En la actualidad, cada día recibimos mensajes sobre la importancia de llevar una vida saludable. Y es que unos buenos hábitos de vida determinan, en gran medida, la calidad de la misma. Por ello, si llevas un tiempo sintiendo que necesitas adoptar una serie de cambios, atento al siguiente post. Hoy te hablamos de una vida más saludable siguiendo 5 pasos básicos.

Una vida más saludable en 5 pasos

Una vida más feliz y satisfactoria es posible con la adopción de ciertos hábitos que te permitan un aumento del bienestar. Éste se experimenta en el marco físico, mental y emocional. Lograr el equilibrio entre estas partes es el objetivo de muchos, sin embargo, es más sencillo de lo que, a priori, puede parecer. Llena tu mochila con un puñado de paciencia, perseverancia y fuerza de voluntad y coge este tren con destino a una vida más saludable.

1. Alimentación

La alimentación es mucho más importante de lo que podemos pensar. De ella depende el estado de nuestra salud, no solo física, sino mental y emocional. Alimentarnos de una forma equilibrada, prestando especial atención a los alimentos naturales, es garantía de una mayor calidad de vida. En la alimentación reside la posibilidad de reducir el riesgo de sufrir ciertas enfermedades; encontrar la energía necesaria para afrontar los días; disminuir el estrés, los nervios o las tensiones acumulas…

2. Ejercicio físico

Practicar ejercicio físico de forma regular, nos ayuda a mejorar nuestra condición física y nos hace sentir mejor con nosotros mismos. Nos aporta satisfacción, bienestar, autoestima y vitalidad. Además, nos educa, ya que nos inculca valores como la persistencia, la lucha o la fuerza de voluntad. Darle un poco de caña a nuestro cuerpo lo prepara para afrontar la vida, reduce el riesgo de sufrir enfermedades y lo dota de unas mayores capacidades físicas.

3. Actividades de relajación

Dedicar una horita, un par de veces a la semana, a alguna disciplina mente- cuerpo, nos recarga las pilas y favorece el equilibrio interior, ese que tanto necesitamos para ser productivos en nuestra vida desde el bienestar. Por ello, practica yoga, pilates o tai chi un par de veces por semana. Notarás un gran cambio en tu interior, que se reflejará en la parte externa.

4. Meditación

Meditar es un arte al alcance de todos. Y es que, parar durante un tiempo y evadirnos de la velocidad frenética del día a día, es garantía de salud y bienestar. Es importantísimo prestar atención a la respiración y a las demandas que nuestro interior esté haciendo. Tanto si eres deportista profesional, como si te acabas de iniciar o simplemente deseas una vida más saludable, la meditación te dará grandes herramientas para sentirte mejor en todos los aspectos de tu vida.

5. Las dos “D”: Descanso y Diversión

Descansar es un pilar imprescindible al que muchas veces no prestamos la atención que se merece. De nada sirve que te machaques en tu entrenamiento si, posteriormente, no das tiempo a tu cuerpo para que se recupere. Cumplir con las horas de sueño recomendadas, es imprescindible. Si te cuesta dormir, existen medidas para lograr un sueño reparador. Pero recuerda, las horas de sueño son sagradas.

En cuando a la diversión, es otro gran imprescindible. Debemos cumplir con las obligaciones, pero la diversión es la salsa de nuestros días. Encuentra aquellas actividades que te permitan entusiasmarte a diario, sal con amigos, encuentra momentos para ti o aficiónate a nuevas prácticas; pero no te contentes con cumplir, la vida está para disfrutar, independientemente de las circunstancias de cada uno.