Motivos de tener dolor muscular (sin ejercicio físico)

Los músculos doloridos y fatigados suelen estar causados por hacer demasiado ejercicio y, en general, se sienten mejor con el paso del tiempo. Pero si no has hecho ejercicio recientemente, los músculos que duelen «sin motivo» podrían ser un indicador de una enfermedad u otra condición de salud.

Es de esperar dolor muscular después del ejercicio. El dolor muscular de aparición tardía , o DOMS, suele aparecer entre 24 y 72 horas después de un entrenamiento. Puede causar un dolor muscular leve o muy intenso que puede dificultar las actividades diarias.

Causas

Sin embargo, si no has hecho ejercicio recientemente y tienes dolor en los músculos sin motivo o dolor que dura más de tres días, es hora de visitar al médico para descartar afecciones médicas subyacentes.

Infección viral o bacteriana

Los resfriados, las infecciones virales y bacterianas pueden causar dolores corporales. El sistema inmunológico envía glóbulos blancos para combatir la infección y puede producirse inflamación, dejando los músculos rígidos y doloridos.

Para aliviar dolores musculares causados por una infección, se recomienda beber mucha agua y caldo y mucho descanso. También puedes usar una almohadilla térmica para controlar los síntomas a medida que tu cuerpo se recupera.

Estrés

Si experimentas dolor de espalda y hombros , dolores de cabeza y dolores corporales, el estrés puede ser la fuente de tu dolor muscular.

Si estás constantemente bajo estrés , es posible que tus músculos no tengan la oportunidad de relajarse. Eso es porque tus músculos cambian al modo de autoconservación. Los músculos tienen su propio mecanismo de autodefensa y tienden a activarse para protegerse de lesiones, mientras que están bajo estrés.

Para evitar esto, una vez relajados los músculos, estira. La mejor manera de relajar los músculos tensos es mediante el ejercicio y el estiramiento. Cualquier tipo de ejercicio ayudará, pero la natación y el yoga son opciones especialmente buenas.

No dormir lo suficiente

El sueño es una manera de curación estelar. Le da a tu cuerpo el tiempo que necesita para recuperarte de los entrenamientos, las actividades y el estrés del día. Sin dormir lo suficiente, tu cuerpo no puede recuperarse adecuadamente, lo que puede provocar dolores y molestias.

Si tienes problema de sueño, puedes probar las siguientes estrategias:

  • Evita la cafeína, el alcohol y las comidas pesadas cerca de la hora de acostarte.
  • Limita el uso del teléfono celular antes de acostarte: la luz azul interrumpe el sueño.
  • Escucha música relajante y meditativa.
  • Establece una buena higiene del sueño acostándote a la misma hora cada noche y levantándote a la misma hora cada mañana.

Deshidratación

Los dolores musculares pueden ser una señal de que no estás bebiendo suficientes líquidos. Cuando estás deshidratado, interfiere con los procesos corporales normales, como llevar oxígeno a los lugares correctos y digerir los alimentos.

El malestar o dolor muscular es la forma de tu cuerpo para alertar de la deshidratación. El objetivo es consumir ocho vasos de agua al día (más si haces ejercicio o corres durante largos períodos de tiempo).

Polimiositis

Tomando su nombre de las palabras griegas poly (muchos), myo (músculo) e itis (inflamación), la polimiositis es una enfermedad inflamatoria que causa inflamación crónica y debilidad muscular, especialmente en los músculos más cercanos al centro del cuerpo, como el muslos, caderas, espalda, cuello y hombros. La debilidad muscular asociada con la polimiositis generalmente ocurre durante días, semanas o meses y puede afectar a la capacidad para caminar, correr, subir escaleras o volver a levantarse después de una caída.

La polimialgia reumática es una enfermedad muscular inflamatoria similar. Esta causa dolor y rigidez muscular, particularmente en los hombros y las caderas. Las causas de la polimiositis y la polimialgia reumática no se conocen y no existen curas, pero el tratamiento con medicamentos, fisioterapia, cambios en el estilo de vida y remedios caseros pueden ayudar a aliviar los síntomas y ayudar a que los músculos debilitados recuperen parte de su fuerza.

dolor muscular en las manos sin ejercicio

Deficiencia nutricional

Ciertas deficiencias de vitaminas también pueden provocar dolores corporales. Por ejemplo, la hipocalcemia, una afección en la que las personas tienen bajas cantidades de calcio en la sangre, puede desencadenar tensión en los músculos. Eso es porque los músculos (y los riñones) dependen del calcio para funcionar de manera óptima.

Sorprendentemente, a veces la causa subyacente de la hipocalcemia es una deficiencia de vitamina D, porque tu cuerpo necesita la vitamina D adecuada para absorber el calcio.

Del mismo modo, si tu cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos, lo más probable es que esté anémico, y esto también puede provocar dolores corporales y musculares.

Síndrome de fatiga crónica

Si sientes dolor muscular y dolores de cabeza inusuales, dificultad para dormir, dificultad para concentrarte y agotamiento severo que dura seis meses o más, el síndrome de fatiga crónica, también conocido como encefalomielitis miálgica (ME / CFS), podría ser el culpable.

ME / CFS es una enfermedad crónica grave que afecta a diferentes partes del cuerpo (incluidos los músculos y las articulaciones) y no mejora con el reposo en cama.

Acude al médico, quien puede realizar un examen y pruebas de diagnóstico. Aunque actualmente no existe cura ni tratamiento aprobado, tu médico puede ayudarte a desarrollar un plan para controlar los síntomas.

Los signos y síntomas del hipotiroidismo varían según la gravedad de la deficiencia hormonal. Los problemas tienden a desarrollarse lentamente, a menudo durante varios años.

Al principio, los síntomas del hipotiroidismo son apenas perceptibles, como el cansancio o el aumento de peso. O simplemente puedes atribuírselos al envejecimiento. A medida que el metabolismo continúa ralentizándose, es posible que los problemas sean más evidentes.

Hipotiroidismo

Los signos y síntomas del hipotiroidismo varían según la gravedad de la deficiencia hormonal. Los problemas tienden a desarrollarse lentamente, incluso durante varios años.

Al principio, los síntomas del hipotiroidismo son apenas perceptibles, como el cansancio o el aumento de peso. O simplemente puedes atribuírselos al envejecimiento. A medida que el metabolismo continúa ralentizándose, es posible que los problemas sean más evidentes y el dolor muscular sea más notable.

Enfermedad de Lyme

Los dolores musculares y articulares también pueden ser un indicio de la enfermedad de Lyme, una enfermedad transmitida por garrapatas causada por la bacteria Borrelia burgdorferi.

Con la enfermedad de Lyme, la interferencia musculoesquelética, particularmente la artritis, es común Al principio de la enfermedad, los pacientes pueden informar de dolor musculoesquelético ‘itinerante’ en músculos, huesos, articulaciones o tendones.

Acude a un médico para que evalúe la enfermedad de Lyme a través de pruebas de diagnóstico y te aporte un tratamiento con antibióticos.

Fibromialgia

Aquellos que experimentan dolores y molestias durante un largo periodo de tiempo sin causa conocida podrían sufrir de fibromialgia. La fibromialgia es una afección crónica del sistema nervioso que causa dolor y sensibilidad generalizados en músculos y articulaciones.

Lo que es peor, la incomodidad constante también dificulta que las personas con fibromialgia descansen lo suficiente, lo que resulta en la falta de sueño, que ya sabemos que juega un papel en los músculos doloridos.

Medicamentos

La miositis (inflamación de las células musculares) es un efecto secundario de varios medicamentos y terapias, que incluyen quimioterapia, radioterapia, estatinas utilizadas para reducir el colesterol y medicamentos para la presión arterial alta, como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA).

Si estamos tomando un nuevo medicamento o estamos recibiendo quimioterapia o radioterapia y experimentamos dolor muscular, nos aseguraremos de buscar el consejo médico antes de suspender el tratamiento.

mujer con dolor muscular

Remedios naturales para dolor muscular

Si pasar a vernos o al quiropráctico neurológico más cercano a usted no es una opción, existen varios remedios naturales que puede hacer en casa para aliviar la incomodidad y el dolor que está experimentando en sus músculos, articulaciones y cuerpo.

Sales de Epsom

Un remedio clásico para los músculos y las articulaciones doloridos es tomar un baño relajante con sales de Epsom. Estas tienen un alto contenido de magnesio y sulfatos, que se absorben fácilmente a través de la piel para proporcionar un alivio rápido ya que reducen la inflamación, reducen los espasmos musculares y relajan las áreas tensas.

Se recomienda añadir dos tazas de sales al agua tibia del baño y dejarlo en remojo durante al menos veinte minutos. Podemos repetir según sea necesario.

Compresas de frío y calor

Para un alivio más inmediato del dolor en las articulaciones, podemos probar un enfoque de frío y calor para el control del dolor.

Aplicaremos una compresa caliente en la zona impactada durante veinte minutos. Luego seguiremos inmediatamente con una bolsa de hielo fría durante otros veinte minutos. Podemos probar esta técnica todos los días si es posible. Además, es conveniente mantener el área elevada si la hinchazón es grave.

Movernos y ser activos

Estar inactivo en realidad puede empeorar el dolor en las articulaciones del cuerpo. La tensión en los músculos de las piernas suele ser responsable de la tensión adicional que se ejerce sobre las rodillas y las caderas. Esto se debe al hecho de que los músculos débiles contribuyen a la inestabilidad, aumentando el riesgo de lesiones y la compensación en otras áreas del cuerpo.

Hacer ejercicio habitualmente puede ayudar a fortalecer y estirar las articulaciones y los músculos afectados, lo que a menudo reduce el dolor. Es aconsejable contar con la ayuda de un especialista si tenemos alguna enfermedad o lesión.

Tomar colágeno y otros suplementos naturales

El colágeno es el tipo de proteína que se encuentra en nuestro cuerpo y que ayuda a construir las articulaciones y mantiene fuerte el tejido conectivo. El colágeno contiene 19 aminoácidos diferentes, los componentes básicos de las proteínas, y tiene un papel esencial en la salud física y mental.

Esta proteína actúa como un pegamento natural en el cuerpo, uniendo la piel y las articulaciones, además de respaldar el crecimiento muscular saludable. Las formas naturales de incluir más colágeno en la dieta son consumir alimentos con un alto contenido de proteínas, como la carne de res, pollo, pescado y membranas de cáscara de huevo. El colágeno también se puede encontrar en forma de suplemento, como en polvos de proteína de colágeno, o se puede obtener de forma natural al consumir caldo de huesos real.

Probar la cúrcuma

Se ha demostrado que la raíz de cúrcuma tiene excelentes propiedades antiinflamatorias y muchas personas añaden cúrcuma en polvo a salsas, batidos o té. Pero la curcumina, el ingrediente activo de la cúrcuma, solo constituye alrededor del 3%, por lo que los expertos a menudo sugieren que las personas tomen suplementos de curcumina para obtener una cantidad efectiva.

Para muchas personas, un suplemento diario de curcumina de 200 mg a 1000 mg está bien. Sin embargo, podemos consultar con un médico de cabecera antes de tomar cualquier suplemento para asegurarnos de que no interactúe con medicamentos actuales ni nos ponga en riesgo de otras afecciones de salud. Además, estaremos atentos a los suplementos que contienen conservantes u otros aditivos, como gluten, lácteos y soja.

Masajes terapéuticos

El masaje terapéutico puede relajar los músculos tensos, hacer que la sangre fluya y calmar la mente. Una revisión de varios estudios médicos pequeños encontró que el masaje puede ayudar a reducir el dolor en personas que tienen osteoartritis y artritis reumatoide, aunque los resultados fueron mixtos.

Hay varias maneras excelentes de reducir el dolor en las articulaciones que no involucran medicamentos. Un tratamiento natural puede reducir el dolor en una pequeña cantidad, pero cuando se combina con otros tratamientos naturales, es posible que pueda reducir el dolor de manera espectacular. Pensaremos en probar las ideas anteriores y le pediremos opinión al médico de cabecera. Los mejores tratamientos son los que se adaptan a al estilo de vida y con los que podemos comprometernos a largo plazo.

¡Sé el primero en comentar!