Este sábado 26 de octubre, las tres de la mañana serán las dos. Aunque muchos estén en desacuerdo de estar cambiando la hora dos veces al año, tenemos que asumir que va a seguir sucediendo hasta que los países se pongan de acuerdo. En este caso, se conseguirá anochecer antes, los días serán más cortos y, posiblemente, se generen trastornos del sueño o depresión estacional. Está demostrado que los ciclos de luz interfieren en nuestro ritmo circadiano, por lo que es habitual que se presenten alteraciones en el estado de ánimo.

Seguro que a más de uno (me incluyo) le falta energía, sufre una reducción de la motivación para ir a entrenar, se encuentra más torpe, tiene muchos antojos por alimentos dulces o tiene alteraciones en el descanso que influyen en el transcurso de la vida. Para evitar que todo esto de apodere de ti a partir de la semana que viene, te damos algunos consejos para luchar contra los efectos del cambio de hora.

Practica ejercicio físico

No cabe duda de que tienes que mantenerte activo durante todo el año, pero más aún si piensas que puedes tener alguno de los efectos del cambio de hora. El ejercicio físico libera endorfinas, que son conocidas como las hormonas de la felicidad; por lo que mejorarás el estado de ánimo y lucharás contra la somnolencia y la falta de energía y la irritabilidad.

Duerme suficientes horas

Parece algo evidente, ¿no? Si no descansas durante la noche, es normal que te pases el día pensando en volver a casa y tomar una siesta. La falta de sueño se vincula con un peor humor y un mayor apetito a media noche. Además, aumenta la producción de cortisol y adrenalina, que son claves en la presencia de estrés. Duerme al menos 8 horas al día, y procura que sea un sueño reparador.

Cuida tu alimentación

Relacionado con lo anterior, debes controlar tu alimentación para tener un alto nivel de energía. Algunos alimentos, como los ricos en grasas e hidratos de carbono de mala calidad, favorecen a que te sientas más cansado durante el día. Si realmente quieres sentirte energizado, apuesta por frutas y verduras, así como proteínas de buena calidad. Algunos ejemplos son los frutos secos naturales, las patatas, la fruta de temporada, las semillas y cereales integrales.

7 alimentos que aportan más energía que una taza de café

Regula tu exposición a la luz

El cuerpo es sabio, y es consciente de los cambios de estación. Seguir acostándote tarde y abusando de la luz artificial puede ser un problema para descansar adecuadamente. Dedica unas semanas para acostumbrarte al nuevo horario y no luches con tu propio cansancio.