El dolor de espalda es muy frecuente en un gran porcentaje de las personas. Generalmente puede aparecer por una mala postura corporal. Ésta viene determinada por muchos factores como el tono muscular, retracciones musculares o la coordinación neuromuscular.

Para mejorar la postura, y empezar a notar una mejoría en los dolores de espalda, es importante hacerlo de una forma progresiva. Practicar ejercicio físico es muy importante. En estos casos, actividades como pilates o yoga pueden ser muy eficaces. Además, deberás prestar mucha atención a tu postura para ir corrigiéndola conscientemente, sin forzar. El diagnóstico y la ayuda de la fisioterapia puede ser un complemento ideal.

Correcciones posturales

1 Sentado

Cuando estés sentado, trabajando, comiendo, … intenta mantener la espalda recta y bien apoyada en el respaldo. Asimismo, apoya correctamente las plantas de los pies en el suelo. La mirada debe permanecer al frente, por lo tanto, asegúrate de que la altura de la silla con respecto a la mesa y al ordenador, está correctamente regulada.

2 De pie

Cuando estés de pie, parado o andando, acuérdate de estirar la espalda. Es probable que sin darte cuenta te encorves y esto te provoque dolor posteriormente. Es preferible que no estés en una postura estática durante mucho tiempo. Muévete. Nota una ligera rotación de los hombros hacia atrás y abajo. Puedes visualizar como alguien tira de un hilo imaginario desde tu coronilla hacia el cielo. Caminando con la cabeza alta descubrirás una nueva perspectiva del mundo e, incluso, es probable que aumente la seguridad en ti mismo.

3 Cargado

Cuando lleves las bolsas de la compra, o mucha carga en el bolso, intenta repartir el peso de manera que no esté descompensado. Lleva la carga manteniendo la postura corporal indicada en el punto anterior. Además, es preferible que, si observas que cargas mucho peso de forma habitual, busques alternativas. Cambia tu bolso por una mochila o haz la comprar con la ayuda de un carro.

4 Durmiendo

Cuando duermas, asegúrate de que la almohada que estás utilizando sea de calidad y haga que tu postura sea correcta. Tu espalda lo agradecerá. Debes observar que tu cabeza no quede ni muy elevada, ni muy baja con respecto al resto de tu columna.

Si sigues estas pautas y decides visitar periódicamente a un fisioterapeuta, notarás como tu dolor de espalda va desapareciendo.