¿Cómo saber si estoy tomando mucha cafeína?

¿Cómo saber si estoy tomando mucha cafeína?

Carol Álvarez

No podrías vivir sin tu taza de café matutina, o sin las cuatro siguientes a lo largo del día. Es posible que sea lo que te saque de la cama por la mañana, te ayude a deshacerte de la somnolencia y agudice tu mente para que puedas hacer las cosas. La cafeína es un estimulante. Para la mayoría de las personas, consumir una cantidad razonable causará efectos secundarios mínimos.

Sin embargo, si te excedes con la cafeína o eres especialmente sensible a ella, puedes experimentar efectos mentales y físicos incómodos. Por ejemplo, si estás tan animado y nervioso con la cafeína que estás luchando por sostener tu taza, probablemente sepas que estás bebiendo demasiada cantidad. Pero hay otros signos y síntomas que es posible que no se relacionen directamente con tu taza de café.

Síntomas

Las dosis muy altas de esta sustancia pueden provocar efectos secundarios que interfieren con la vida cotidiana e incluso pueden causar problemas de salud graves. Aunque las respuestas varían de una persona a otra, los efectos de un alto consumo demuestran que más no es necesariamente mejor.

Problemas digestivos

La cafeína es una droga, y consumir demasiado puede estimular en exceso el sistema nervioso central, lo que lleva a lo que se llama intoxicación por cafeína. Los síntomas incluyen inquietud, nerviosismo, insomnio, latidos cardíacos irregulares y malestar gastrointestinal.

Además, la cafeína puede desencadenar la producción de gastrina, que aumenta el movimiento del colon. No solo puedes tener malestar estomacal o náuseas, sino que también puedes tener diarrea. Sin embargo, la cafeína en sí también parece estimular las deposiciones al aumentar el peristaltismo, las contracciones que mueven los alimentos a través del tracto digestivo. Dado este efecto, no es sorprendente que grandes dosis de cafeína puedan provocar heces blandas o incluso diarrea en algunas personas.

Por otro lado, algunos estudios sugieren que las bebidas con cafeína pueden empeorar la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) en algunas personas. Esto parece ser especialmente cierto en el caso del café.

Irritabilidad y ansiedad

La cafeína te da ese efecto de despertar porque bloquea la adenosina, una sustancia química en tu cuerpo que te hace sentir cansado. Al mismo tiempo, desencadena la liberación de adrenalina, la hormona de «lucha o huida» asociada con el aumento de energía. Sin embargo, en dosis más altas, estos efectos pueden volverse más pronunciados y provocar ansiedad y nerviosismo.

Se ha informado que ingestas diarias extremadamente altas de 1000 mg o más al día causan nerviosismo, inquietud y síntomas similares en la mayoría de las personas, mientras que incluso una ingesta moderada puede provocar efectos similares en personas sensibles a la cafeína.

Además, se ha demostrado que las dosis moderadas causan respiración rápida y aumentan los niveles de estrés cuando se consumen de una sola vez. Curiosamente, los niveles de estrés son similares entre los consumidores regulares y menos frecuentes de cafeína, lo que sugiere que el compuesto puede tener el mismo efecto sobre los niveles de estrés, independientemente de si se bebe habitualmente.

Si consumes demasiada cantidad o la bebes demasiado tarde en el día, puede afectar fácilmente cómo de bien duermes por la noche. La falta de sueño es una receta para el mal humor general durante el día, pero también puede alimentar los trastornos de ansiedad.

taza de cafe con cafeina

Dolor de cabeza

Lo curioso de la cafeína es que es tanto un tratamiento para los dolores de cabeza como una causa de ellos. Encontrarás cafeína agregada a los medicamentos para el dolor de cabeza y la migraña, ya que ayuda a contraer los vasos sanguíneos para aliviar el dolor de cabeza.

Sin embargo, el dolor de cabeza es un síntoma común de la abstinencia de cafeína. Es posible que notes dolor de cabeza después de beber más o menos café de lo habitual, o en momentos diferentes a los que estás acostumbrado. La cafeína puede desencadenar lo que se conoce como «rebote de cafeína». Esto significa que después de beber mucha cafeína, es posible que experimentemos síntomas de abstinencia después de que hayan desaparecido los beneficios iniciales. En general, está bien consumir cafeína con moderación. Sin embargo, es mejor evitar el uso diario si experimenta dolores de cabeza frecuentes.

Fatiga

Se sabe que el café, el té y otras bebidas con cafeína aumentan los niveles de energía. Es de esperar que te sientas animado, pero beber demasiado café puede causar fatiga de rebote.

Te sientes con mucha energía después de beber cafeína, pero cuando los efectos desaparecen, tienes este rebote que te deja mucho más cansado. La única forma de evitarlo es seguir bebiendo café, pero si lo hicieras, nunca dormir.

Es normal que tenga ese efecto contrario al provocar fatiga de rebote después de que la cafeína abandone el sistema. Algunos estudios han encontrado que aunque las bebidas energéticas con cafeína aumentaron el estado de alerta y mejoraron el estado de ánimo durante varias horas, las personas suelen estar más cansados ​​de lo habitual al día siguiente.

Por supuesto, si seguimos bebiendo mucha cafeína a lo largo del día, podemos evitar el efecto rebote. Por otro lado, esto puede afectar a la capacidad para dormir.

Insomnio

La capacidad de la cafeína para ayudar a las personas a mantenerse despiertas es una de sus cualidades más preciadas. Por otro lado, demasiada cafeína puede dificultar el sueño reparador suficiente.

Los estudios han encontrado que una mayor ingesta de cafeína parece aumentar la cantidad de tiempo que se tarda en conciliar el sueño. También puede disminuir el tiempo total de sueño, especialmente en los adultos mayores. Por el contrario, las cantidades bajas o moderadas de cafeína no parecen afectar mucho el sueño de las personas que consideran que no tienen problemas de sueño.

Es posible que no nos demos cuenta de que demasiada cafeína interfiere con el sueño si subestimamos la cantidad de cafeína que estamos consumiendo. Aunque el café y el té son las fuentes más concentradas de cafeína, también se encuentra en los refrescos, el cacao, las bebidas energéticas y varios tipos de medicamentos. Por ejemplo, una bebida energética puede contener hasta 350 mg de cafeína, mientras que algunas bebidas energéticas proporcionan hasta 500 mg por lata.

La ciencia ha demostrado que, aunque la cafeína permanece en el sistema durante un promedio de cinco horas, el período de tiempo puede oscilar entre una hora y media y nueve horas, según la persona.

Aturdimiento

Tener » nerviosismo » es el resultado de cambios en la presión arterial y un aumento de la frecuencia cardíaca, lo que puede ocurrir después de consumir esta sustancia. Si puedes sentir los latidos de tu corazón, debes reducir absolutamente la cantidad. Pero también puedes sentir síntomas más sutiles, como aturdimiento o mareos.

Se sabe que el café, el té y otras bebidas con cafeína aumentan los niveles de energía. Sin embargo, también pueden tener el efecto contrario al provocar fatiga de rebote después de que la cafeína abandona nuestro sistema. Por supuesto, si seguimos bebiendo mucha cafeína a lo largo del día, podemos evitar el efecto rebote. Por otro lado, esto puede afectar a la capacidad para dormir. Para maximizar los beneficios de la cafeína en la energía y evitar la fatiga de rebote, se recomienda consumirla en dosis moderadas en vez de altas.

Descomposición muscular

La rabdomiólisis es una afección muy grave en la que las fibras musculares dañadas ingresan al torrente sanguíneo, lo que provoca insuficiencia renal y otros problemas. Las causas comunes de rabdomiolisis incluyen trauma, infección, abuso de drogas, tensión muscular y mordeduras de serpientes o insectos venenosos.

Además, ha habido varios informes de rabdomiólisis relacionados con el consumo excesivo de cafeína, aunque esto es relativamente raro. Para reducir el riesgo de rabdomiolisis, es mejor limitar el consumo a unos 250 mg de cafeína por día, a menos que estemos acostumbrados a consumir más.

Presión arterial alta

En general, la cafeína no parece aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular en la mayoría de las personas. Sin embargo, se ha demostrado que eleva la presión arterial en varios estudios debido a su efecto estimulante sobre el sistema nervioso.

La presión arterial elevada es un factor de riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular porque puede dañar las arterias con el tiempo, restringiendo el flujo de sangre al corazón y al cerebro. Afortunadamente, el efecto de la cafeína sobre la presión arterial parece ser temporal. Además, parece tener el mayor impacto en las personas que no están acostumbradas a consumirlo.

También se ha demostrado que la sobredosis de cafeína aumenta la presión arterial durante el ejercicio en personas sanas, así como en aquellas con presión arterial levemente elevada. Por lo tanto, es importante prestar atención a la dosis y el horario de la cafeína, especialmente si ya tenemos presión arterial alta.

Ganas de orinar

El aumento de la micción es un efecto secundario común del alto consumo de cafeína debido a los efectos estimulantes del compuesto sobre la vejiga. Es posible que hayamos notado que necesitamos orinar con frecuencia cuando bebemos más café o té de lo habitual.

La mayoría de las investigaciones que analizan los efectos del compuesto en la frecuencia urinaria se han centrado en las personas mayores y en aquellas con vejiga hiperactiva o incontinencia. Además, un alto consumo puede aumentar la probabilidad de desarrollar incontinencia en personas con vejigas sanas.

Si tomamos muchas bebidas con cafeína y sentimos que orinamos con más frecuencia o urgencia de lo que deberíamos, puede ser una buena idea reducir el consumo para ver si los síntomas mejoran.

Síntomas similares a los de la gripe

Beber cantidad durante todo el día puede provocar la abstinencia de cafeína, que es un diagnóstico médico se refiere a lo que le sucede a tu cuerpo cuando sale de un flujo constante de cafeína. Además de las cosas que podrías esperar, como irritabilidad o dolor de cabeza, también pueden aparecer síntomas similares a los de la gripe (náuseas, dolor muscular).

Sed

Las investigaciones muestran que incluso un consumo bajo de cafeína puede aumentar la sed en algunas personas. La sed fue más notoria para los consumidores ocasionales de cafeína, incluso después de una taza de café. Aquellos con ingesta diaria de cafeína no pudieron detectar la sed a este nivel.

No hay evidencia de cómo la sobredosis de cafeína afecta a la sed. Sin embargo, es posible que tener sed se deba a los altos niveles de cafeína.

sintomas de tomar mucha cafeina

¿Cuánta cantidad es demasiada?

Los expertos recomiendan limitar la cafeína a 400 miligramos por día, lo que equivale a entre cuatro y cinco tazas de café hecho en casa. Como referencia, un café grande en Starbucks contiene 235 miligramos de esta sustancia. La cantidad en su marca de café puede variar.

Sin embargo, si notas que eres más sensible, es posible que quieras seguir con una cantidad menor. Se recomienda limitar la cafeína a 250 miligramos al día para mantener los posibles efectos secundarios al mínimo. Algunas personas incluso pueden sentir que una taza diaria es demasiado para ellas. En ese caso, prueba con medio café o un café con leche pequeño (un solo trago de espresso contiene solo 75 miligramos de cafeína).

Los alimentos y las bebidas pueden variar en la cantidad de cafeína que contienen. Estas son las cantidades aproximadas por producto:

  • 354 ml de refresco con cafeína: 30-40 miligramos
  • 235 ml de té verde o negro : 30-50 miligramos
  • 235 ml de café : 80-100 miligramos
  • 235 ml de café descafeinado : 2-15 miligramos
  • 235 de bebida energética: 40-250 miligramos
  • 1 onza de chocolate amargo: 12 miligramos

¿La cafeína puede matar?

En niveles tóxicos, especialmente cuando se toma en poco tiempo, la cafeína puede comenzar a causar una serie de efectos secundarios desagradables: dolor de cabeza, náuseas, vómitos, nerviosismo e irritabilidad. Los efectos más graves de la toxicidad de la cafeína incluyen dolor abdominal, convulsiones, aumento de los niveles de ácido en la sangre, latidos cardíacos irregulares o rápidos y reducción del flujo sanguíneo al corazón, todo lo cual aumenta el riesgo de morir.

Sin embargo, la muerte por cafeína es rara. Muchas de las muertes relacionadas con la cafeína se asociaron a exposiciones de 10 gramos de cafeína o más, que es bastante cantidad. Por ejemplo, una persona que murió ingirió 51 gramos de cafeína. En muchos de estos casos, fue el consumo de una gran cantidad en muy poco tiempo, y proveniente de una fuente como una pastilla de cafeína o la forma de cafeína en polvo, en vez de bebidas energéticas o café.

Por otra parte, tomar un montón de bebidas energéticas en un corto período de tiempo, incluso si no resulta en la muerte, puede provocar problemas cardíacos. Además, algunas personas parecen verse más afectadas por la cafeína que otras, incluso en dosis más altas. Eso hace que sea difícil predecir quién tendrá una mala reacción.

La ciencia muestra que hubo algunas personas que son sensibles, ya sea alguien que tiene una condición que los hace más susceptibles, algo que interactúa de manera diferente con los receptores de cafeína, o tal vez lo metabolizan de manera diferente. En un caso, una persona sufrió un paro cardíaco y murió después de ingerir solo 240 mg de cafeína. Los investigadores escriben que este caso es inusual y puede estar relacionado con condiciones preexistentes.

Las bebidas energéticas también pueden contener otros estimulantes como guaraná, L-carnitina y taurina que complican la reacción del cuerpo.

¡Sé el primero en comentar!