7 señales de tener déficit de magnesio

7 señales de tener déficit de magnesio

Carol Álvarez

El magnesio es uno de los minerales esenciales más abundantes en su cuerpo. Se almacena principalmente en los huesos del cuerpo y una cantidad muy pequeña de magnesio circula en el torrente sanguíneo. Sin embargo, muchas personas sufren déficit de magnesio.

El magnesio juega un papel importante en el mantenimiento de la función nerviosa y muscular, la salud inmunológica y los niveles de azúcar en la sangre. También mantiene el latido constante del corazón y mantiene los huesos fuertes. Algunas investigaciones también sugieren que el magnesio podría desempeñar un papel en la prevención o el control de problemas de salud como la diabetes, la presión arterial alta y las enfermedades cardíacas.

Sin embargo, la realidad es que casi la mitad de las personas adultas obtienen menos de la ingesta diaria recomendada de magnesio. Pero no llegar a la cantidad recomendada y tener una deficiencia de magnesio no es lo mismo. La deficiencia real no es tan común, pero aun así existen casos.

La única forma de saber con certeza si tenemos déficit de magnesio es con un análisis de sangre. Dicho esto, los niveles bajos de magnesio pueden causar síntomas notables, algunos de los cuales son graves.

Síntomas

Al principio, es posible que los niveles bajos de magnesio no causen ningún síntoma. Pero en algunos casos se puede comenzar a notar efectos secundarios cuando la deficiencia es mayor.

Náuseas o vómitos

La falta de magnesio podría hacer que nos sintamos mareados o incluso que vomitemos. Eso es porque el mineral está involucrado en la función del sistema nervioso. Es posible que nuestros nervios gastrointestinales no estén funcionando correctamente, lo que provoca náuseas. Los vómitos suelen ser un efecto secundario de las náuseas que, por supuesto, hacen que perdamos aún más magnesio.

Por otra parte, el magnesio bajo puede evitar tener apetito. Eso podría ser un efecto directo de las náuseas: es difícil comer cuando el estómago no está bien. La falta de magnesio también podría hacer que los nervios que señalan la sensación de hambre funcionen con menos eficacia.

Baja energía

El magnesio juega un papel integral en el metabolismo celular, el proceso en el que los nutrientes se convierten en energía. Si nuestro nivel de magnesio es bajo, nos volvemos menos efectivos y eficientes en esta conversión. Eso puede conducir a sentimientos de debilidad, lentitud y fatiga.

La fatiga, una condición caracterizada por agotamiento o debilidad física o mental, es otro síntoma de la deficiencia de magnesio. Hay que tener en cuenta que todo el mundo se fatiga de vez en cuando. Por lo general, simplemente significa que necesitamos descansar. Sin embargo, la fatiga severa o persistente puede ser un signo de un problema de salud.

Como la fatiga es un síntoma inespecífico, su causa es imposible de identificar a menos que esté acompañada de otros síntomas. Otro signo más específico de deficiencia de magnesio es la debilidad muscular, que puede ser causada por miastenia grave.

Los científicos creen que la debilidad está causada por la pérdida de potasio en las células musculares, una condición asociada con la deficiencia de magnesio. Por lo tanto, la deficiencia de magnesio es una posible causa de fatiga o debilidad.

Entumecimiento y convulsiones

Los problemas para experimentar sensaciones en las manos o los pies, o notar una sensación de hormigueo, pueden deberse a niveles muy bajos de magnesio. De nuevo, tiene que ver con el efecto del magnesio sobre la respuesta del sistema nervioso.

Las convulsiones relacionadas con el déficit de magnesio probablemente se relacionen con los desequilibrios de electrolitos, que pueden ser causados ​​por la mala calidad general de la dieta o los efectos en el sistema nervioso de los niveles bajos de magnesio.

Calambres musculares

Los calambres pueden ocurrir por desequilibrios de electrolitos minerales como el magnesio (así como el sodio, el potasio o el calcio). Los calambres también pueden ocurrir cuando el magnesio bajo hace que los nervios del cuerpo fallen, lo que hace que los músculos se contraigan y causen calambres.

Los científicos creen que estos síntomas son causados ​​por un mayor flujo de calcio en las células nerviosas, lo que sobreexcita o hiperestimula los nervios musculares.

Aunque los suplementos pueden ayudar a aliviar las contracciones musculares y los calambres en algunas personas con deficiencia, una revisión concluyó que los suplementos de magnesio no son un tratamiento eficaz para los calambres musculares en adultos mayores.

Hay que tener en cuenta que las contracciones musculares involuntarias pueden tener muchas otras causas. Por ejemplo, el estrés o el exceso de cafeína también podrían causar espasmos musculares involuntarios. También pueden ser un efecto secundario de algunos medicamentos o un síntoma de una enfermedad neuromuscular como la distrofia muscular, la esclerosis múltiple o la miastenia grave.

Cambios de personalidad

El comportamiento anormal o poco característico es otro problema que puede derivarse de un funcionamiento defectuoso del sistema nervioso, que puede ocurrir cuando la deficiencia de magnesio de una persona se vuelve grave.

Un ejemplo es la apatía, que se caracteriza por entumecimiento mental o falta de emoción. La deficiencia empeorada puede incluso conducir al delirio y al coma. Además, los estudios observacionales han asociado los niveles bajos de magnesio con un mayor riesgo de depresión.

Los científicos también han especulado que la deficiencia de magnesio podría promover la ansiedad, pero falta evidencia directa. Una revisión concluyó que los suplementos de magnesio podrían beneficiar a un subconjunto de personas con trastornos de ansiedad , pero la calidad de la evidencia es deficiente.

Si el déficit de magnesio está relacionado con el consumo de alcohol (el abuso de alcohol puede conducir a una deficiencia de magnesio), el consumo de alcohol también puede estar afectando el comportamiento del individuo.

Rotura de huesos

La osteoporosis es un trastorno caracterizado por huesos débiles y un mayor riesgo de fracturas óseas. Hay factores que aumentan el riesgo de desarrollar osteoporosis, entre los que destacan envejecimiento, falta de ejercicio e ingesta dietética deficiente de vitaminas D y K.

Curiosamente, la deficiencia de magnesio también es un factor de riesgo para la osteoporosis. La deficiencia puede debilitar los huesos directamente, pero también reduce los niveles de calcio en la sangre, el componente principal de los huesos.

Los estudios en roedores confirman que el agotamiento del magnesio en la dieta da como resultado una reducción de la masa ósea. Aunque no se han realizado estudios de este tipo en humanos, la investigación ha asociado la ingesta deficiente de magnesio con una densidad mineral ósea más baja.

Asma

El déficit de magnesio a veces se observa en personas con asma grave. Además, los niveles de magnesio tienden a ser más bajos en personas con asma que en personas que no tienen esta afección.

Los investigadores creen que la falta de magnesio puede causar la acumulación de calcio en los músculos que recubren las vías respiratorias de los pulmones. Esto hace que las vías respiratorias se contraigan, lo que dificulta la respiración.

Curiosamente, a veces se administra un inhalador con sulfato de magnesio a personas con asma grave para ayudar a relajar y expandir las vías respiratorias. Para aquellos con síntomas que amenazan la vida, las inyecciones son el método preferido de administración.

sintomas de deficit de magnesio

Causas

El nivel bajo de magnesio generalmente se debe a una menor absorción de magnesio en el intestino o a una mayor excreción de magnesio en la orina. El déficit de magnesio en personas sanas es poco común. Esto se debe a que los niveles de magnesio están controlados en gran medida por los riñones. Los riñones aumentan o disminuyen la excreción (desecho) de magnesio según lo que el cuerpo necesita.

La ingesta dietética continuamente baja de magnesio, la pérdida excesiva de magnesio o la presencia de otras afecciones crónicas pueden provocar hipomagnesemia. La hipomagnesemia también es más común en personas hospitalizadas. Esto puede deberse a su enfermedad, a tener ciertas cirugías o a tomar ciertos tipos de medicamentos. Se han observado niveles muy bajos de magnesio vinculado a peores resultados en pacientes hospitalizados gravemente enfermos.

Las condiciones que aumentan el riesgo de deficiencia de magnesio incluyen:

  • Enfermedades gastrointestinales. La enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn y la diarrea crónica pueden afectar la absorción de magnesio o resultar en una mayor pérdida de magnesio.
  • Diabetes tipo 2. Las concentraciones más altas de glucosa en la sangre pueden hacer que los riñones excreten más orina. Esto también provoca una mayor pérdida de magnesio.
  • Dependencia al alcohol. La dependencia del alcohol puede conducir a una pobre ingesta dietética de magnesio, aumento de la micción y heces grasosas, enfermedad del hígado, vómitos, insuficiencia renal o pancreatitis.
  • Adultos mayores. La absorción intestinal de magnesio tiende a disminuir con la edad. La producción urinaria de magnesio tiende a aumentar con la edad. Los adultos mayores suelen comer menos alimentos ricos en magnesio. También es más probable que tomen medicamentos que puedan afectar el magnesio (como los diuréticos). Estos factores pueden conducir a hipomagnesemia en adultos mayores.
  • Uso de diuréticos. El uso de diuréticos de asa (como Lasix) a veces puede conducir a la pérdida de electrolitos como potasio, calcio y magnesio.

¿Existe tratamiento?

La hipomagnesemia generalmente se trata con suplementos orales de magnesio y una mayor ingesta de magnesio en la dieta. Lo mejor es obtener el magnesio de los alimentos, a menos que un médico indique lo contrario.

Ejemplos de alimentos ricos en magnesio incluyen: espinacas, almendras, anacardos, cereal de grano entero, leche de soja, frijoles negros, pan integral, plátano, salmón, patata al horno con piel o chocolate.

Si la hipomagnesemia es grave e incluye síntomas como convulsiones, podemos recibir magnesio por vía intravenosa.

¡Sé el primero en comentar!