¿Por qué debes desinfectar el cepillo de dientes?

¿Por qué debes desinfectar el cepillo de dientes?

Carol Álvarez

Probablemente todos usamos un cepillo de dientes todos los días para eliminar la placa y las bacterias de la superficie de los dientes y la lengua. Aunque la boca queda mucho más limpia después de un cepillado completo, el cepillo lleva los gérmenes y los residuos de la boca.

Es posible que el cepillo también esté almacenado en el baño, donde las bacterias pueden permanecer en el aire. Por lo tanto, hay diferentes microorganismos que pueden crecer en las cerdas y mangos de los cepillos de dientes. Muchos de estos son inofensivos y se encuentran naturalmente en la boca. Pero algunos pueden causar enfermedades, como la gripe.

Cómo limpiar un cepillo de dientes

Hay varios métodos para desinfectar el cepillo entre usos. Algunos son más efectivos que otros.

Dejar correr agua caliente sobre él

El método más básico para desinfectar el cepillo es dejar correr agua caliente sobre las cerdas antes y después de cada uso. Esto elimina las bacterias que pueden haberse acumulado en el cepillo de dientes en las horas entre cepillados. También elimina nuevas bacterias que se hayan podido acumular tras cada uso.

Para la mayoría de las personas, el agua limpia y caliente es suficiente para desinfectar un cepillo de dientes entre usos. Antes de aplicar la pasta de dientes, dejaremos correr agua caliente suavemente sobre la cabeza del cepillo. El agua debe estar lo suficientemente caliente para producir vapor. Después de cepillarlos, enjuagaremos el cepillo con más agua caliente.

Empaparlo en enjuague bucal antibacteriano

Si un enjuague con agua caliente no es suficiente para brindarle tranquilidad, podemos empapar el cepillo de dientes en un enjuague bucal antibacteriano.

Hay que tener en cuenta que hacer esto puede desgastar el cepillo más rápido, ya que estos enjuagues bucales generalmente contienen ingredientes fuertes que hacen que las cerdas se rompan. Este método consiste en dejar reposar el cepillo de dientes, con la cabeza hacia abajo, en una pequeña taza de enjuague bucal durante aproximadamente 2 minutos después de cada cepillado.

Hervir el cepillo

No es necesario hervir el cepillo de dientes para que quede lo suficientemente limpio como para usarlo, ya que el mango de plástico de la mayoría de los cepillos de dientes podría comenzar a derretirse en agua hirviendo.

Pero si aún queremos usar agua hirviendo, calentaremos el agua en una tetera o en una olla en la estufa. Una vez que hierva, apagaremos el fuego y sumergiremos el cepillo durante 30 segundos más o menos.

Desinfectante ultravioleta

También podemos invertir en un producto desinfectante de luz ultravioleta hecho especialmente para cepillos de dientes. Al comparar cámaras de luz ultravioleta hechas para cepillos de dientes con solución salina y solución de gluconato de clorhexidina, se descubrió que la luz ultravioleta era la forma más eficaz de desinfectar los cepillos de dientes.

Este material puede ser costoso y no es necesario tener uno para un cepillado seguro. Hay que tener en cuenta que los expertos dicen que no se necesita usar una cámara UV para limpiar el cepillo de dientes.

limpiar cepillo de dientes

Cómo mantener un cepillo de dientes limpio

Una vez que hayamos desinfectado el cepillo de dientes, podemos llevar a cabo algunas medidas para mantenerlo limpio. Guardar el cepillo correctamente es probablemente tan importante como limpiarlo después de usarlo.

  1. Evitar guardar los cepillos de dientes uno al lado del otro. Lanzar varios cepillos de dientes juntos en una taza puede causar contaminación cruzada bacteriana entre las cerdas. Si hay varias personas en casa, mantendremos cada cepillo a unos 5 centímetros de distancia de los demás.
  2. Ponerlo lo más lejos posible del inodoro. Cuando tiramos de la cadena del inodoro, la materia fecal se eleva en el aire en lo que se conoce como el efecto de «pluma del inodoro». Esto propaga bacterias dañinas por todas las superficies del baño, incluido el cepillo. Podemos evitar que estas bacterias contaminen el cepillo de dientes guardándolo en un botiquín con la puerta cerrada. O simplemente puede mantener el cepillo lo más lejos posible del váter.
  3. Limpiar las cubiertas y el soporte del cepillo. Las bacterias del cepillo pueden entrar en las cubiertas de los cepillos de dientes y en los recipientes de almacenamiento que usamos para guardar el cepillo. Nos aseguraremos de limpiar las cubiertas y los recipientes de los cepillos de dientes cada 2 semanas para evitar que las bacterias dañinas se arraiguen. No es necesario cubrir el cepillo, pero si lo queremos, dejaremos que se seque al aire antes. Cubrir un cepillo húmedo puede provocar un mayor crecimiento de bacterias en las cerdas.
  4. Usar un dispensador de pasta de dientes. Cuando aplicamos pasta de dientes al cepillo, siempre existe la posibilidad de que el cepillo y el tubo de pasta de dientes entren en contacto y transfieran bacterias. Podemos usar un dispensador de pasta de dientes para reducir este riesgo de contaminación cruzada.

Cuándo reemplazar un cepillo de dientes

A veces, la mejor manera de asegurarse de que está usando un cepillo de dientes limpio es simplemente reemplazándolo. Como regla general, debemos reemplazar el cepillo de dientes o cabezal cada 3 a 4 meses.

También debemos desechar el cepillo en cada una de las siguientes circunstancias:

  • Las cerdas están desgastadas. Si las cerdas parecen dobladas o deshilachadas, el cepillo no puede limpiar los dientes con tanta eficacia.
  • Alguien en casa está enfermo. Si alguien en casa ha tenido una enfermedad contagiosa, como faringitis estreptocócica o gripe, continuar usando el cepillo de dientes puede propagar la infección.
  • Después de una limpieza bucal profesional. Cuando acudimos al dentista para hacernos una limpieza bucal, se recomienda comprar un nuevo cepillo para evitar contaminar la limpieza.
¡Sé el primero en comentar!