Cuando comemos solos, es más fácil caer en tentaciones. Y es que imagina que, entre recados y trabajo, la hora de comer te ha pillado fuera de casa. Te toca decidir un restaurante. Una parte de ti te recuerda el entrenamiento, la dieta y los objetivos; y la otra te dice que, por un día, ¡no pasa nada! En este caso, ¿prima la comodidad o la alimentación saludable?

¿Eres de los que recurre a la comida rápida?

Estás tú solo y debes decidir dónde comer. Te acuerdas de los buenas que están esas hamburguesas o pizzas, y lo rápido que te las sirven. Además, tienes un hambre voraz y seguro que no te conformas con una de esas hamburguesas, sin patatas ni salsas. Si eres de los que, inmediatamente, se decantan por un lugar de comida rápida deberías tener en cuenta algunos factores.

Es muy probable que, en este caso, ingieras una cantidad de grasas muy elevada. Ingerir un exceso de grasas puede aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, entre otras. Párate y piénsalo dos veces. Los platos preparados, suelen contener una cantidad de sal muy alta para potenciar su sabor y esto no te beneficiará en absoluto.

¿Eres de los que analiza cada rincón de su plato?

Si bien no es saludable comer en lugares de comida preparada, donde la ingesta de grasa va a ser excesiva, tampoco lo es obsesionarte con ello. Y es que es imposible y peligroso pretender no ingerir ni un gramo de grasa. Las grasas son muy necesarias para asimilar correctamente algunas vitaminas y para obtener la energía que necesitamos para afrontar nuestras actividades. Llevar una dieta baja en grasas puede conllevar algunos problemas, especialmente en deportistas.

Entonces, ¿qué hago?

Lo ideal es ir a un lugar en el que puedas pedir un plato combinado que contenga todos los nutrientes que necesitas. En cualquier lugar, incluso en lugares de comida rápida, hay unas opciones más saludables que otras.

Si pides con conciencia, te aseguramos de que te sentirás mejor después de haber comido. Recuerda, que lo importante es saciarte sin tener la sensación de pesadez con sus posteriores remordimientos. Y, por supuesto, si sueles comer fuera de casa a menudo, lo ideal es que prepares tu propio táper, así controlarás mejor tu dieta. Si no puedes por tus circunstancias, elige restaurantes donde los alimentos sean lo más naturales posible y tengas opciones saludables. Esto se reduce a olvidarte de las frituras, de determinadas salsas, y de comer con demasiada ansiedad.

Pincha en este enlace donde puedes encontrar ideas para organizar tu táper a lo largo de la semana: https://lifestyle.fit/salud/habitos-saludables/consejos-preparar-taper-diario

Si te sientes identificado con la idea de comer con mucha prisa y ansiedad, pincha aquí: https://lifestyle.fit/salud/digestivo/mejora-digestion-comiendo-lentamente