Comer sano significa que vayamos a perder peso. Para adelgazar es imprescindible que hagamos ejercicio físico y lo combinemos con una alimentación saludable. Es un error pensar que como hay alimentos más recomendables que otros, tenemos que abusar de ellos sin remordimientos. Debes comer lo necesario para que no añadas calorías extras y veas frustrados tus esfuerzos.

Te damos unos consejos para que aprendas a controlar tus porciones o raciones en cada comida saludable.

No te obsesiones con pesarlo todo

Personalmente, detesto las dietas que te hacen estar anclado a una báscula de alimentos o a un medidor. ¿Qué ocurre si te vas fuera de casa y no tienes un peso? ¿Dejas de comer?
Al principio, para adaptarte a un nuevo estilo de vida es normal que necesites controlar cuánto es cada porción, pero pasado el tiempo debes dejar a un lado las mediciones. Úsalas en recetas porque serán necesarias, pero en tu día a día juega un poco con lo que has aprendido en este tiempo y sé más flexible (sin pasarte).

Calcula las porciones con tu mano

Tus manos pueden ser un gran medidor para conocer cómo deber ser tus porciones.
Cuando comes fuera de casa, es normal encontrarte con platos rebosantes de comida que te hacen pensar que contienen más de una ración. Poniendo tu mano sobre el plato puedes identificar cuánta comida es la que debes ingerir, y lo que sobre te lo puedes llevar.
En caso de cocinar en casa, tendrás las medidas perfecta usando como referencia la siguiente imagen:

Aprende a leer el etiquetado

Siempre es mucho más recomendable optar por alimentos naturales y frescos, pero es normal que también compremos algún procesado. En este caso, cualquier comida envasada que compremos debemos darle la vuelta para informarnos sobre su contenido nutricional.
Por muy “sano” que parezca, los ingredientes delatan si es apto o no para nuestra dieta. Asimismo, en la tabla nutricional nos detalla la información justa por cada porción. Aunque el pan de centeno sea saludable, estarás aumentando las calorías de forma tonta si te tomas medio paquete del tirón. Procura manejarte con las raciones que te aconsejan.

Lleva un registro de tus comidas

Muchas personas, para conocer y controlar sus comidas, usan aplicaciones de teléfono. Con tan solo registrarlas puedes conocer las calorías y los nutrientes que has ingerido. No te obsesiones tampoco, tan solo úsalas como una guía hasta que puedas controlar las porciones por ti mismo.