Dotar a nuestro organismo de las vitaminas necesarias, es muy importante para que éste pueda funcionar correctamente. De ahí, la importancia de la alimentación y de unos hábitos saludables de vida que nos doten de salud y bienestar. En el caso de a vitamina D, ¿sabrías cómo obtenerla?

La vitamina D es una vitamina liposoluble que ayuda a proteger el corazón, fortalecer los huesos, prevenir la aparición de varios tipos de cáncer, fortalecer el sistema inmune, prevenir la diabetes y regular los niveles de fósforo y calcio. En deportistas, ayuda a mantener los niveles de masa muscular y favorece la recuperación tras los esfuerzos; aumenta la cantidad de energía e influye en la producción de insulina.

¿Qué alimentos contienen vitamina D?

Setas: Un alimento rico en vitaminas, con alto contenido en vitamina D.

Salmón y caballa: Una ración de pescado azul cumple con un alto porcentaje de las necesidades nutricionales que nuestro cuerpo necesita. En este caso, son fuente de vitamina D. Conviene asegurarnos de la calidad del pescado que compramos.

Sardina: Es uno de los pescados con más contenido en vitamina D. Puedes consumirlo tanto fresco, como en conserva, ya que en ambos casos supone un excelente aporte de esta vitamina.

Atún: Especialmente si lo consumimos fresco, tanto blanco como rojo. Aunque consumirlo en conserva tiene un aporte menor que fresco, también es fuente de vitamina D y es una opción a tener en cuenta.

Yema de huevo: Uno de los alimentos más potentes en vitamina D.

Leche y bebidas vegetales: Existen algunas de ellas enriquecidas con vitamina D que resultan una opción muy acertada.

Marisco: Gambas, langostinos, ostras, almejas… son fuente de vitamina D.

Consideraciones básicas para adquirir vitamina D

Llevar una dieta equilibrada, que contenga las raciones necesarias de pescado azul, basta para cumplir con las necesidades de vitamina D que se solventan mediante los alimentos. Además de ello, tomar el sol 15 minutos al día nos asegurará cumplir con el nivel de vitamina D necesario. Ten en cuenta que esta exposición sea por la mañana o a última hora de la tarde, ya que lo ideal es que lo hagas sin protector solar, para poder adquirir los beneficios.  Ten en cuenta que la cantidad de dicha vitamina que estés aportando a tu cuerpo, viene directamente de la exposición solar. Y, de forma secundaria, lo harás a través de los alimentos.