Donar sangre es un acto que salva muchísimas vidas. Muy poco se habla de la alimentación o hábitos que debemos tener antes y después de la donación. Es igual de importante tener unos hábitos saludables para aportar una sangre perfecta, como recuperar los nutrientes fundamentales para estabilizar nuestros niveles sanguíneos al terminar. No son pocos los que se marean o fatigan al finalizar la sesión de donación, por lo que comiendo los alimentos adecuados podemos reponer nuestras vitaminas e hierro más fácilmente.

Antes de donar

Es importante que no acudas en ayunas. No te vas a realizar una analítica de sangre, así que no será necesario ir sin tomar nada, mucho menos si piensas donar por la tarde. Haz tu día normal, con tus comidas habituales. Si piensas donar por la mañana, toma un desayuno ligero y recupera después de forma consistente.

No olvides que debes dejar de fumar mínimo una hora antes, aunque confiamos en que seas una persona deportista y sin malos hábitos.

Después de donar sangre

Durante 48 horas deberás estar reponiendo especialmente tu hidratación y el volumen de la sangre tomando líquidos. No vale la cerveza, la coca cola o el zumo en tetrabrick. Apuesta por bebidas saludables como agua, zumos naturales, smoothies…

Evita entrenar o realizar trabajos vigorosos en 24 horas. ¿Es inviable que evites esto? Entonces acude a donar sangre a última hora para poder hacer tus obligaciones y compromisos sin problema. Además el descanso nocturno te ayudará a recuperarte sin darte cuenta.

En la primera comida principal después de la donación mucha verdura verde (espinacas, brócolis, acelgas…), legumbres, pescado, huevo o carne natural. Además, añade algo de fruta.

¿Qué deberían ofrecer los puntos de donación?

Sin duda, la alimentación es algo que tienen en un segundo plano. Totalmente olvidada y castigada. ¿Qué es eso de dar bollería industrial, bocadillos de embutido, zumos de tetrabrick o refrescos? A parte del poco valor nutritivo, nos estaremos creando picos de insulina con el azúcar ingerida.

Antes de mencionar lo que creemos que debería haber en estos puntos, es importante que empiecen a incluir alimentos para celíacos, veganos e intolerantes a la lactosa. Si queremos que la donación pase fronteras, es primordial dar facilidades a los voluntarios que regalan su sangre.

¿Bebidas? Nada de refrescos o zumos procesados. Lo mejor es agua, leche (animal o vegetal), zumos naturales. Por supuesto, nada de alcohol en 24 horas.
¿Snacks? Apuesta por frutos secos naturales o tostados y por chocolate con más del 80% de cacao. Pasa de la bollería industrial.
¿Bocadillos? Sí, pero integrales y sin embutido. Está permitido de atún, con queso fresco, con aguacate e incluso con crema de cacahuete o nutella casera.