al matar las bacterias malas en la boca, inhibe la placa dental (biopelícula) en los dientes.

Como es la placa la que causa la inflamación de las encías, estos enjuagues bucales ayudarán a combatir la gingivitis. Pero como decíamos antes, es imprescindible el cepillado por encima del uso de enjuague bucal.

Alivia los síntomas de la boca seca

El uso de enjuague bucal puede aumentar la lubricación y disminuir la incomodidad en ciertas personas, sobre todo en aquellas que padecen afecciones como alveolitis o xerostomía (también conocida como boca seca).

Sin embargo, los enjuagues con alcohol u otros ingredientes antibacterianos pueden deshidratar la boca, empeorando el problema en cuestión. Por eso es importante hablar con un dentista, quien puede recomendar un enjuague bucal adecuado si tiene problemas con estos problemas.

persona usando enjuague bucal

¿Quién no debería usar enjuague bucal?

Aunque este producto bucal contiene agentes antimicrobianos puede ayudar a reducir las bacterias, no resolverá la mayoría de los problemas subyacentes que causan el mal aliento y otras afecciones dentales. Si tenemos mal aliento continuo, es mejor acudir a un dentista para descartar otros problemas más graves, como enfermedad de las encías.

Los enjuagues bucales pueden tener un efecto a corto plazo para reducir la cantidad de bacterias en la boca, pero un enjuague bucal por sí solo no puede eliminar los microbios en la boca que forman la biopelícula en los dientes que causa caries dental y enfermedad periodontal. Además, no todas las personas pueden usar este producto, a pesar de que beneficie a la mayoría de las personas. Los que deben mantenerse alejados son:

  • Niños pequeños. Los niños menores de 6 años no deben usar enjuague. Esto se debe a que los niños pequeños, cuyos reflejos para tragar aún no están completamente formados, pueden tragar cantidades considerables de líquido con flúor, lo que puede provocar náuseas, vómitos e incluso intoxicación.
  • Personas con llagas abiertas en la boca. Estas personas no deben usar enjuague a menos que lo recomiende un profesional médico, ya que puede dañar el proceso de curación.
  • Personas con sensibilidad o alergias a ciertos ingredientes. Algunas personas pueden ser sensibles a un enjuague bucal con alcohol (por ejemplo, aquellos con boca seca o mucositis). En estos casos, un enjuague bucal sin alcohol sería más recomendable de usar. Además, un número muy pequeño de personas también puede ser alérgico a un ingrediente en el enjuague bucal.

¿Cuándo usar el enjuague bucal?

Antes de tomar un trago de enjuague bucal, hay que usar siempre hilo dental y cepillo con dentífrico. Usar hilo dental y cepillarse primero reduce la cantidad de microbios en los dientes, lo que facilita el funcionamiento del enjuague bucal. Después del cepillado, es mejor esperar unos tres o cinco minutos para asegurarnos de que el flúor de la pasta de dientes no se elimine. Recuerda que también se recomienda lavar los dientes unos 20 minutos después de comer para evitar que los restos dañen el esmalte al cepillarlos.

Para una limpieza más profunda, se puede usar un cepillo interdental (un dispositivo con cerdas diseñado para eliminar la placa entre los dientes) sumergido en enjuague bucal. Esto ayudará a administrar el enjuague bucal entre los dientes, que sabemos que es una zona particularmente susceptible a la inflamación y la pérdida ósea.

En cuanto a la frecuencia de uso, los profesionales de la salud bucal recomiendan que sea dos veces al día, una por la mañana y luego por la noche. Aunque si es necesario al mediodía para deshacerse temporalmente del mal aliento, no pasaría nada por usarlo una tercera vez.

¿Cómo encontrar el mejor?

Para ayudar a controlar o reducir el mal aliento, la gingivitis, la placa y las caries dentales, es importante comprobar que el enjuague bucal elegido contenga algunos de los siguientes ingredientes activos:

  • Cloruro de cetilpiridinio (ayuda a mantener a raya el mal aliento)
  • Clorhexidina o aceites esenciales (ambos ayudan a controlar la placa y la gingivitis)
  • Fluoruro (ayuda a prevenir la caries)
  • Peróxido (sirve como agente blanqueador o abrillantador)

Aunque podemos encontrar muchos enjuagues bucales de venta libre que contienen estos ingredientes en los pasillos de la farmacia local, algunos (como los que contienen clorhexidina) están disponibles solo con receta y bajo petición directa a un laboratorio farmacéutico. No obstante, muchas personas prefieren no consumir mezclas que contengan flúor, por lo que tampoco es un producto necesario para gozar de una buena salud bucal. Lo más recomendable es acudir a un dentista para que nos aconseje los mejores productos para la boca.

¡Sé el primero en comentar!