Hay cosas que siempre hemos querido preguntarle a un médico, pero no nos hemos atrevido por vergüenza. No te preocupes porque hoy haremos el trabajo sucio por ti. Idealmente, deberías necesitar limpiarte un par de veces después de hacer caca. Es probable que limpiar una, dos o tres veces sea totalmente normal.

Pero en caso de que te lo estés preguntando, no es una locura dedicar tiempo a pensar en tus hábitos al limpiarte el trasero, puesto que pueden darte pistas sobre tu salud intestinal.

¿Cómo limpiar tu trasero dependiendo del tipo de caca?

Caca blanda o pastosa

Si hay muchas heces blandas o pastosas, probablemente no vaciaste las cosas por completo. Es posible que debas darte más tiempo la próxima vez o reconsiderar tu posición. Usar un taburete de baño, inclinarse hacia adelante y evitar apretar la mandíbula o arrugar la cara puede ayudarte a tener una evacuación intestinal completa.

Las heces pegajosas que dificultan la limpieza también pueden indicar intolerancia a la lactosa. O también puede ser una indicación de una afección gastrointestinal. La enfermedad celíaca o ciertos tipos de infecciones gastrointestinales también son causas de heces pegajosas.

Si lo que estás limpiando es grasoso o aceitoso, entonces puede haber un problema de mala absorción. Esto significa que la comida que consumes no se descompone como debería, lo que puede indicar un problema en los intestinos, el páncreas o el hígado. Esto se llama esteatorrea, y sabrás que algo está pasando porque son cacas que huelen mal.

Heces formadas

Si solo te tienes que limpiar una vez, ¡es estupendo!

La mayoría de las personas con deposiciones blandas y formadas no notarán ningún residuo en el papel higiénico después de haberlo limpiado una sola vez.
Si es tu caso, no te limpies demasiado, porque cuando no es necesario, puedes irritar la zona.

Cacas pequeñas o duras

Hay ocasiones en las que piensas que no sería necesario ni limpiarte porque tus cacas son pequeñas y duras, y puede ser un síntoma de estar estreñido. El estreñimiento se define como tener menos de tres evacuaciones intestinales a la semana y deposiciones duras y secas.

En ese caso, aumenta la ingesta de fibra dietética o piensa en tomar un suplemento de fibra. Los alimentos ricos en fibra incluyen frutas, verduras, frijoles, lentejas y cereales integrales.

El estreñimiento también puede ocurrir como consecuencia de tomar medicamentos o suplementos o una afección gastrointestinal subyacente, como el síndrome del intestino irritable con estreñimiento.

Sin embargo, no limpiarse en absoluto también puede ser totalmente normal. Si no hay esfuerzo y eres regular, entonces estás bien. Lo más importante aquí es la calidad de tus heces, no la cantidad de veces que necesitas limpiar.

Las heces que son algo blandas, fáciles de pasar y que tienen pequeñas grietas son el estándar de oro de las heces. Significa que estás bebiendo mucha agua y consumiendo suficiente fibra para una evacuación intestinal adecuada.

hombre haciendo caca

Apariciones de sangre

Vale la pena mirar el váter antes de tirar de la cisterna. ¿Ves sangre? Hay algunas razones por las que no debe preocuparte por la presencia de sangre roja brillante, como las hemorroides.

Hacer un esfuerzo (o presionar demasiado) hace que los vasos sanguíneos del ano se estiren mucho. Las venas se abultan y se irritan, lo que a menudo puede causar un sangrado indoloro durante la defecación. Estos suelen desaparecer por sí solos o puede aliviar los síntomas (como la picazón) con cremas.

Incluso si crees que son hemorroides, puedes acudir a tu médico. La sangre cuando se limpia no puede solo ser expulsada. Es extremadamente importante que se lo digas a tu médico, ya que deben excluirse otras causas.

¿Cuántas veces deberías limpiarte?

Lo cierto es que limpiarse es una preferencia individual. Probablemente notes que tienes un número estándar de veces que tiendes a limpiar, y eso puede variar en cada persona.

Sin embargo, si notas que tus evacuaciones intestinales se desvían repentinamente de tu norma y tienes otros síntomas nuevos (como un cambio en los hábitos intestinales, hinchazón y/o dolor abdominal), es importante que hables con tu médico, quien tal vez tenga que investigar más lejos.

En pocas palabras: limpia hasta que salga limpio. Limpiar en exceso puede causar irritación, así que ocúpate de tus asuntos, lávate las manos y continúa con tu día.